MARPINGEN: UNA CUES­TIÓN DE ES­TA­DO

VA­RIAS VI­DEN­TES HAN PRO­LON­GA­DO LA AC­TUA­LI­DAD DE UNO DE LOS FE­NÓ­ME­NOS MA­RIA­NOS MÁS PO­LÉ­MI­COS DE EUROPA

Año Cero Monográfico - - Sumario -

Aun­que fue­ron equi­pa­ra­bles en im­por­tan­cia a las de Lour­des, las apa­ri­cio­nes ma­ria­nas de Marpingen (1876), en la ac­tual Ale­ma­nia, fue­ron si­len­cia­das por el Go­bierno pru­siano y lu­te­rano, que in­clu­so mi­li­ta­ri­zó la re­gión.

El 3 de julio de 1876, un día des­pués de la co­ro­na­ción de la ima­gen de la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción en el san­tua­rio de Lour­des, la Vir­gen Ma­ría se apa­re­ció a tres ni­ñas de 8 años en el pue­ble­ci­to de Marpingen, te­rri­to­rio pru­siano pró­xi­mo a la fron­te­ra lu­xem­bur­gue­sa. Aun­que en reali­dad eran cin­co las ni­ñas que an­da­ban re­co­gien­do ba­yas en una co­li­na bos­co­sa, só­lo las tres ma­yo­res –Kat­ha­ri­na Hu­ber­tus, Su­sa­na Leist y Mar­ga­ret­ha Kunz– vie­ron a la Vir­gen. Fue Su­sa­na la que hi­zo no­tar a sus com­pa­ñe­ras que ha­bía una «fi­gu­ra blan­ca» so­bre la co­pa de un ár­bol, en me­dio de un res­plan­dor ro­sá­ceo. Cu­rio­sa­men­te, cuan­do re­gre­sa­ron al día si­guien­te so­lo Kat­ha­ri­na y Mar­ga­ret­ha vol­vie­ron a verla mien­tras es­ta­ban arro­di­lla­das re­zan­do.

«¿Quién eres?», pre­gun­ta­ron las ni­ñas. «Soy la In­ma­cu­la­da Con­cep­ción», res­pon­dió la fi­gu­ra que sos­te­nía un ni­ño en los bra­zos. «¿Qué de­be­mos ha­cer?», in­sis­tie­ron. «Re­zar», di­jo la Vir­gen y lue­go des­apa­re­ció.

La Vir­gen con­ti­nuó apa­re­cién­do­se e in­di­có a las vi­den­tes que era pre­ci­so cons­truir una ca­pi­lla, así co­mo re­co­ger agua de un ma­nan­tial cer­cano en Här­tel­wald y ani­mar

a los en­fer­mos a que la to­ma­ran. No pa­sa­ron mu­chos días sin que se pro­du­je­ran cu­ra­cio­nes mi­la­gro­sas de en­fer­mos con­si­de­ra­dos incurables gra­cias a aque­lla fuen­te. Al­gu­nos adul­tos tam­bién co­men­za­ron a ase­gu­rar que veían la Vir­gen.

ZO­NA MILITARIZADA

Es­tos su­ce­sos con­mo­cio­na­ron a Ale­ma­nia. Fue­ron pu­bli­ca­dos en to­dos los pe­rió­di­cos y, en muy po­cos días, más de 20.000 pe­re­gri­nos se des­pla­za­ron has­ta allí. Arra­sa­ron el lu­gar, lle­ván­do­se ra­mas de los ár­bo­les, pie­dras y pu­ña­dos de tie­rra. Cuan­do po­co des­pués las au­to­ri­da­des lo­ca­les ce­rra­ron la zo­na al pú­bli­co, las ni­ñas co­men­za­ron a te­ner apa­ri­cio­nes en sus ca­sas, en la es­cue­la, en el ce­men­te­rio, en la igle­sia… A ve­ces veían a la Vir­gen acom­pa­ña­da del Ni­ño Je­sús; otras, sur­gía ro­dea­da por un co­ro de án­ge­les.

An­tes de las apa­ri­cio­nes Marpingen era un pue­ble­ci­to des­co­no­ci­do si­tua­do al nor­te de la co­mar­ca de Saar­land. Sus 1.600 ha­bi­tan­tes eran ca­tó­li­cos y vi­vían de la agri­cul­tu­ra y de la mi­ne­ría. Co­mo otros paí­ses eu­ro­peos en aque­lla épo­ca, Ale­ma­nia atra­ve­sa­ba una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca. Marpingen no se li­bró del es­tig­ma, pe­ro tam­po­co de las apa­ri­cio­nes ma­ria­nas a «ni­ños cam­pe­si­nos», un fe­nó­meno bas­tan­te fre­cuen­te en el si­glo XIX.

El mo­vi­mien­to ma­riano cho­có con­tra el Es­ta­do y Marpingen aca­bó en los tri­bu­na­les

Por des­gra­cia, las vi­den­tes de Marpingen no tu­vie­ron tan­ta suer­te co­mo las de otros cen­tros ma­ria­nos de la épo­ca co­mo Lour­des, Fá­ti­ma, La Sa­let­te y Knock. És­tas, a pe­sar de la po­lé­mi­ca que en prin­ci­pio sus­ci­ta­ron, aca­ba­ron sien­do acep­ta­das por las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas y po­lí­ti­cas.

El can­ci­ller Bis­marck no desea­ba un se­gun­do Lour­des en un es­ta­do lu­te­rano en­fren­ta­do a la Igle­sia ca­tó­li­ca. La lu­cha en­tre am­bos po­de­res ha­bía in­ten­si­fi­ca­do las ten­sio­nes y pro­vo­ca­do mie­do en­tre la mi­no­ría ca­tó­li­ca. Co­mo ex­pli­ca el his­to­ria­dor in­glés Da­vid Black­bourn, «el mo­vi­mien­to ma­riano cho­có con la ma­qui­na­ría del es­ta­do y el re­sul­ta­do fue una pro­lon­ga­da lu­cha que aca­ba­ría por lle­var a Marpingen a los tri­bu­na­les de Ber­lín». La po­lé­mi­ca fue tal que in­clu­so el Kai­ser Gui­ller­mo I en­vió un telegrama a las au­to­ri­da­des pro­vin­cia­les pa­ra que le in­for­ma­ran de los su­ce­sos. Co­mo con­se­cuen­cia, gran nú­me­ro de re­li­gio­sos fue­ron en­car­ce­la­dos y un ter­cio de las pa­rro­quias de la dió­ce­sis deT­rier, a la que per­te­ne­cía Marpingen, se que­da­ron sin sa­cer­do­te. Fi­nal­men­te, las tres ni­ñas vi­den­tes fue­ron re­clui­das en un re­for­ma­to­rio pro­tes­tan­te.

Sin em­bar­go, es­ta ac­ti­tud no hi­zo sino acre­cen­tar el in­te­rés por el fe­nó­meno y los pe­re­gri­nos si­guie­ron vi­si­tan­do el lu­gar, has­ta que el bos­que de Marpingen fue de­cla­ra­do zo­na mi­li­tar, prohi­bién­do­se el ac­ce­so al mis­mo. Du­ran­te 40 años se arres­tó a to­do aquel que in­cum­plie­ra di­cha prohi­bi­ción. En es­te con­tex­to, la Vir­gen, an­tes de des­apa­re­cer, anun­ció a las ni­ñas vi­den­tes: «Vol­ve­ré en un tiem­po muy preo­cu­pan­te y agi­ta­do».Y cum­plió su pro­me­sa más de un si­glo des­pués.

GUE­RRA Y CA­TÁS­TRO­FES

El 16 de julio de 1983, la Vir­gen se apa­re­ció a un gran­je­ro de Marpingen y le dic­tó un men­sa­je que anun­cia­ba gue­rra y ca­tás­tro­fes y que de­plo­ra­ba la ac­ti­tud ne­ga­ti­va de la gen­te res­pec­to a su pri­me­ra «vi­si­ta», en 1876. Es­ta apa­ri­ción ape­nas tu­vo re­per­cu­sión, qui­zá por­que el cul­to en Marpingen ha­bía de­caí­do des­de los años cin­cuen­ta. Las cir­cuns­tan­cias eco­nó­mi­cas ha­bían cam­bia­do. Las fa­mi­lias mi-

ne­ras que en los pri­me­ros tiem­pos apo­ya­ron las apa­ri­cio­nes, fue­ron mar­chán­do­se a me­di­da que se ce­rra­ban los po­zos y el pue­blo co­men­za­ba a dis­fru­tar de una apa­ren­te pros­pe­ri­dad. Sin em­bar­go, con la pro­xi­mi­dad del mi­le­nio, el cre­cien­te fan­tas­ma del pa­ro y los pro­ble­mas so­cia­les de las mi­no­rías ét­ni­cas en la re­gión, Marpingen ha­bía vuel­to a con­ver­tir­se en un lu­gar idó­neo pa­ra un re­vi­val ma­riano. El 17 de ma­yo de 1999 se pro­du­je­ron nue­vas apa­ri­cio­nes que de­vol­vie­ron a Marpingen la afluen­cia de pe­re­gri­nos .

En es­ta oca­sión, las vi­den­tes fue­ron mu­je­res jó­ve­nes: Ch­ris­ti­ne Ney (24 años), Ma­rion Gutt­man, de 30, y Judith Hi­ber, de 35. Es­ta úl­ti­ma no vio exac­ta­men­te a la Vir­gen, sino que trans­mi­tió sus pa­la­bras. To­das ellas in­for­ma­ron con re­gu­la­ri­dad de los men­sa­jes que Ma­ría les dio, los cua­les ins­ta­ban fun­da­men­tal­men­te a re­zar.

La pren­sa ale­ma­na ape­nas se hi­zo eco de es­tas nue­vas apa­ri­cio­nes, pe­ro la no­ti­cia co­rrió de bo­ca en bo­ca y, el 8 de agos­to de 1983, 12.000 de­vo­tos pe­re­gri­nos, in­clui­dos 2.000 viet­na­mi­tas, se des­pla­za­ron a Marpingen pa­ra es­cu­char la pa­la­bra de la Vir­gen. Las au­to­ri­da­des ecle­siás­ti­cas, sin em­bar­go, no es­ta­ban tan se­gu­ras de su au­ten­ti­ci­dad. Si aca­so, el obis­po deT­rier, Her­mann Jo­sef Spi­tal, pro­me­tió in­ves­ti­gar­las ofi­cial­men­te, aun­que pi­dió a las au­to­ri­da­des re­li­gio­sas lo­ca­les que fue­sen dis­cre­tas en sus de­cla­ra­cio­nes.

MARPINGEN ES­TÁ EN UN ÁREA NA­TU­RAL DE RE­CO­NO­CI­DA BE­LLE­ZA CER­CA­NA A LU­XEM­BUR­GO,

La reanu­da­ción de las «vi­sio­nes» en el ve­rano de 1983 atra­je­ron a mi­les de de­vo­tos a Marpingen.

El can­ci­ller Bis­marck (iz­da.) no que­ría «otro Lour­des» en un Es­ta­do lu­te­rano en­fren­ta­do con la Igle­sia ca­tó­li­ca.

Judith Hi­ber y Ch­ris­ti­ne Ney (arri­ba), pro­ta­go­nis­tas de los fe­nó­me­nos de 1983. Al igual que en otros san­tua­rios, en Marpingen to­do es­tá dis­pues­to pa­ra aten­der al pe­re­grino.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.