La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Ruiz Escudero, el con­se­je­ro que se ade­lan­tó en el tiem­po

- FA­MI­LIA ABAR­CA Spain · Spanish Government · Madrid

Al­gu­no­sAl­gu­nos pien­san que pu­do ser al­gu­na pro­mi­nen­cia, otros la con­fian­za en una per­so­nal sol­ven­te, pe­ro la cues­tión que na­da más pa­sa­das las elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas fue­ron nu­me­ro­sas las per­so­nas del ám­bi­to sa­ni­ta­rio que so­li­ci­ta­ban a la que fue­ra en ese mo­men­to can­di­da­ta a la pre­si­den­cia de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, y ac­tual pre­si­den­ta, Isa­bel Díaz Ayu­so, que el doc­tor. Ruiz Escudero si­guie­ra co­mo ti­tu­lar de la Con­se­je­ría de Sa­ni­dad. Y no fue una úni­ca voz, nu­me­ro­sas se al­za­ban pa­ra ava­lar un pro­yec­to que so­lo lle­va­ba dos años cons­tru­yen­do y con el que se es­ta­ban em­pe­zan­do a ver sus re­sul­ta­dos, pe­ro no so­lo su in­can­sa­ble tra­ba­jo, sino la ac­ti­tud dia­lo­gan­te con to­dos los agen­tes in­vo­lu­cra­dos en el pro­ce­so sa­ni­ta­rio, con­ver­tían a Ruiz Escudero en el me­jor can­di­da­to pa­ra se­guir al fren­te de una de las con­se­je­rías más di­fí­ci­les de pi­lo­tar. Fi­nal­men­te, la ac­tual­men­te pre­si­den­ta Díaz Ayu­so de­po­si­tó en él su con­fian­za, sien­do el úni­co con­se­je­ro que re­no­vó su res­pon­sa­bi­li­dad pú­bli­ca en es­ta nue­va le­gis­la­tu­ra. Ca­pa­ci­dad, tra­ba­jo, cons­tan­cia y dia­lo­go son al­gu­na de las cua­li­da­des que de­fi­nen a es­te mé­di­co ma­dri­le­ño, y quie­nes le co­no­cen sa­ben que no tie­ne mie­do de re­man­gar­se en épo­ca de cri­sis las man­gas y po­ner­se la ba­ta pa­ra aten­der al pue­blo es­pa­ñol.

La Co­mu­ni­dad de Ma­drid vi­ve des­de ha­ce unas se­ma­nas una epi­de­mia sa­ni­ta­ria. Ruiz Escudero siem­pre trans­mi­tió pru­den­cia y trans­pa­ren­cia a la ciu­da­da­nía re­gio­nal ma­dri­le­ña, pe­ro los des­pa­chos si­tua­dos en la ca­lle Adua­na no pa­ra­ban de tra­ba­jar y sus lu­ces no se apa­ga­ban has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da. Su equi­po, ca­pi­ta­nea­do por quien fue­ra uno de los me­jo­res en­tre­na­do­res de ba­lon­ces­to, se ade­lan­tó se­ma­nas a mu­chas de las me­di­das to­ma­das por el Es­ta­do. Con­si­guió Ruiz Escudero trans­for­mar la sa­ni­dad pri­va­da ma­dri­le­ña en pú­bli­ca y así po­ner a dis­po­si­ción de sus ciu­da­da­nos 102 hos­pi­ta­les que tra­ba­ja­ran sin des­can­sos pa­ra sal­var vi­das, re­for­zar los equi­pos sa­ni­ta­rios con nue­vas con­tra­ta­cio­nes.

No so­lo con­vir­tió la sa­ni­dad pú­bli­ca en pri­va­da, sino las ne­go­cia­cio­nes y el diá­lo­go con di­fe­ren­tes ca­de­nas ho­te­le­ras, lle­van a la Co­mu­ni­dad de Ma­drid a te­ner nu­me­ro­sos es­ta­ble­ci­mien­tos ho­te­le­ros a dis­po­si­ción de es­ta emer­gen­cia sa­ni­ta­ria pa­ra po­der con­ver­tir­los en cen­tros asis­ten­cia­les.

Pe­ro su res­pon­sa­bi­li­dad no so­lo que­dó siem­pre en el cui­da­do de los pa­cien­tes y de la po­bla­ción ge­ne­ral, sino de sus tra­ba­ja­do­res. Tras el Es­ta­do es­ta­ble­cer una Jun­ta Cen­tral de Com­pras a ni­vel na­cio­nal, el con­se­je­ro de Sa­ni­dad, Ruiz Escudero, de­man­da­ba sin ta­pu­jos me­di­das de pro­tec­ción in­di­vi­dual pa­ra sus pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios, lan­zan­do un SOS al Go­bierno de Es­pa­ña pa­ra pro­te­ger ur­gen­te­men­te a sus pro­fe­sio­na­les, a quie­nes no so­lo agra­de­cía su tra­ba­jo, sino les con­si­de­ra­ba los me­jo­res pro­fe­sio­na­les a ni­vel eu­ro­peo. En­ri­que Ruiz Escudero, aquel des­aper­ci­bi­do con­se­je­ro, aquel cer­cano dipu­tado, el mé­di­co hon­ra­do, que so­lo al­gu­nos co­no­cía­mos por su la­bor so­cial y por es­tar al la­do de las per­so­nas que más lo ne­ce­si­ta­ban sin im­por­tar­le su ideo­lo­gía, su co­lor… se con­vir­tió en el con­se­je­ro que su­po ha­cer fren­te con la ma­yor ra­pi­dez y con los re­cur­sos que te­nía en ese mo­men­to a una epi­de­mia que só­lo aca­ba de co­men­zar, pe­ro que sa­be­mos que jun­to con su equi­po y con la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, con­se­gui­rán ha­cer fren­te a es­ta cri­sis. Y co­mo siem­pre a su la­do el pue­blo de Ma­drid, que en los mo­men­tos más du­ros su­po res­pon­der con la ma­yor ge­ne­ro­si­dad y res­pon­sa­bi­li­dad.

En fin, no so­lo la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid ha con­se­gui­do ser pio­ne­ra en las me­di­das to­ma­das has­ta el mo­men­to, sino que su­po ver el fu­tu­ro pa­ra po­ner al fren­te de una con­se­je­ría a la per­so­na más cua­li­fi­ca­da que su­po res­pon­der de la for­ma acer­ta­da y rá­pi­da a los la­men­ta­bles re­tos del mo­men­to, am­bos de­mos­tra­ron que son el me­jor tán­dem del go­bierno re­gio­nal.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain