La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Ve­ra­ci­dad pa­ra res­pon­der a los ni­ños so­bre el Covid-19

Los pe­que­ños pre­gun­tan quién es ese vi­rus que les ha de­ja­do sin co­le. El Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad re­co­mien­da con­tar­les la ver­dad y trans­mi­tir­les cal­ma, así co­mo apro­ve­char pa­ra en­se­ñar­les bue­nos há­bi­tos de hi­gie­ne

- RA­QUEL BONILLA ● Parenting · Family · China

La­sLas ci­fras que arro­jan las pri­me­ras es­ta­dís­ti­cas que se han rea­li­za­do en Chi­na con mo­ti­vo del bro­te de co­ro­na­vi­rus con­fir­man que los ni­ños pa­re­cen ser me­nos vul­ne­ra­bles an­te el en­vi­te de la in­fec­ción pro­vo­ca­da por el Covid-19. Sin em­bar­go, los más pe­que­ños tam­bién se han con­ver­ti­do en una víc­ti­ma más de es­ta ga­lo­pan­te pan­de­mia. Obli­ga­dos a per­ma­ne­cer en ca­sa du­ran­te al me­nos dos se­ma­nas, los ni­ños asis­ten ató­ni­tos a la es­ce­na de ver la ca­lle des­de la ven­ta­na, pe­ro sin po­der pi­sar­la, y a la con­tra­dic­ción de te­ner de­be­res dia­rios pe­ro sin asis­tir a la es­cue­la. Su­fren en pri­me­ra per­so­na la pa­ra­do­ja de es­cu­char por te­lé­fono a sus abue­los, aun­que sin en­ten­der muy bien por qué lle­van días sin ver­los, mien­tras que sus pa­dres de­jan el tra­ba­jo a un la­do pa­ra es­tar, por fin, 24 ho­ras con ellos. Las du­das se agol­pan en la ca­be­za de los pe­que­ña­jos que des­de ha­ce días oyen ha­blar de un «ami­go» des­co­no­ci­do pe­ro que ad­vier­ten muy cer­cano: el co­ro­na­vi­rus.

Re­sul­ta inevi­ta­ble que los ni­ños, con su mar­ca­da inocen­cia pe­ro su in­sa­cia­ble curiosidad, pre­gun­ten, con al­go de mie­do e in­cer­ti­dum­bre, quién es ese vi­rus del que to­do el mun­do habla, in­clu­so en su ca­nal de te­le­vi­sión fa­vo­ri­to. El Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad acon­se­ja a los pa­dres no ocul­tar in­for­ma­ción a los más pe­que­ños e in­ten­tar ex­pli­car la si­tua­ción de la ma­ne­ra más sen­ci­lla po­si­ble, en fun­ción de la edad de cada me­nor y de sus co­no­ci­mien­tos, pues no es lo mis­mo ha­blar­le a un pe­que­ño de tres años que a un ni­ño de diez. «Pue­des co­men­zar pre­gun­tán­do­les qué sa­ben so­bre el co­ro­na­vi­rus. Res­pon­de a to­das sus pre­gun­tas de ma­ne­ra sen­ci­lla y tras­mi­tien­do cal­ma», pro­po­nen des­de el Mi­nis­te­rio.

An­te es­ta cues­tión, la res­pues­ta de­be ser prác­ti­ca. «Hay que ex­pli­car­les que los sín­to­mas más co­mu­nes son la fiebre, la tos y la sen­sa­ción de fal­ta de ai­re, aun­que nor­mal­men­te los ca­sos pre­sen­tan in­di­cios le­ves», re­cuer­dan.

em­bar­go, más allá del mie­do que pue­da pro­vo­car lo des­co­no­ci­do, los ex­per­tos ase­gu­ran que la lle­ga­da del co­ro­na­vi­rus pue­de con­ver­tir­se en una bue­na ex­cu­sa pa­ra en­se­ñar a los ni­ños bue­nas me­di­das de hi­gie­ne que pue­den ca­lar en ellos de por vi­da. «Re­cuér­da­les que está en su po­der pro­te­ger­se», in­sis­te el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. ¿Có­mo? «En­se­ñán­do­les a la­var­se las ma­nos fre­cuen­te­men­te con agua y ja­bón; que al to­ser o es­tor­nu­dar de­ben ta­par­se la bo­ca y la na­riz con el co­do fle­xio­na­do o con un pañuelo desecha­ble y ti­rar­lo jus­to des­pués a la ba­su­ra; evi­tar to­car­se los ojos, la na­riz y la bo­ca, ya que las ma­nos fa­ci­li­tan la trans­mi­sión y, por úl­ti­mo, re­cor­dán­do­les que, si se en­cuen­tran mal, de­ben co­mu­ni­cár­se­lo a un adulto». Es­tas re­co­men­da­cio­nes pro­mul­ga­das des­de el Mi­nis­te­rio de SaSin ni­dad tam­bién son de­fen­di­dos des­de Qui­rón­sa­lud, pues en el mo­men­to ac­tual re­sul­ta im­pres­cin­di­ble de­jar­se acon­se­jar por se­guir los con­se­jos de sa­lud de fuen­tes ofi­cia­les, con el ob­je­ti­vo de evi­tar con­fu­sio­nes y caer en bu­los.

¿CÓ­MO LA­VAR­SE LAS MA­NOS?

En­tre las me­di­das más efi­ca­ces pa­ra evi­tar el con­ta­gio por co­ro­na­vi­rus está el la­va­do fre­cuen­te de ma­nos, al­go que re­sul­ta aún más im­por­tan­te en ni­ños. Por ello, el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad ha crea­do un ví­deo ex­pli­ca­ti­vo es­pe­cial­men­te pen­sa­do pa­ra los más pe­que­ños en el que se in­sis­te en la ne­ce­si­dad de «mo­jar bien las ma­nos con agua y ja­bón; fro­tar bien la pal­ma, el dor­so, los de­dos y las uñas du­ran­te al me­nos un mi­nu­to; acla­rar bien los res­tos de ja­bón y, si es ne­ce­sa­rio, re­pe­tir el pro­ce­so, pa­ra, fi­nal­men­te, se­car las ma­nos con de­te­ni­mien­to y una toa­lla de pa­pel que a con­ti­nua­ción ti­ra­mos». Así, no ha­brá ras­tro del vi­rus.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain