La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Cada es­pa­ñol pue­de en­gor­dar cua­tro ki­los

Abu­sar de ali­men­tos pro­ce­sa­dos, snacks y bo­lle­ría du­ran­te el con­fi­na­mien­to, jun­to a la re­duc­ción de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, pro­vo­ca el au­men­to de pe­so y po­ne en ries­go la sa­lud

- RA­QUEL BONILLA Food · Health · Lifestyle · Healthy Food · Lifehacks · Fruits · Healthy Living · Sao Paulo · Madrid · CEU San Pablo University

NoNo son tiem­pos fá­ci­les pa­ra ca­si na­die. Al­gu­nos vi­ven la ame­na­za del co­ro­na­vi­rus tan de cer­ca que es­tán obli­ga­dos a per­ma­ne­cer en el hos­pi­tal, mien­tras que otros, a pe­sar de pa­re­cer aje­nos a sus ga­rras, tam­bién se ven obli­ga­dos a vi­vir en un con­fi­na­mien­to que ya du­ra una se­ma­na y que, se­gún to­do apun­ta, se alar­ga­rá más allá de los 15 días de ri­gor. Pa­sar la cua­ren­te­na sin sa­lir de ca­sa se con­vier­te en un re­to psi­co­ló­gi­co pa­ra mu­chos, pe­ro tam­bién en un desafío pa­ra aque­llos que vi­ven pen­dien­tes de la bás­cu­la, ya que se cal­cu­la que du­ran­te es­te pe­rio­do cada es­pa­ñol pue­de ga­nar en­tre tres y cin­co ki­los de más. «La me­ta de­be ser man­te­ner­se y no ga­nar esos cua­tro o cin­co ki­los que la ma­yo­ría sue­le su­mar du­ran­te es­ta eta­pa», ase­gu­ra Marta Va­lle­jo, dietista-nutricioni­sta de Clí­ni­ca Op­ción Mé­di­ca.

Es­ta teo­ría tam­bién la de­fien­de Eva Pé­rez Gen­ti­co, pre­si­den­ta del Co­le­gio Ofi­cial de Die­tis­tas-Nu­tri­cio­nis­tas de La Rio­ja –miem­bro del Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios Ofi­cia­les de Die­tis­tas-Nu­tri­cio­nis­tas–, ya que ase­gu­ra que «el he­cho de es­tar en ca­sa du­ran­te es­te lar­go pe­rio­do de tiem­po nos pue­de lle­var a una sen­sa­ción de an­sie­dad por ver­nos atra­pa­dos. Y esa per­cep­ción, a su vez, pue­de pro­vo­car el he­cho de es­tar pi­co­tean­do de for­ma cons­tan­te y, nor­mal­men­te, con ali­men­tos na­da sa­lu­da­bles». Pe­ro eso no es to­do, ya que, ade­más, «si tam­bién re­du­ci­mos nues­tro ejer­ci­cio fí­si­co ha­bi­tual y no rea­li­za­mos nin­gu­na ru­ti­na, de­be­mos ba­jar la in­ges­ta ca­ló­ri­ca, aun­que nues­tra re­co­men­da­ción es la de or­ga­ni­zar un há­bi­to de ejer­ci­cio en ca­sa», añade la ex­per­ta.

Una vez en­ten­di­do que es­ta­mos an­te una si­tua­ción ex­tra­or­di­na­ria, el pri­mer pa­so que re­co­mien­dan los ex­per­tos pa­ra que la cua­ren­te­na no se con­vier­ta en un caos en la die­ta pa­sa por pre­pa­rar un «pla­ning» pa­ra or­ga­ni­zar las di­fe­ren­tes co­mi­das y ce­nas en fun­ción de lo que te­ne­mos en la des­pen­sa o de la com­pra que va­ya­mos a rea­li­zar. «La pla­ni­fi­ca­ción re­sul­ta esen­cial. Ha­cer un me­nú se­ma­nal

evi­ta caer en la im­pro­vi­sa­ción. Si co­ci­na­mos con an­te­la­ción, elu­di­mos ele­gir lo pri­me­ro que vea­mos en la des­pen­sa o en la ne­ve­ra», ex­pli­can des­de el área de Nu­tri­ción y Bro­ma­to­lo­gía de la Uni­ver­si­dad CEU San Pa­blo de Ma­drid. Y aquí «hay que te­ner en cuen­ta el nú­me­ro de co­men­sa­les y las ra­cio­nes que se van a pre­pa­rar, da­do que es­tos días no se re­ci­bi­rán vi­si­tas», re­cuer­dan des­de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción, SEEN. Y Va­lle­jo añade que es­te mo­men­to pue­de con­ver­tir­se, in­clu­so, en una opor­tu­ni­dad pa­ra co­mer me­jor, ya que «es­tar mu­cho tiem­po en ca­sa se pue­de con­ver­tir en una bue­na oca­sión pa­ra te­ner el con­trol de qué y có­mo se co­ci­na, al­go que ha­bi­tual­men­te qui­zá no te­ne­mos».

FRES­COS O CON­GE­LA­DOS

En es­te sen­ti­do, a la ho­ra de pla­ni­fi­car qué va­mos a co­mer, los ex­per­tos acon­se­jan «pri­mar los pro­duc­tos bá­si­cos de pri­me­ra ne­ce­si­dad so­bre ca­pri­chos co­mo sal­sas, ape­ri­ti­vos y pos­tres. De­be­mos apos­tar por lle­var una die­ta equi­li­bra­da en la que se au­men­te la in­ges­ta de ali­men­tos sa­lu­da­bles co­mo fru­tas, ver­du­ras, en­sa­la­das, ce­rea­les in­te­gra­les...», cuen­ta Jo­sé Luis Sam­beat, li­cen­cia­do en Me­di­ci­na y Ci­ru­gía por la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za y di­rec­tor de Clí­ni­ca San Pa­blo, quien re­co­mien­da «eli­mi­nar del to­do dul­ces, pro­duc­tos pro­ce­sa­dos y tam­bién evi­tar el ex­ce­so de sal, ya que es­tos ali­men­tos agra­van pa­to­lo­gías co­mo la dia­be­tes y la hi­per­ten­sión, que pue­den ser mo­ti­vo de ries­go en es­tos mo­men­tos».

Pa­ra se­guir es­ta re­co­men­da­ción, la pre­si­den­ta del Co­le­gio Ofi­cial de Die­tis­ta­sNu­tri­cio­nis­tas de La Rio­ja, ha­ce hin­ca­pié en que «lo más acon­se­ja­ble es te­ner una gran va­rie­dad de ver­du­ras en con­ser­va (ju­día ver­de, acel­gas, pi­mien­tos, es­pá­rra­gos…), ade­más de ver­du­ras co­mo las ce­bo­llas, za­naho­rias, ca­la­ba­ci­nes o ca­la­ba­zas que, fres­cas, tam­bién aguan­tan per­fec­ta­men­te en ca­sa. Con to­do ello te­ne­mos las ba­ses pa­ra mu­chas re­ce­tas». Y si no las te­ne­mos fres­cas o en con­ser­va, otra bue­na al­ter­na­ti­va «es op­tar por com­prar ver­du­ras con­ge­la­das, pues man­tie­nen sus pro­pie­da­des nu­tri­cio­na­les a muy buen ni­vel», re­cuer­da Sam­beat. Y no hay que caer en el error de op­tar por ali­men­tos ul­tra­pro­ce­sa­dos «con la ex­cu­sa de que son me­nos pe­re­ce­de­ros», in­sis­ten des­de la SEEN.

Se­guir una die­ta sa­lu­da­ble sin ape­nas sa­lir de ca­sa pa­sa por­que «no fal­ten las le­gum­bres ni los ce­rea­les, pre­fe­ri­ble­men­te in­te­gra­les, ya que es­to, jun­to a las ver­du­ras y hor­ta­li­zas, nos per­mi­ti­rá com­ple­men­tar nues­tra ali­men­ta­ción con pla­tos co­mo len­te­jas a la jar­di­ne­ra; gar­ban­zos con ba­ca­lao y pi­mien­to ver­de; arroz in­te­gral con pis­to; pas­ta in­te­gral con to­ma­te y atún; me­nes­tra de ver­du­ra con hue­vo du­ro o sal­mon al pa­pi­llo­te con ver­du­ras», re­co­mien­da Pé­rez Gen­ti­co.

A esa lis­ta de re­ce­tas hay que aña­dir, ade­más, al­gu­nos con­se­jos que re­sul­tan im­pres­cin­di­bles du­ran­te es­tos días: «Be­ber su­fi­cien­te agua du­ran­te to­do el día, me­jor en­tre co­mi­das. Ade­más, es im­por­tan­te te­ner siem­pre agua, así dis­mi­nui­re­mos el con­su­mo de ali­men­tos, ya que tie­ne un efec­to sa­cian­te», acon­se­ja Va­lle­jo. Ade­más, tal y co­mo in­sis­te la die­tis­tas­nu­tri­cio­nis­ta de Clí­ni­ca Op­ción Mé­di­ca, «re­sul­ta fun­da­men­tal in­ten­tar em­pe­zar siem­pre con un en­tran­te li­ge­ro co­mo una so­pa de ver­du­ras o en­sa­la­da, así co­mo no sal­tar­se nin­gu­na co­mi­da. Si rea­li­za­mos cin­co in­ges­tas al día evi­ta­re­mos pi­car en­tre ho­ras».

EVI­TAR AN­SIE­DAD EMO­CIO­NAL

Sin em­bar­go, si hay al­go di­fí­cil du­ran­te es­tos días de cua­ren­te­na es evi­tar la ten­ta­ción de co­mer prác­ti­ca­men­te a to­das ho­ras, te­nien­do en cuen­ta que la ne­ve­ra siem­pre está dis­po­ni­ble. «Re­sul­ta ne­ce­sa­rio se­guir una ali­men­ta­ción que nos pro­por­cio­ne los nu­trien­tes que nues­tras cé­lu­las ne­ce­si­tan. De es­ta for­ma re­du­ci­re­mos la an­sie­dad y nues­tro cuer­po es­ta­rá sa­tis­fe­cho. Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de es­ta sen­sa­ción es que se usa la co­mi­da pa­ra sa­ciar­la, y de es­ta for­ma lo úni­co que se con­si­gue es ga­nar pe­so y re­du­cir la sa­lud, pues se re­cu­rre a ali­men­tos ul­tra­pro­ce­sa­dos, con azú­ca­res re­fi­na­dos y con­ser­van­tes que pro­du­cen una fal­sa sen­sa­ción de fe­li­ci­dad en el ce­re­bro. Al fi­nal, el con­su­mo de pro­duc­tos pro­ce­sa­dos lle­va a una ca­de­na en la que se co­me, sin ali­men­tar al cuer­po, por lo que nun­ca ter­mi­na de sa­ciar­se y pro­du­ce una ines­ta­bi­li­dad men­tal y un au­men­to de pe­so», ex­pli­ca Fran Sa­bal, au­to­ra del li­bro «Nu­tri­ción emo­cio­nal».

Por eso, en el ca­so de que ten­ga­mos un an­to­jo es me­jor «op­tar por una al­ter­na­ti­va sa­lu­da­ble, co­mo cho­co­la­te lo más pu­ro po­si­ble o be­bi­das di­ges­ti­vas co­mo té o in­fu­sio­nes», re­co­mien­da Va­lle­jo, así co­mo «en­cur­ti­dos, cru­di­tés, tos­ta­das in­te­gra­les con atún, yo­gur con se­mi­llas, fru­ta se­ca, etc.», acon­se­jan des­de la SEEN.

No de­ben fal­tar las le­gum­bres ni los ce­rea­les in­te­gra­les, acom­pa­ña­dos de ver­du­ras y hor­ta­li­zas

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain