La Razón (Madrid) - A Tu Salud

De­pre­sión y an­sie­dad ace­chan a los ni­ños tras es­tar con­fi­na­dos

El 83% de los pa­dres ha no­ta­do cam­bios psi­co­ló­gi­cos en sus hi­jos y el 25% de los me­no­res desa­rro­lla com­por­ta­mien­tos de­pre­si­vos

- RA­QUEL BO­NI­LLA ●

LaLa deses­ca­la­da ya es un he­cho en nues­tro país, pe­ro la vuel­ta a la reali­dad no es sen­ci­lla, me­nos aún pa­ra los pe­que­ños de la ca­sa, uno de los co­lec­ti­vos más ol­vi­da­dos du­ran­te la pan­de­mia. Des­pués de ca­si tres me­ses de en­cie­rro y con to­das sus ru­ti­nas «pa­tas arri­ba», las con­se­cuen­cias psi­co­ló­gi­cas co­mien­zan a dar la ca­ra aho­ra: «Se ha pro­du­ci­do un au­men­to con­si­de­ra­ble de las con­sul­tas re­la­cio­na­das con pro­ble­mas de sue­ño, ma­yor irri­ta­bi­li­dad, re­gre­sio­nes de com­por­ta­mien­to, re­sis­ten­cia a sa­lir a la ca­lle... Ve­mos que en los ni­ños hay más apa­tía y ac­ti­tu­des de­pre­si­vas», con­fir­ma Azu­ce­na Díez, pre­si­den­ta de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Psi­quia­tría In­fan­til (SPI-AEP) de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría.

A pe­sar de que no exis­ten da­tos cer­te­ros, ya se han rea­li­za­do al­gu­nos es­tu­dios que con­fir­man es­ta ten­den­cia: «El au­men­to de pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos en­tre los ni­ños es­pa­ño­les se ha he­cho evi­den­te en los úl­ti­mos días», ra­ti­fi­ca Mª Jo­sé Mi­ñano, miem­bro de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Psi­có­lo­gos Clí­ni­cos y Re­si­den­tes, An­pir, quien re­co­no­ce que «em­pe­za­mos a te­ner en­cues­tas rea­li­za­das en Es­pa­ña y en Ita­lia que mues­tran que el 83% de los pa­dres ha no­ta­do cam­bios a ni­vel men­tal y psi­co­ló­gi­co en los ni­ños des­pués de es­tos me­ses de en­cie­rro en ca­sa».

De he­cho, se­gún una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por «Sa­ve The Chil­dren» a ni­vel in­ter­na­cio­nal y tam­bién con me­no­res es­pa­ño­les, uno de ca­da cua­tro ni­ños su­fre an­sie­dad por el ais­la­mien­to so­cial y mu­chos de ellos co­rren el ries­go de desa­rro­llar tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos per­ma­nen­tes, in­clui­da la de­pre­sión. Y es­ta si­tua­ción tam­bién se ha de­ja­do sen­tir en Chi­na, tal y co­mo con­fir­ma un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca «JAMA Pe­dia­trics», don­de los da­tos re­ve­lan que hu­bo un in­cre­men­to apro­xi­ma­do de un 5% en el nú­me­ro de sín­to­mas de an­sie­dad y de­pre­sión en­tre los ni­ños des­pués del con­fi­na­mien­to.

La apa­ri­ción de es­tos pro­ble­mas re­sul­ta muy preo­cu­pan­te en­tre aque­llos me­no­res con tras­tor­nos de ba­se. «En ni­ños con pa­to­lo­gía pre­via de la per­so­na­li­dad o ca­rac­te­res an­te­rio­res de ner­vio­sis­mo y mie­dos se ha po­di­do de­tec­tar al­gún ca­so más, pe­ro la nor­ma­li­dad es lo más fre­cuen­te», ase­gu­ra Te­re­sa Ce­na­rro, vi­ce­pre­si­den­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría de Aten­ción Pri­ma­ria (AEPap). «Ejem­plo de ello son aque­llos ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual, tras­tor­nos por dé­fi­cit de aten­ción e hi­per­ac­ti­vi­dad, pro­ble­mas de de­sa­rro­llo, tras­tor­nos del es­pec­tro au­tis­ta o al­te­ra­cio­nes con­duc­tua­les », ad­vier­te Mi­ñano, quien ha­ce hin­ca­pié en que «es­tos chi­cos son los que más han em­peo­ra­do y pro­ba­ble­men­te van a ne­ce­si­tar ayu­da clí­ni­ca pa­ra po­der re­cu­pe­rar­se».

La ex­pli­ca­ción re­si­de en que «los pe­que­ños con pro­ble­mas pre­vios son más sen­si­bles a las rup­tu­ras de las ru­ti­nas y pa­ra ellos ha re­sul­ta­do más com­pli­ca­do per­ma­ne­cer en un si­tio ce­rra­do y sin en­ten­der por qué, lo que ha de­ri­va­do en cua­dros más gra­ves de an­sie­dad y en epi­so­dios de ma­yor agre­si­vi­dad», ase­gu­ra Díez, quien apun­ta que «en ellos pue­de ser ne­ce­sa­rio adap­tar la me­di­ca­ción que ya se te­nía a las nue­vas cir­cuns­tan­cias emo­cio­na­les. En cam­bio, en los ca­sos nue­vos se in­ten­ta no re­cu­rrir a los fár­ma­cos co­mo pri­me­ra lí­nea, por­que el pro­ble­ma pue­de ser adap­ta­ti­vo, por lo que se op­ta por fo­men­tar el apo­yo psi­co­ló­gi­co y psi­coe­du­ca­ti­vo».

SIN PA­TO­LO­GÍAS PRE­VIAS

Pe­ro los pro­ble­mas psi­co­ló­gi­cos tam­bién han au­men­ta­do en ni­ños sin en­fer­me­da­des de ba­se, «pues he­mos ob­ser­va­do el au­men­to de ca­sos de pe­sa­di­llas, apa­tía, an­sie­dad o pe­que­ños que han vuel­to a ha­cer­se pis por la no­che sin apa­ren­te ex­pli­ca­ción más allá que las con­se­cuen­cias de es­tas se­ma­nas de con­fi­na­mien­to y des­equi­li­brio emo­cio­nal», ex­pli­ca Mi­ñano. Y aun­que lo más ló­gi­co es que es­tos pro­ble­mas re­mi­tan con la vuel­ta a la nor­ma­li­dad, Díez ad­vier­te de que «has­ta el 50% de los afec­ta­dos pue­de te­ner di­fi­cul­ta­des y con­ver­tir­se en un pro­ble­ma cró­ni­co a me­dio y lar­go pla­zo. In­clu­so es po­si­ble que la si­tua­ción em­peo­re a par­tir de sep­tiem­bre, cuan­do ha­ya que vol­ver al co­le­gio y en­fren­tar­se a la reali­dad».

Por ello, Mi­ñano re­co­mien­da ac­tuar an­te los pri­me­ros in­di­cios, pues re­cuer­da que «uno de ca­da cin­co cua­dros men­ta­les se ini­cian an­tes de los 18 años y sa­be­mos que una in­ter­ven­ción en esa eta­pa pue­de pos­po­ner o evi­tar el de­but de un tras­torno ma­yor». Pa­ra ello re­sul­ta esen­cial «trans­mi­tir tran­qui­li­dad a los ni­ños an­te los cam­bios de es­te mo­men­to», re­co­mien­da Díez. Y apo­yar­se en «su pe­dia­tra de aten­ción pri­ma­ria, pues pa­ra el ni­ño es su re­fe­ren­te de sa­lud, y en ca­sos más gra­ves se­rá opor­tu­na la aten­ción de un es­pe­cia­lis­ta en sa­lud men­tal», re­cuer­da Ce­na­rro.

 ?? DREAMSTIME ?? Uno de ca­da cua­tro ni­ños su­fre an­sie­dad por el ais­la­mien­to so­cial y mu­chos de ellos co­rren el ries­go de desa­rro­llar tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos per­ma­nen­tes, in­clui­da la de­pre­sión
DREAMSTIME Uno de ca­da cua­tro ni­ños su­fre an­sie­dad por el ais­la­mien­to so­cial y mu­chos de ellos co­rren el ries­go de desa­rro­llar tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos per­ma­nen­tes, in­clui­da la de­pre­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain