La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Con­se­jos pa­ra dis­fru­tar del sol con se­gu­ri­dad tras el con­fi­na­mien­to

La mas­ca­ri­lla no pro­te­ge de los ra­yos, por lo que es bá­si­co apli­car el fo­to­pro­tec­tor en to­do el ros­tro, so­bre to­do tras me­ses sin ex­po­ner­se y cuan­do la in­ten­si­dad de la ra­dia­ción es muy al­ta

- E. S. CORADA ● European Union

LaLa lle­ga­da del ve­rano, el ca­lor, el buen tiem­po y, en de­fi­ni­ti­va, de las va­ca­cio­nes coin­ci­de es­te año con el ini­cio de la bau­ti­za­da co­mo «nue­va nor­ma­li­dad». És­ta mar­ca el fin de un pe­rio­do de con­fi­na­mien­to y deses­ca­la­da que ha man­te­ni­do du­ran­te va­rios me­ses a la po­bla­ción es­pa­ño­la prác­ti­ca­men­te sin sa­lir de su vi­vien­da y, por lo tan­to, le­jos de los ra­yos de sol y de otros agen­tes ex­ter­nos.

Una si­tua­ción que pue­de po­ner en com­pro­mi­so la sa­lud de nues­tra piel: «Dis­po­ner por fin de tiem­po de ocio, su­ma­do a las ga­nas acu­mu­la­das de dis­fru­tar del ai­re li­bre y del sol, cons­ti­tu­yen un cóc­tel ex­plo­si­vo pa­ra la epi­der­mis. Hay que te­ner en cuen­ta que su vul­ne­ra­bi­li­dad es ma­yor que nun­ca, ya que otros años va ha­bi­tuán­do­se po­co a po­co a los efec­tos del sol y, cuan­do lle­ga el ve­rano, ya cuen­ta con cier­ta pig­men­ta­ción. Sin em­bar­go, ya des­de ha­ce unas po­cas se­ma­nas y du­ran­te los pró­xi­mos me­ses, mu­chas per­so­nas se ex­pon­drán por pri­me­ra vez a sus ra­yos de ma­ne­ra brus­ca y, ade­más, en un mo­men­to en el que la in­ten­si­dad de las ra­dia­cio­nes es muy ele­va­da», ex­pli­ca Su­sa­na Mez­qui­ta, ex­per­ta del De­par­ta­men­to Cien­tí­fi­co de Cin­fa.

Por tan­to, el ries­go de su­frir las con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas de la ex­po­si­ción so­lar au­men­ta­rá con­si­de­ra­ble­men­te es­te ve­rano. Las que­ma­du­ras, el fo­to­en­ve­je­ci­mien­to y las man­chas, así co­mo, a lar­go pla­zo, el cán­cer de piel, son al­gu­nos de los efec­tos no­ci­vos que pue­de pro­vo­car si no to­ma­mos las me­di­das ade­cua­das.

EX­PO­SI­CIÓN GRA­DUAL

Pa­ra evi­tar da­ños en nues­tra piel, la me­jor me­di­da pre­ven­ti­va es ex­po­ner­nos de for­ma pro­gre­si­va. Co­mo pro­po­ne Mez­qui­ta, «pa­ra dis­fru­tar del sol sin ries­gos tras es­te pe­rio­do de con­fi­na­mien­to, he­mos de do­si­fi­car el nú­me­ro de ho­ras que pa­sa­mos ba­jo sus ra­yos. So­bre to­do, los pri­me­ros días de pla­ya, na­tu­ra­le­za o pis­ci­na, con­vie­ne con­tro­lar el tiem­po de ex­po­si­ción e ir de me­nos a más. Por ejem­plo, po­de­mos em­pe­zar por una ho­ra y lue­go ir pro­lon­gan­do es­te tiem­po, pe­ro siem­pre fue­ra de las ho­ras cen­tra­les del día». Es­to es de 12 a 16 h.

Tam­bién es ne­ce­sa­rio re­cu­rrir a ba­rre­ras ba­rre­ras fí­si­cas co­mo som­bre­ros o ga­fas de sol y ha­cer­nos con un buen fo­to­pro­tec­tor que nos pro­te­ja con­tra to­dos los ti­pos de ra­dia­cio­nes: la in­fra­rro­ja, la ul­tra­vio­le­ta y la vi­si­ble. Ade­más, la ex­per­ta ma­ti­za que «no te­ne­mos que con­fiar en que la mas­ca­ri­lla nos va­ya a pro­te­ger del sol, pues­to que la fun­ción de es­te ma­te­rial es otra y, en cual­quier ca­so, só­lo nos cu­bre la zo­na de la bo­ca y la na­riz. Así pues, re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble apli­car­nos siem­pre el fo­to­pro­tec­tor por to­do el ros­tro» pa­ra evi­tar las man­chas y el fo­to­en­ve­je­ci­mien­to pre­ma­tu­ro an­tes de sa­lir de ca­sa.

Es im­por­tan­te tam­bién re­cor­dar que los ni­ños me­no­res de un año nun­ca de­ben ser ex­pues­tos di­rec­ta­men­te al sol y, cuan­do tie­nen dos o tres años, sus pa­dres de­ben ex­tre­mar to­das las me­di­das de fo­to­pro­tec­ción (pren­das de ves­tir, go­rros y ga­fas de sol), así co­mo apli­car­les fo­to­pro­tec­to­res es­pe­cí­fi­cos pa­ra ni­ños con fac­tor 50+ y el sím­bo­lo UVA y tra­tar de con­cien­ciar a los pe­que­ños de los ries­gos que en­tra­ñan las ra­dia­cio­nes pre­di­can­do con el ejem­plo.

OJO EN LAS EX­CUR­SIO­NES

Si de­bi­do a las cir­cuns­tan­cias ex­tra­or­di­na­rias de es­te ve­rano, de­ci­di­mos no mo­ver­nos de nues­tra lo­ca­li­dad, «re­cor­de­mos que tam­bién he­mos de res­guar­dar­nos del sol, aun­que no nos en­con­tre­mos en un em­pla­za­mien­to tu­rís­ti­co o cos­te­ro», re­cal­ca la ex­per­ta de Cin­fa. Bus­car la som­bra y pro­te­ger­se con ro­pa ade­cua­da son me­di­das tam­bién a te­ner en cuen­ta. Los co­lo­res os­cu­ros pro­te­gen más que los cla­ros y al­gu­nos te­ji­dos, co­mo el al­go­dón, la vis­co­sa, el ra­yón y el lino pro­te­gen me­nos que otros co­mo el nai­lon, la la­na, la se­da y el po­liés­ter. Res­pec­to al som­bre­ro, uno de ala an­cha pro­yec­ta­rá som­bra a ros­tro, cue­llo y ca­be­za. Tam­bién hay que cui­dar los ojos con ga­fas de sol: só­lo si es­tán ho­mo­lo­ga­das por la Unión Eu­ro­pea se pue­de ga­ran­ti­zar que así sea, y las que me­jor pro­te­gen los ojos y la piel que los ro­dea son las de ti­po en­vol­ven­te.

Por úl­ti­mo, an­tes de la ex­po­si­ción al sol o una ac­ti­vi­dad al ai­re li­bre, con­vie­ne in­for­mar­se so­bre la in­ten­si­dad de las ra­dia­cio­nes a tra­vés de ca­na­les co­mo la Agen­cia Es­ta­tal de Me­teo­ro­lo­gía (Ae­met): a par­tir de 6, el ries­go es al­to y se de­ben ex­tre­mar las me­di­das de fo­to­pro­tec­ción, así co­mo ele­gir el fac­tor pro­tec­tor so­lar ade­cua­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain