La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Los ca­sos de bru­xis­mo se dis­pa­ran un 70% por el mie­do al Co­vid-19

El es­trés de­ri­va­do del con­fi­na­mien­to ha agra­va­do las dis­fun­cio­nes de la ar­ti­cu­la­ción man­di­bu­lar, un pro­ble­ma que de­be tra­tar­se a tra­vés de un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­nar

- RAQUEL BO­NI­LLA ● Health · Medicine · San Jose · Madrid

ElEl mie­do al con­ta­gio por el SARSCoV-2, la an­gus­tia pro­vo­ca­da por la pér­di­da del em­pleo co­mo con­se­cuen­cia del co­ro­na­vi­rus, el es­trés pro­pio del con­fi­na­mien­to... En los tiem­pos que co­rren, las ra­zo­nes pa­ra es­tar preo­cu­pa­dos son mu­chas y eso pa­sa fac­tu­ra, in­clu­so, mien­tras dor­mi­mos. De he­cho, se es­ti­ma que «los ca­sos de bru­xis­mo por el con­fi­na­mien­to han au­men­ta­do un 70%, sien­do ac­tual­men­te una de las cau­sas de ma­yor afluen­cia a con­sul­tas ex­ter­nas y a ur­gen­cias si el do­lor es se­ve­ro», ex­pli­ca Pri­mi­ti­vo Pa­blo de la Quin­ta­na, je­fe de Ser­vi­cio In­te­gral Den­tal y Ma­xi­lo­fa­cial de los hos­pi­ta­les Qui­rón­sa­lud Cam­po de Gi­bral­tar, Mar­be­lla y Má­la­ga, quien ase­gu­ra que «la an­sie­dad y el es­ta­do de ner­vio­sis­mo se “so­ma­ti­za” y se ex­te­rio­ri­za apre­tan­do los dien­tes du­ran­te to­da la no­che e in­clu­so de día, pro­vo­can­do ese ma­les­tar la­te­ro­fa­cial y cer­vi­cal».

Chas­qui­dos al abrir la bo­ca, con­trac­tu­ras mus­cu­la­res en cue­llo y zo­na la­te­ral de la ca­ra y ca­be­za, blo­queos man­di­bu­la­res, do­lo­res de ca­be­za y de cue­llo… Es­tos sín­to­mas son los mo­ti­vos más ha­bi­tua­les tras los que se es­con­de la de­no­mi­na­da dis­fun­ción de la ar­ti­cu­la­ción tem­po­ro­man­di­bu­lar (ATM). «La cau­sa más fre­cuen­te es el bru­xis­mo noc­turno (re­chi­nar o apre­tar con in­ten­si­dad los dien­tes) re­la­cio­na­do con es­ta­dos de an­sie­dad, pe­ro tam­bién pue­den de­ber­se a las mue­las del jui­cio, au­sen­cias den­ta­les, api­ña­mien­to den­tal, ma­la pos­tu­ra al dor­mir», de­ta­lla De la Quin­ta­na. De he­cho, tal y co­mo ex­pli­ca Ma­nuel Cha­mo­rro, je­fe de Ser­vi­cio de Ci­ru­gía Oral y Ma­xi­lo­fa­cial del com­ple­jo hos­pi­ta­la­rio Ru­ber Juan Bra­vo y del Hos­pi­tal Qui­rón­sa­lud San Jo­sé de Ma­drid, «pue­de pre­sen­tar­se en cual­quier per­so­na. Pe­ro el seg­men­to don­de apa­re­ce con más fre­cuen­cia es en mu­je­res de 30 a 50 años. Du­ran­te la cri­sis ha si­do és­te tam­bién el gru­po más afec­ta­do, pe­ro he­mos vis­to nu­me­ro­sos hom­bres en los que el pro­ble­ma se ha pre­sen­ta­do por pri­me­ra vez o se ha agra­va­do».

Aun­que pue­da pa­re­cer un asun­to ba­nal, si no se tra­ta bien el bru­xis­mo pue­de pro­vo­car gra­ves con­se­cuen­cias pa­ra la sa­lud: «Al apre­tar, las su­per­fi­cies óseas son com­pri­mi­das una con­tra la otra su­frien­do des­gas­te. El me­nis­co ar­ti­cu­lar es com­pri­mi­do tam­bién y co­mien­za a des­hi­dra­tar­se y a adel­ga­zar­se. El es­ta­dio más avan­za­do se­ría el des­pla­za­mien­to me­nis­cal o in­clu­so su per­fo­ra­ción. To­do es­te pro­ce­so va ge­ne­ran­do do­lor en la zo­na preau­ri­cu­lar, que es don­de se en­cuen­tran es­tas ar­ti­cu­la­cio­nes, así co­mo pér­di­da de la aper­tu­ra de la bo­ca y con­trac­tu­ra mus­cu­lar man­te­ni­da», ase­gu­ra Cha­mo­rro.

Pa­ra no lle­gar a es­tos ex­tre­mos, los es­pe­cia­lis­tas abo­gan por po­ner en prác­ti­ca tra­ta­mien­tos mul­ti­dis­ci­pli­na­res, es de­cir, «que el pa­cien­te sea aten­di­do por un cen­tro in­te­gra­do de es­pe­cia­lis­tas de ci­ru­gía ma­xi­lo­fa­cial, Odon­to­lo­gía y Or­to­don­cia, Reha­bi­li­ta­ción y Fi­sio­te­ra­pia, así co­mo psi­có­lo­gos y psi­quia­tras en al­gu­nos ca­sos des­pués de rea­li­zar una co­rrec­ta his­to­ria clí­ni­ca y ex­plo­ra­ción den­tal pa­ra de­tec­tar la etio­lo­gía del ca­so», ad­vier­te De la Quin­ta­na. Pa­ra dar res­pues­ta a ese nue­vo tra­ta­mien­to, el

Hos­pi­tal Qui­rón­sa­lud Cam­po de Gi­bral­tar aca­ba de in­cor­po­rar la Uni­dad de Ar­ti­cu­la­ción Tem­po­ro­man­di­bu­lar (ATM) in­te­gra­da por es­pe­cia­lis­tas del Ser­vi­cio In­te­gral Den­tal y Ma­xi­lo­fa­cial y el Ser­vi­cio de Reha­bi­li­ta­ción y Fi­sio­te­ra­pia: «Es un ser­vi­cio mul­ti­dis­ci­pli­nar que tra­ta las pa­to­lo­gías de la ar­ti­cu­la­ción tem­po­ro­man­di­bu­lar así co­mo las de los múscu­los fa­cia­les y cer­vi­ca­les que in­ter­vie­nen en la mas­ti­ca­ción. Es­tas en­fer­me­da­des tie­nen una al­tí­si­ma pre­va­len­cia», de­ta­lla De la Quin­ta­na.

Una vez diag­nos­ti­ca­do, las con­se­cuen­cias del bru­xis­mo pue­de tra­tar­se con el em­pleo de «una fé­ru­la de des­car­ga que mi­ni­mi­za el apre­ta­mien­to, ya que se com­por­ta co­mo un “pa­ra­cho­ques”. Exis­ten di­ver­sos ti­pos de fé­ru­las y la adap­ta­ción de és­tas de­be ser muy mi­nu­cio­sa», con­fir­ma Cha­mo­rro, quien de­ta­lla que, ade­más, «si los múscu­los es­tán con­trac­tu­ra­dos pue­de tra­tar­se con la in­yec­ción de bó­tox». Y si el pro­ble­ma va a más, «en pa­cien­tes con da­ño ar­ti­cu­lar se­ve­ro te­ne­mos que rea­li­zar tra­ta­mien­tos qui­rúr­gi­cos. Un gran avan­ce pa­ra es­tos ca­sos ha si­do la in­tro­duc­ción de la ci­ru­gía ar­tros­có­pi­ca de la ATM, que per­mi­te ac­ce­der al in­te­rior de la ar­ti­cu­la­ción sin abrir. Así es po­si­ble re­co­lo­car el me­nis­co ar­ti­cu­lar en su po­si­ción, eli­mi­nar ad­he­ren­cias y tra­tar la in­fla­ma­ción de las es­truc­tu­ras», ex­pli­ca Cha­mo­rro, quien re­cuer­da que «to­do ello re­quie­re un ma­te­rial es­pe­cí­fi­co y una ha­bi­li­dad es­pe­cial. En el Ser­vi­cio de Ci­ru­gía Ma­xi­lo­fa­cial del Hos­pi­tal Ru­ber Juan Bra­vo rea­li­za­mos es­ta téc­ni­ca por pro­fe­sio­na­les de­di­ca­dos es­pe­cial­men­te a ello que cuen­tan con una am­plí­si­ma ex­pe­rien­cia». Y en el úl­ti­mo ex­tre­mo se op­ta por la ci­ru­gía abier­ta pa­ra re­in­ser­tar el me­nis­co ar­ti­cu­lar me­dian­te un tor­ni­llo.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain