La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Un res­pi­ro y ya

- PA­LO­MA PEDRERO

Mien­tra­sMien­tras en otros paí­ses es­tán en lo peor de la pan­de­mia, no­so­tros he­mos atra­ve­sa­do la pri­me­ra ola. Al­gu­nos to­ma­ron ai­re y pa­sa­ron por de­ba­jo, otros sal­ta­ron y con­si­guie­ron no caer, otros fue­ron gol­pea­dos sin de­ma­sia­dos ras­tros, otros su­frie­ron du­ra­men­te el gol­pe. Y otros, ca­si trein­ta mil, fue­ron arras­tra­dos has­ta la des­apa­ri­ción. Sin em­bar­go, to­dos vi­vi­mos la ola gi­gan­te y tu­vi­mos que atra­ve­sar­la con mie­do e in­cer­ti­dum­bre. Aho­ra, se­ma­nas des­pués, pa­re­ce que no que­re­mos re­cor­dar­lo. O que­re­mos pen­sar que aquel mons­truo­so fe­nó­meno ha si­do al­go úni­co que no re­gre­sa­rá, co­mo si ese mar fue­se aho­ra bal­sa. Aho­ra nos aba­lan­za­mos so­bre el agua sin mi­rar de fren­te. Aho­ra, co­mo ani­ma­les que so­mos, que­re­mos so­lo el hoy. Un pre­sen­te en el que po­de­mos sa­lir a la ca­lle y ver a mu­chos otros. Si no fue­ra por los ma­cha­co­nes me­dios de co­mu­ni­ca­ción no nos da­ría­mos ni cuen­ta de que la ma­yo­ría lle­va­mos mas­ca­ri­lla en los ros­tros. Aho­ra nos sen­ta­mos en las te­rra­zas de los ba­res, des­pués de sa­lu­dar­nos sin efu­sio­nes, nos qui­ta­mos la mor­da­za pa­ra be­ber y co­mer y a las dos ho­ras na­die re­cuer­da dón­de la pu­so. Y a la des­pe­di­da po­cos se re­sis­ten a ese beo­do abra­zo sen­ti­do. An­da­mos con­fu­sos y des­nor­ta­dos. Re­cu­rri­mos a la des­me­mo­ria co­mo un me­ca­nis­mo de de­fen­sa. Por­que no se pue­de vi­vir en el mie­do mu­cho tiem­po. El mie­do tie­ne que con­ver­tir­se en do­lor, en pér­di­da, en ali­vio, en muer­te... En otro es­ta­do emo­cio­nal. Es se­gu­ra­men­te por eso que mu­chos re­cuer­dan los aplau­sos de las ocho co­mo aquel pa­sa­do in­vierno. Otros, va­ya us­ted a sa­ber. La me­mo­ria es fic­ción, un re­la­to sub­je­ti­vo que ca­da per­so­na ha­ce se­gún su tem­pe­ra­men­to y su ima­gi­na­ción. Pien­sen, si no, có­mo fue su pri­mer be­so y co­mén­ten­lo, si pue­den, con su be­sa­dor. La me­mo­ria es co­mo la des­me­mo­ria, una ne­ce­si­dad de crear. Y no­so­tros aho­ra ne­ce­si­ta­mos de­ses­pe­ra­da­men­te crear un mar cal­mo en el que po­der ba­ñar­nos sin pe­sa­dum­bre y sin olas. Eso es lo que pa­sa, por eso na­da­mos mi­ran­do ha­cia la pla­ya. Ne­ce­si­tá­ba­mos un res­pi­ro. Un res­pi­ro y ya.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain