La Razón (Madrid) - A Tu Salud

El me­jor ho­me­na­je pa­ra ellos

- MI­GUEL ÁN­GEL MA­RO­TO CEO de mun­do­na­tu­ral Lino César Oviedo Silva

Ho­yHoy el doc­tor Do­min­go Pé­rez León, quien ha­bi­tual­men­te com­par­te en es­tas lí­neas su co­no­ci­mien­to so­bre di­ver­sos asun­tos que afec­tan a nues­tra sa­lud, nos ha ce­di­do el tes­ti­go pa­ra, en su nom­bre y en el de la­bo­ra­to­rio mun­do­na­tu­ral, su­mar­nos al re­co­no­ci­mien­to que brin­da a to­dos los ser­vi­cios esen­cia­les (fuer­zas de se­gu­ri­dad, sa­ni­ta­rios, re­po­ne­do­res, em­plea­dos en tien­das de ali­men­ta­ción, far­ma­cias, etc.) que en los días más di­fí­ci­les del con­fi­na­mien­to hi­cie­ron po­si­ble que tu­vié­ra­mos ac­ce­so a los ser­vi­cios bá­si­cos, así co­mo aten­ción a las per­so­nas afec­ta­das por el co­ro­na­vi­rus. Un me­re­ci­do re­co­no­ci­mien­to que lle­ga en un pun­to en el ca­mino que aún no al­can­za­mos a si­tuar con la su­fi­cien­te pers­pec­ti­va en la lu­cha con­tra el Co­vid-19, pues no sa­be­mos si ya he­mos pa­sa­do lo peor (oja­lá así sea), si de­be­re­mos atra­ve­sar una se­gun­da olea­da más o me­nos vi­ru­len­ta que la an­te­rior (en la que los hoy ho­me­na­jea­dos ten­drán que vol­ver a ha­cer un so­bre­es­fuer­zo), o si es­ta­mos cer­ca de con­se­guir tra­ta­mien­tos efec­ti­vos, así co­mo la an­sia­da va­cu­na.

Es cier­to que mien­tras avan­za­mos dis­po­ne­mos de in­for­ma­ción cons­tan­te que nos ayu­da a con­tex­tua­li­zar el pa­so de es­ta te­rri­ble epi­de­mia por el pla­ne­ta, si bien tam­bién lo es que hay tan­tas no­ti­cias, pro­ce­den­tes de tan­tas fuen­tes y con tan­tos in­tere­ses cru­za­dos, que re­sul­ta im­po­si­ble si­tuar a to­das ellas en una mis­ma su­ce­sión de he­chos, al me­nos si que­re­mos que el re­la­to re­sul­tan­te ten­ga sen­ti­do y cohe­ren­cia.

Pe­ro más allá de aplau­dir e in­for­mar­nos, co­mo ciu­da­da­nos te­ne­mos una la­bor cla­ve que desem­pe­ñar en es­ta lu­cha, una la­bor pa­ra la que se nos pi­de una ac­ti­tud ac­ti­va y vi­gi­lan­te. Es de­cir, que use­mos mas­ca­ri­llas, res­pe­te­mos el dis­tan­cia­mien­to so­cial, nos la­ve­mos las ma­nos, nos cu­bra­mos al to­ser y nos que­de­mos en ca­sa si nos en­con­tra­mos mal. Con só­lo res­pe­tar es­tas cin­co nor­mas, ade­más de ho­me­na­jear a quie­nes se en­tre­gan mien­tras la ma­yor par­te de no­so­tros nos re­fu­gia­mos en ca­sa, es­ta­re­mos con­tri­bu­yen­do a ali­viar su tra­ba­jo en un po­si­ble fu­tu­ro y, con­se­cuen­te­men­te a sal­var vi­das, em­pe­zan­do por la nues­tra. Así que ya sa­be: si su equi­po ga­na la li­ga o sube a pri­me­ra, si la no­che de Ma­ga­luf o de su ba­rrio le con­fun­den, o pien­sa en con­tra­pro­gra­mar las fies­tas que su lo­ca­li­dad ha sus­pen­di­do, res­pi­re hon­do y sea res­pon­sa­ble. De­dí­que­le ese sa­cri­fi­cio a quie­nes en los peo­res mo­men­tos se de­di­can a cui­dar­te. Se­rá su me­jor ho­me­na­je.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain