La Razón (Madrid) - A Tu Salud

¿Hé­roes o án­ge­les?

- FER­NAN­DO SÁN­CHEZ- DRAGÓ www.her­bo­la­rium.com

Lo­Lo pre­gun­to a cuen­to de ese per­so­nal sa­ni­ta­rio que el mar­tes pa­sa­do fue ob­je­to de un ho­me­na­je na­cio­nal más que me­re­ci­do a cau­sa no só­lo de su ab­ne­ga­ción, sino tam­bién de su pro­fe­sio­na­li­dad.

Con és­ta alu­do, por su­pues­to, a su efi­ca­cia en el tra­to dis­pen­sa­do a los cien­tos de mi­les de es­pa­ño­les que re­que­rían su ayu­da, pe­ro tam­bién a al­go ex­tre­ma­da­men­te im­por­tan­te, a mi jui­cio, y que no siem­pre se re­sal­ta co­mo me­re­ce: el sen­ti­do del de­ber.

Re­cuer­do al res­pec­to lo su­ce­di­do en lo con­cer­nien­te a los bom­be­ros ni­po­nes que se ju­ga­ron la vi­da, y al­gu­nos, de he­cho, la per­die­ron, en el te­rre­mo­to de Fu­kus­hi­ma y en el re­ven­tón de su cen­tral nu­clear. Eso fue en 2011. Yo an­da­ba en­ton­ces por allí y allí se­guía cuan­do seis me­ses des­pués de la ca­tás­tro­fe el ju­ra­do del pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias de la Con­cor­dia de­ci­dió con­ce­der el ga­lar­dón de ese año a quie­nes con­si­de­ra­ban, li­te­ral­men­te, Hé­roes de Fu­kus­hi­ma. Así los lla­ma­ron en el ac­ta de pro­cla­ma­ción.

La reac­ción de los pre­mia­dos, que yo mis­mo tu­ve oca­sión de cons­ta­tar, asom­bró a la opi­nión pú­bli­ca es­pa­ño­la, aun­que no a la de los ja­po­ne­ses, cu­yo sis­te­ma y je­rar­quía de va­lo­res es muy dis­tin­to al de los paí­ses oc­ci­den­ta­les. Los bom­be­ros en cues­tión no ocul­ta­ron su sor­pre­sa y, le­jos de con­si­de­rar­se hé­roes, adu­je­ron que se ha­bían li­mi­ta­do a cum­plir con su de­ber y que no se juz­ga­ban acree­do­res al pre­mio que se les otor­ga­ba.

A pun­to es­tu­vie­ron, in­clu­so, de ne­gar­se a acep­tar­lo. Al fi­nal ce­die­ron, más por ra­zo­nes di­plo­má­ti­cas que por otras de ín­do­le per­so­nal, y se per­so­na­ron en la ce­re­mo­nia de en­tre­ga un sí es no es aver­gon­za­dos.

Pen­sa­ba yo en to­do es­to cuan­do los ami­gos de LA RA­ZÓN me su­gi­rie­ron que de­di­ca­ra es­ta co­lum­na al ho­me­na­je re­ci­bi­do, en me­dio del con­sen­so ge­ne­ral, por nues­tro per­so­nal sa­ni­ta­rio. Y pen­sa­ba tam­bién en la im­pre­sión que me pro­du­jo, y que evo­qué en mi li­bro «Ko­ko­ro. A vi­da o muer­te», la vi­sión de las en­fer­me­ras de la Uni­dad de Cui­da­dos In­ten­si­vos del Ru­ber cuan­do tras so­me­ter­me a mu­chas ho­ras de ins­ta­la­ción de by­pas­ses en mis co­ro­na­rias me des­per­té de la anes­te­sia, las vi mo­vién­do­se al fon­do de aque­lla plan­ta con sus ro­pa­jes de co­lor de án­gel y pen­sé, en efec­to, que án­ge­les cus­to­dios eran y que me en­con­tra­ba en el pa­raí­so. Si­go pen­sán­do­lo. Me su­mo, pues, al ho­me­na­je del mar­tes no só­lo con gra­ti­tud y ad­mi­ra­ción, sino con la emo­ción, la ve­ne­ra­ción, la de­vo­ción y la un­ción que nues­tro per­so­nal sa­ni­ta­rio me ins­pi­ra. Su sen­ti­do del de­ber nos lo con­ser­ve.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain