La Razón (Madrid) - A Tu Salud

- Health · Medicine · Spain

de dis­trés res­pi­ra­to­rio y más ne­ce­si­dad de in­gre­so en UCI y uso de ven­ti­la­ción me­cá­ni­ca. Por ca­da uni­dad que au­men­te el ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral, se in­cre­men­ta un 12% la pro­ba­bi­li­dad de desa­rro­llo de una en­fer­me­dad se­ve­ra por Covid-19», es­pe­ci­fi­ca Ca­rre­te­ro. Y así lo co­rro­bo­ra Lui­sa Bor­de­jé, coor­di­na­do­ra del Gru­po de Tra­ba­jo de Me­ta­bo­lis­mo y Nu­tri­ción de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na In­ten­si­va, Crí­ti­ca y Uni­da­des Co­ro­na­rias (Se­mic­yuc), quien re­cuer­da que «es­te ti­po de pa­cien­tes pre­sen­ta for­mas más gra­ves de en­fer­me­dad y peo­res re­sul­ta­dos clí­ni­cos, por lo que que­da cla­ro que la obe­si­dad es un fac­tor de ries­go de­ter­mi­nan­te fren­te al nue­vo co­ro­na­vi­rus».

Pe­ro, ¿cuál es la ex­pli­ca­ción pa­ra esa gran in­fluen­cia? Se­gún los ex­per­tos, aquí jue­ga un pa­pel muy im­por­tan­te el he­cho de que la obe­si­dad lle­va aso­cia­da «una in­fla­ma­ción crónica ori­gi­na­da por el ex­ce­so de tejido adi­po­so, lo que pro­du­ce una dis­fun­ción me­ta­bó­li­ca que pue­de con­du­cir a dis­li­pi­de­mia, re­sis­ten­cia a la in­su­li­na, dia­be­tes me­lli­tus ti­po 2, hi­per­ten­sión y en­fer­me­dad car­dio­vas­cu­lar», ex­pli­ca Jo­sé Ma­ría Or­do­vás, di­rec­tor del la­bo­ra­to­rio de Nu­tri­ción y Ge­nó­mi­ca del Cen­tro Jean Ma­yer de la Uni­ver­si­dad de Tufts, en Bos­ton (EE UU).

Los úl­ti­mos es­tu­dios con­fir­man la afi­ni­dad del Covid-19 por la en­zi­ma con­ver­ti­do­ra de la an­gio­ten­si­na 2 (ECA2). «El ECA 2 se ex­pre­sa fun­da­men­tal­men­te en el tejido pul­mo­nar y tam­bién en el tejido adi­po­so o gra­so. Así, el Covid-19 po­dría de­po­si­tar­se en es­te tejido re­tar­dan­do su eli­mi­na­ción. Ade­más, al tra­tar­se en su ma­yo­ría de pa­cien­tes hi­per­ten­sos, re­ci­ben fár­ma­cos que in­hi­ben la ECA2 o blo­quean sus re­cep­to­res, por lo cual va a au­men­tar su ex­pre­sión con in­cre­men­to de la sus­cep­ti­bi­li­dad sus­cep­ti­bi­li­dad a la en­tra­da y pro­pa­ga­ción del vi­rus por las cé­lu­las, des­en­ca­de­nan­do una afec­ta­ción más gra­ve», de­ta­lla Bor­de­jé. A eso se su­ma que «un cier­to gra­do de in­fla­ma­ción crónica va aso­cia­da a una al­te­ra­ción en la se­cre­ción de las ci­to­qui­nas, que son los agen­tes res­pon­sa­bles de la co­mu­ni­ca­ción in­ter­ce­lu­lar y que se han de­mos­tra­do de­ter­mi­nan­tes en es­ta pan­de­mia. En con­cre­to, las per­so­nas con obe­si­dad tie­nen me­nos se­cre­ción de las ci­to­qui­nas que pro­te­gen de la in­fla­ma­ción y, por el con­tra­rio, cuen­tan con un au­men­to de aque­llas proin­fla­ma­to­rias co­mo in­ter­leu­ci­na-6, que se ha vis­to que em­peo­ra el pro­nós­ti­co en afec­ta­dos por co­ro­na­vi­rus», ex­pli­ca Ca­rre­te­ro. Y no hay que ol­vi­dar que «la obe­si­dad, por sí mis­ma, es un pro­ce­so de in­fla­ma­ción crónica. Su cro­ni­ci­dad in­ci­de ne­ga­ti­va­men­te en la fun­cio­na­li­dad del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y cuan­to más se pro­lon­ga en el tiem­po, más per­ju­di­cial re­sul­ta», re­cuer­da Mar­cos.

An­te es­ta re­tahí­la de ar­gu­men­tos que po­nen so­bre la me­sa la pe­li­gro­sa fu­sión que su­po­ne el con­ta­gio por SARS-CoV-2 ade­re­za­do con obe­si­dad, re­sul­ta muy lla­ma­ti­vo que, se­gún el in­for­me pu­bli­ca­do por Seedo, la mi­tad de la po­bla­ción en­cues­ta­da des­co­no­cía que los ki­los de más em­peo­ran el pro­nós­ti­co en ca­so de Covid-19 y que en es­te gru­po de po­bla­ción es pre­ci­sa­men­te en el que se ha re­gis­tra­do un ma­yor au­men­to de pe­so du­ran­te el con­fi­na­mien­to. Por to­do ello, ya sean un par de ki­los o mu­chos más, «si he­mos in­cre­men­ta­do de pe­so hay que in­ten­tar re­du­cir­los lo an­tes po­si­ble, por­que dos o tres ki­los me­nos tie­nen una re­per­cu­sión muy fa­vo­ra­ble en la sa­lud y en­tre cin­co y ocho pue­den re­sul­tar de­ter­mi­nan­tes en el de­ve­nir de la en­fer­me­dad pro­vo­ca­da por el SARS-CoV-2», ad­vier­te Le­cu­be.

El 21% de los en­fer­mos por Covid19 en Es­pa­ña es obe­so, se­gún el pri­mer re­gis­tro de pa­cien­tes

La gra­sa cor­po­ral es un cal­do de cul­ti­vo pa­ra cual­quier pa­tó­geno, tam­bién pa­ra el SARS-CoV-2

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain