La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Los tu­mo­res no sa­ben lo que es una pan­de­mia y cre­cen a su rit­mo

La de­di­ca­ción de la ma­yo­ría de los re­cur­sos al con­trol del Co­vid-19 ten­drá con­se­cuen­cias en otras pa­to­lo­gías co­mo el cán­cer de piel

- D. V. VA­LEN­CIA ● Health · Cancer · Medicine · Health Conditions

Lo­sLos ca­sos de Co­vid-19 han sa­tu­ra­do las UCIs, las ur­gen­cias y las plan­tas de hos­pi­ta­li­za­ción, y han pro­vo­ca­do mie­do en­tre sa­ni­ta­rios y pa­cien­tes. To­do ello ha re­per­cu­ti­do en el des­cui­do del tra­ta­mien­to por par­te del pa­cien­te de otras en­fer­me­da­des co­mo los cán­ce­res de piel. La re­ti­cen­cia pa­ra so­li­ci­tar una ci­ta mé­di­ca pa­ra el diag­nos­ti­co y tra­ta­mien­to de le­sio­nes cu­tá­neas gra­ves se ha vis­to afec­ta­da por el mie­do a sa­lir de ca­sa o a acu­dir a re­cin­tos con un pre­su­mi­ble ries­go au­men­ta­do de in­fec­ción, co­mo po­día ser un hos­pi­tal o un cen­tro de sa­lud, se­gún ex­pli­ca Eduar­do Na­go­re, je­fe clí­ni­co del Ser­vi­cio de Dermatolog­ía del Ins­ti­tu­to Va­len­ciano de On­co­lo­gía (IVO).

En es­te sen­ti­do, «los cán­ce­res no sa­ben lo que es una pan­de­mia y cre­cen a su rit­mo. Es­to ha da­do lu­gar a un re­tra­so ines­pe­ra­do en el diag­nós­ti­co y, por lo tan­to, a tu­mo­res de ma­yor ta­ma­ño y con un peor pro­nós­ti­co», aña­de.

En cuan­to a las di­fe­ren­cias en­tre el me­la­no­ma y otros cán­ce­res de piel, el ex­per­to in­di­ca que «el me­la­no­ma es el res­pon­sa­ble de la ma­yo­ría de las muer­tes de­bi­das a un cán­cer de piel. Aun­que no es el más fre­cuen­te, sí que tie­ne una cier­ta fa­ci­li­dad pa­ra pro­du­cir me­tás­ta­sis y, even­tual­men­te, la muer­te. Es­to, ló­gi­ca­men­te, no ocu­rre en la ma­yo­ría de los me­la­no­mas, sino en aque­llos que se pre­sen­tan en fa­ses avan­za­das».

Por lo tan­to, el es­ce­na­rio ideal don­de la po­si­bi­li­dad de cu­ra­ción es del 100% se­ría el diag­nós­ti­co en la fa­se más pre­coz en el que só­lo ha cre­ci­do en la ca­pa más su­per­fi­cial de la piel, «de ahí la im­por­tan­cia de tra­ba­jar la de­tec­ción pre­coz co­mo pie­dra an­gu­lar de la pre­ven­ción».

Las pau­tas pa­ra lle­var a ca­bo su pre­ven­ción son in­cluir en nues­tra ru­ti­na el há­bi­to de ex­plo­rar­nos to­da la su­per­fi­cie de nues­tra piel una vez al mes. Es­ta ex­plo­ra­ción de­be in­cluir tan­to las zo­nas que se han ex­pues­to a sol co­mo las que no, da­do que el me­la­no­ma pue­de pre­sen­tar­se en cual­quier par­te de la piel.

La de­di­ca­ción de la ma­yor par­te de los re­cur­sos sa­ni­ta­rios pa­ra el con­trol del Co­vid-19 va a traer po­si­bles con­se­cuen­cias in­di­rec­tas có­mo la des­aten­ción de otras pa­to­lo­gías que afec­ta­rá a las pa­to­lo­gías on­co­ló­gi­cas co­mo el cán­cer de piel. «To­da­vía es­ta­mos en una fa­se de aná­li­sis, pe­ro la sen­sa­ción es que sí que ha ha­bi­do un re­tra­so en los pro­ce­di­mien­tos diag­nós­ti­cos y te­ra­péu­ti­cos du­ran­te la pan­de­mia y, pro­ba­ble­men­te, se han diag­nos­ti­ca­do tu­mo­res de ma­yor ta­ma­ño. En es­tos mo­men­tos es­ta­mos en un pe­rio­do de re­co­gi­da de da­tos pa­ra eva­luar el po­si­ble im­pac­to de la pan­de­mia en el pro­nós­ti­co real de los pa­cien­tes con me­la­no­ma».

Asi­mis­mo, un es­tu­dio en el que ha par­ti­ci­pa­do el IVO ana­li­za las con­se­cuen­cias de re­tra­sar diag­nós­ti­cos o tra­ta­mien­tos de cán­cer de piel. Es­te re­ve­la que los re­tra­sos en la asis­ten­cia por el Co­vid-19 afec­ta­rán di­rec­ta­men­te a la on­co­lo­gía der­ma­to­ló­gi­ca. Tal y co­mo pre­ci­sa el doc­tor, «he­mos uti­li­za­do un mo­de­lo de pre­dic­ción en el que se ha es­ti­ma­do el au­men­to del es­pe­sor tu­mo­ral, el fac­tor pro­nós­ti­co más im­por­tan­te del tu­mor, que ten­dría lu­gar co­mo con­se­cuen­cia de un re­tra­so de un mes, dos me­ses o tres me­ses en el diag­nós­ti­co. De acuer­do con los cálcu­los rea­li­za­dos, se es­ti­ma que pue­de dar lu­gar a una dis­mi­nu­ción de has­ta un 15% de su­per­vi­ven­cia a cin­co años».

Ade­más, es­te ten­drá una re­per­cu­sión en los me­la­no­mas: «Aque­llos que tie­nen un cre­ci­mien­to más ace­le­ra­do se pre­sen­ta­rán en fa­ses más avan­za­das y con un peor pro­nós­ti­co», re­sal­ta.

En cuan­to a las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción «se es­tán re­co­gien­do los da­tos reales de las ca­rac­te­rís­ti­cas de los me­la­no­mas diag­nos­ti­ca­dos du­ran­te la pan­de­mia y se es­tán com­pa­ran­do con lo que ocu­rrió en pe­rio­dos

El Co­vid-19 ha pro­vo­ca­do el des­cui­do en la vi­gi­lan­cia y de­tec­ción del cán­cer, lo que ha da­do lu­gar a tu­mo­res de ma­yor ta­ma­ño y peor pro­nós­ti­co

si­mi­la­res de años an­te­rio­res. To­da­vía es­ta­mos en la fa­se de re­co­gi­da de da­tos y no te­ne­mos re­sul­ta­dos que ofre­cer».

Na­go­re des­ta­ca que se es­tá tra­ba­jan­do en tres lí­neas fun­da­men­ta­les: «La pri­me­ra, en el des­cu­bri­mien­to de nue­vos fár­ma­cos que pue­dan tra­tar las me­tás­ta­sis con ma­yor efi­ca­cia y me­no­res efec­tos se­cun­da­rios. La se­gun­da es­tá en co­no­cer mar­ca­do­res mo­le­cu­la­res que per­mi­tan es­ta­ble­cer un me­jor pro­nós­ti­co o, en el con­tex­to te­ra­péu­ti­co, iden­ti­fi­car quién se va a be­ne­fi­ciar más de ca­da fár­ma­co, to­do ello en el ca­mino de la me­di­ci­na per­so­na­li­za­da en el cam­po de la pre­ven­ción», y fi­na­li­za sub­ra­yan­do que «se es­tán desa­rro­llan­do sis­te­mas au­to­má­ti­cos de iden­ti­fi­ca­ción de le­sio­nes sos­pe­cho­sas, ba­sa­dos en la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, pa­ra ayu­dar en la de­tec­ción pre­coz».

 ??  ?? Eduar­do Na­go­re, je­fe clí­ni­co del Ser­vi­cio de Dermatolog­ía del Ins­ti­tu­to Va­len­ciano de On­co­lo­gía (IVO)
Eduar­do Na­go­re, je­fe clí­ni­co del Ser­vi­cio de Dermatolog­ía del Ins­ti­tu­to Va­len­ciano de On­co­lo­gía (IVO)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain