La Razón (Madrid) - A Tu Salud

«El tiem­po de ope­ra­ción con los mar­ca­pa­sos sin ca­bles mi­cra se re­du­ce a la mi­tad»

- B. T. ● MA­DRID Spain

1 ¿Qué be­ne­fi­cios con­lle­van los mar­ca­pa­sos sin ca­bles de se­gun­da ge­ne­ra­ción que ya se uti­li­zan?

El mar­ca­pa­sos si ca­bles mi­cra es el mar­ca­pa­sos más pe­que­ño que exis­te y es­te re­du­ci­do ta­ma­ño, jun­to con su di­se­ño, per­mi­te im­plan­tar­lo de for­ma di­rec­ta en el co­ra­zón de for­ma mí­ni­ma­men­te in­va­si­va, a tra­vés de un ca­té­ter. La pri­me­ra ge­ne­ra­ción de mar­ca­pa­sos sin ca­bles era uno que só­lo per­mi­tía es­ti­mu­lar el co­ra­zón en el ven­trícu­lo, sin te­ner en cuen­ta lo que ocu­rría en las au­rí­cu­las, lo que res­trin­gía las in­di­ca­cio­nes a aque­llos pa­cien­tes con blo­queo au­ricu­loven­tri­cu­lar en quie­nes la sin­cro­ni­za­ción en­tre au­rí­cu­las y ven­trícu­los se con­si­de­ra­ba no im­por­tan­te, aun­que en la ma­yo­ría de los ca­sos sí que lo es.

2 En la ac­tua­li­dad, ya es po­si­ble em­plear es­te ti­po de dis­po­si­ti­vo en to­dos los de­más pa­cien­tes que su­fren al­gún ti­po de blo­queo au­ricu­loven­tri­cu­lar. ¿Có­mo de co­mún es es­te blo­queo?

His­tó­ri­ca­men­te, el blo­queo au­ricu­loven­tri­cu­lar fue la pri­me­ra in­di­ca­ción pa­ra el em­pleo de mar­ca­pa­sos car­dia­cos y si­gue sien­do la prin­ci­pal ra­zón (apro­xi­ma­da­men­te un 50%) pa­ra la im­plan­ta­ción de mar­ca­pa­sos. La in­ci­den­cia de los blo­queos au­ricu­loven­tri­cu­la­res au­men­ta con la edad y con las en­fer­me­da­des del co­ra­zón. Se es­ti­ma que pue­de ser de has­ta un 30% en cier­tos gru­pos se­lec­cio­na­dos.

3 ¿Pue­de de­ta­llar­nos có­mo se im­plan­ta es­te mar­ca­pa­sos?

A tra­vés de la ve­na fe­mo­ral, ge­ne­ral­men­te la de­re­cha. Se in­tro­du­ce un ca­té­ter o vai­na de li­be­ra­ción que se pro­gre­sa has­ta el co­ra­zón. Una vez allí, se le da cur­va a es­ta vai­na de li­be­ra­ción, con lo que se al­can­za el ven­trícu­lo de­re­cho. Cuan­do se es­ti­ma que la zo­na de apo­yo de la vai­na es la apro­pia­da, se li­be­ra el mar­ca­pa­sos, que tie­ne la for­ma de una píl­do­ra (aun­que de ma­yor vo­lu­men, co­mo me­dio de­do me­ñi­que) y que­da an­cla­do al múscu­lo del ven­trícu­lo. To­do es­to se rea­li­za en un qui­ró­fano de arrit­mias, con el pa­cien­te se­da­do (no no­ta na­da de do­lor pe­ro es­tá des­pier­to) y con con­trol ra­dio­ló­gi­co.

4 ¿Qué be­ne­fi­cios con­lle­va pa­ra el pa­cien­te es­ta for­ma de im­plan­tar el mar­ca­pa­sos sin ca­bles mi­cra?

Se evi­ta te­ner que ha­cer una in­ci­sión en la par­te su­pe­rior del tó­rax, que es don­de se alo­jan los mar­ca­pa­sos con­ven­cio­na­les. Por tan­to tie­ne un efec­to es­té­ti­co, al no ser vi­si­ble por es­tar con­te­ni­do den­tro del co­ra­zón. Los pa­cien­tes tie­nen me­nos res­tric­cio­nes pa­ra la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. Tam­bién se evi­ta pun­cio­nar las ve­nas del tó­rax, ma­nio­bra aso­cia­da con ries­go de com­pli­ca­cio­nes. Tam­bién se evi­ta la uti­li­za­ción de ca­bles o elec­tro­dos que co­nec­tan los mar­ca­pa­sos con­ven­cio­na­les con el co­ra­zón y que tie­nen una du­ra­bi­li­dad li­mi­ta­da y pue­den aso­ciar­se a com­pli­ca­cio­nes ta­les co­mo trom­bo­sis ve­no­sa. Adi­cio­nal­men­te, se re­du­ce de for­ma muy im­por­tan­te el ries­go de in­fec­cio­nes o he­ma­to­mas.

5 ¿La in­ter­ven­ción qui­rúr­gi­ca du­ra el mis­mo tiem­po que con los mar­ca­pa­sos tra­di­cio­na­les?

La du­ra­ción de la in­ter­ven­ción tam­bién es me­nor que la de los mar­ca­pa­sos con­ven­cio­na­les, pu­dien­do re­du­cir­se en más de un 50 por cien­to. Ade­más, tam­bién se re­du­ce la uti­li­za­ción de anes­te­sia ge­ne­ral en un nú­me­ro con­si­de­ra­ble de pa­cien­tes.

6 ¿Cuán­to tiem­po du­ran es­tos mar­ca­pa­sos en com­pa­ra­ción con el de pri­me­ra ge­ne­ra­ción? ¿O ca­da cuán­to tiem­po hay que cam­biar­los?

A pe­sar de que es­tos nue­vos mi­cra tie­nen la ca­pa­ci­dad adi­cio­nal de de­tec­tar lo que ocu­rre en las au­rí­cu­las y sin­cro­ni­zar los ven­trícu­los con ellas, no se ha mo­di­fi­ca­do sus­tan­cial­men­te la du­ra­ción de la ba­te­ría. Se es­ti­ma una du­ra­ción de unos 8-13 años.

7 Es­ta in­ter­ven­ción es la pri­me­ra que se rea­li­za en Es­pa­ña en un cen­tro pri­va­do. ¿Y cuán­tas ve­ces se ha rea­li­za­do en la Sa­ni­dad Pú­bli­ca?

En el pe­rio­do de unas dos se­ma­nas se im­plan­ta­ron los cua­tro pri­me­ros mar­ca­pa­sos sin ca­bles Mi­cra AV en Es­pa­ña, tres de ellos en la Sa­ni­dad Pú­bli­ca y uno de ellos en el Ins­ti­tu­to del Co­ra­zón Tek­non.

8 ¿Es ap­to pa­ra to­dos los pa­cien­tes?

Al po­der sin­cro­ni­zar las au­rí­cu­las y los ven­trícu­los, las in­di­ca­cio­nes pa­ra su im­plan­te se han ex­ten­di­do de for­ma con­si­de­ra­ble.

9 ¿En cuán­to se ha re­du­ci­do el ta­ma­ño del mar­ca­pa­sos?

El mi­cra es el mar­ca­pa­sos más pe­que­ño del mun­do. Su ta­ma­ño se ha re­du­ci­do mu­cho con res­pec­to a los mar­ca­pa­sos con­ven­cio­na­les. Su pe­so es de 1,75 gra­mos y su vo­lu­men 0,8 cc. Ade­más, es com­pa­ti­ble con la rea­li­za­ción de re­so­nan­cias mag­né­ti­cas.

10 ¿Los pa­cien­tes no­tan de al­gún mo­do que lo lle­van?

Al es­tar con­te­ni­do en el in­te­rior del co­ra­zón, los pa­cien­tes no no­tan que lo lle­van y per­mi­te no te­ner nin­gún ti­po de res­tric­ción de mo­vi­mien­tos ni de ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

 ?? QUI­RÓN­SA­LUD ??
QUI­RÓN­SA­LUD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain