La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Fa­se 1: Una nue­va opor­tu­ni­dad

- Health · Pharmaceutical Industry · Medicine · Industries · Bird Box

Los en­sa­yos clí­ni­cos son esen­cia­les pa­ra me­jo­rar los tra­ta­mien­tos de di­ver­sas pa­to­lo­gías

INCLIVA es­tá lle­van­do a ca­bo al­re­de­dor de 35 en­sa­yos, al­gu­nos de ellos muy pro­me­te­do­res

Si al­go bueno tie­ne el tra­ba­jo de pe­rio­dis­ta es que ca­da día te per­mi­te des­cu­brir una pe­que­ña por­ción de la vi­da de otras per­so­nas. De sus ilu­sio­nes, de sus pro­ble­mas y tam­bién de sus em­pleos. Lo ab­sor­bes, lo ana­li­zas, lo es­truc­tu­ras y lo com­par­tes con quien quie­ra leer­te que, si tie­nes suer­te, se­rán mu­chas per­so­nas. Pe­ro la suer­te real es con­se­guir que esas lí­neas de tex­to que has desa­rro­lla­do pue­dan cam­biar a me­jor la vi­da de las per­so­nas o, por lo me­nos, in­for­mar y con­cien­ciar so­bre he­chos y ac­cio­nes que real­men­te im­por­tan. He­chos que no afec­tan a una per­so­na, sino que dan un gi­ro ra­di­cal a la so­cie­dad y que, en de­ma­sia­das oca­sio­nes, es­tán es­con­di­das de­trás de no­ti­cias mu­cho me­nos tras­cen­den­tes.

“Al fi­nal, tam­bién ten­go que agra­de­cer al cán­cer los bue­nos mo­men­tos que es­toy vi­vien­do, las per­so­nas que he co­no­ci­do y po­der dar­me cuen­ta de la suer­te que ten­go con mis ami­gos, con mi pa­re­ja…”. Cuan­do oyes fra­ses co­mo es­tas, no pue­des ha­cer otra co­sa que ca­llar y asen­tir. Es una fra­se de Mari Car­men Iz­nar­do, pa­cien­te de uno de los en­sa­yos clí­ni­cos on­co­ló­gi­cos que es­tá lle­van­do a ca­bo INCLIVA. Por­que al fi­nal, el ar­tícu­lo va de es­to: de per­so­nas ayu­dan­do a otras per­so­nas. De acom­pa­ñar en los mo­men­tos más di­fí­ci­les. De lec­cio­nes vi­ta­les. De per­so­nas pres­tan­do sus vi­das al ser­vi­cio de otras vi­das, las de ca­da uno in­di­vi­dual­men­te y las de to­da la so­cie­dad en su con­jun­to. Las del per­so­nal sa­ni­ta­rio que tra­ba­ja ca­da día con la in­cóg­ni­ta, con el no sa­ber, con las va­ria­bles y los tra­ta­mien­tos y las do­sis. Pe­ro que tam­bién lu­chan con la me­jor alia­da: la es­pe­ran­za. Pe­ro es­te ar­tícu­lo va, so­bre to­do, de opor­tu­ni­da­des. De nue­vas opor­tu­ni­da­des.

En­sa­yos clí­ni­cos en Fa­se 1

Es­tos días de pan­de­mia, to­dos es­ta­mos pen­dien­tes de las di­fe­ren­tes fa­ses de las va­cu­nas ex­pe­ri­men­ta­les a la es­pe­ra de una cu­ra que nos de­vuel­va a nues­tra an­ti­gua nor­ma­li­dad. ¿Pe­ro qué son real­men­te los en­sa­yos clí­ni­cos?

“Los en­sa­yos clí­ni­cos son in­ves­ti­ga­cio­nes sa­ni­ta­rias que se rea­li­zan con pa­cien­tes pa­ra co­no­cer di­ver­sos as­pec­tos de una en­fer­me­dad y eva­luar la efi­ca­cia de me­di­ca­men­tos ex­pe­ri­men­ta­les en com­pa­ra­ción con los que ya se co­mer­cia­li­zan”, ex­pli­ca Des­am­pa­ra­dos Ro­da, una de las doc­to­ras res­pon­sa­bles de la Uni­dad de En­sa­yos Clí­ni­cos Fa­se I On­co­ló­gi­cos del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Sa­ni­ta­ria INCLIVA del Hos­pi­tal Clí­ni­co de Va­len­cia. Su com­pa­ñe­ra, Va­len­ti­na Gam­bar­de­lla, aña­de que “los en­sa­yos son esen­cia­les pa­ra me­jo­rar los tra­ta­mien­tos de di­ver­sas pa­to­lo­gías me­dian­te el uso de fár­ma­cos que me­jo­ren los be­ne­fi­cios y re­duz­can los efec­tos ad­ver­sos, en las do­sis ade­cua­das, te­nien­do en cuen­ta que la ten­den­cia es a ir siem­pre ha­cia una me­di­ci­na de pre­ci­sión, per­so­na­li­za­da, que me­jo­re las ta­sas de su­per­vi­ven­cia y ga­ran­ti­ce la má­xi­ma ca­li­dad de vi­da”.

Pe­ro cuan­do ha­bla­mos de me­di­ci­na per­so­na­li­za­da, es de­cir, de in­di­vi­dua­li­zar los tra­ta­mien­tos, no nos re­fe­ri­mos a me­di­ca­men­tos des­ti­na­dos a una úni­ca per­so­na, sino que ayu­den a me­jo­rar un ti­po con­cre­to de en­fer­me­dad. “A ve­ces en­con­tra­mos per­fi­les es­pe­cí­fi­cos den­tro de ca­da en­fer­me­dad, un per­fil com­par­ti­do por va­rios pa­cien­tes, y crea­mos un nue­vo gru­po de es­tu­dio con el que pro­bar el tra­ta­mien­to ex­pe­ri­men­tal. Se de­no­mi­na tra­ta­mien­to dia­na por­que te­ne­mos muy cla­ro el ob­je­ti­vo”, cuen­ta Ro­da.

Los en­sa­yos clí­ni­cos se rea­li­zan en se­res hu­ma­nos des­pués de que, pre­via­men­te, se ha­ya pro­ba­do el fár­ma­co en la­bo­ra­to­rio y con ani­ma­les. Pe­ro en­con­trar pa­cien­tes, a me­nu­do, no es ta­rea fá­cil ya que, al ser tra­ta­mien­tos tan es­pe­cí­fi­cos, los ca­sos pue­den es­tar muy re­par­ti­dos y un mis­mo gru­po de es­tu­dio pue­de es­tar di­vi­di­do en va­rios hos­pi­ta­les a lo lar­go del mun­do. “Ade­más, ne­ce­si­ta­mos pa­cien­tes sa­nos, es de­cir, que, apar­te del cán­cer, no ten­gan otras pa­to­lo­gías que pue­dan in­ter­fe­rir en los re­sul­ta­dos”.

El la­do hu­mano de­trás de los da­tos

Inma Blas­co, En­fer­me­ra Coor­di­na­do­ra de En­sa­yos Clí­ni­cos de INCLIVA co­men­ta que “pa­ra los pa­cien­tes com­por­ta un es­fuer­zo ve­nir, por­que hay más vi­si­tas y con­tro­les, pe­ro vie­nen ilu­sio­na­dos por­que lo ven co­mo una nue­va opor­tu­ni­dad de cu­rar­se o de au­men­tar su ca­li­dad de vi­da. La ven­ta­ja, tam­bién, es que al ser un hos­pi­tal de día/uni­dad pe­que­ño nos per­mi­te te­ner una re­la­ción di­rec­ta con los pa­cien­tes y co­no­cer­los”.

O, en pa­la­bras de Mari Car­men Iz­nar­do: “el tra­to es ex­ce­len­te, tan­to mé­di­co co­mo hu­mano. El tra­ba­jo que ha­cen, el ca­ri­ño con el que te tra­tan. Ves que su­fren con­ti­go y tam­bién se ale­gran por ti; te ani­man cuan­do des­fa­lle­ces… Yo no co­no­cía INCLIVA, pe­ro aho­ra sé que no po­dría ha­ber ido a un si­tio me­jor”.

Hay va­rias ma­ne­ras de tes­tar los me­di­ca­men­tos: em­pe­zan­do por pe­que­ñas do­sis e in­cre­men­tar­las pro­gre­si­va­men­te u otros que vie­nen con la do­sis mar­ca­da pe­ro que se prue­ban con otras dia­nas. ”Nos reuni­mos re­gu­lar­men­te con to­dos los cen­tros que es­tán rea­li­zan­do las prue­bas pa­ra ana­li­zar los re­sul­ta­dos y con­ve­nir los pa­sos a se­guir”, di­ce Ro­da.

Sea co­mo fue­re, el ob­je­ti­vo es el mis­mo: en­con­trar nue­vas cu­ras pa­ra el cán­cer. Pe­ro de los pri­me­ros test has­ta, si fun­cio­na y es apro­ba­do por las dis­tin­tas au­to­ri­da­des, su co­mer­cia­li­za­ción, pue­den pa­sar has­ta 10 años. “An­tes íba­mos más a cie­gas. Aho­ra, co­mo va­mos a por un per­fil mo­le­cu­lar y bio­ló­gi­co muy con­cre­to, hay una ma­yor pro­ba­bi­li­dad de éxi­to y es más rá­pi­do”, co­men­ta Gam­bar­de­lla.

En los 15 años de vi­da de la Uni­dad de En­sa­yos Clí­ni­cos Fa­se I On­co­ló­gi­cos del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Sa­ni­ta­ria INCLIVA del Hos­pi­tal Clí­ni­co de Va­len­cia, el equi­po ya ha tes­ta­do va­rios nue­vos me­di­ca­men­tos que han ter­mi­na­do en el mer­ca­do y que han ayu­da­do a mu­chas per­so­nas a me­jo­rar sus vi­das. Ac­tual­men­te, es­tán lle­van­do a ca­bo al­re­de­dor de 35 en­sa­yos, al­gu­nos de ellos muy pro­me­te­do­res.

 ??  ?? Inma Blas­co, Va­len­ti­na Gam­bar­de­lla y Des­am­pa­ra­dos Ro­da
Inma Blas­co, Va­len­ti­na Gam­bar­de­lla y Des­am­pa­ra­dos Ro­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain