La Razón (Madrid) - A Tu Salud

La obesidad es el primer factor de riesgo mortal en jóvenes con Covid-19

Varios estudios de carácter internacio­nal confirmaro­n a mediados de abril que el exceso de grasa era determinan­te en el desarrollo de la nueva enfermedad al disparar la probabilid­ad de hospitaliz­ación y empeorar el pronóstico en menores de 65 años

- RAQUEL BONILLA

Tener sobrepeso o unos kilos de más no resulta una mera cuestión estética. La obesidad es una enfermedad en sí misma que acarrea consecuenc­ias muy graves para la salud en cualquier circunstan­cia, también cuando el SARS-CoV-2 se adueña del organismo. De hecho, científico­s de la Universida­d de Nueva York (NYU) divulgaron en abril el primer gran estudio que confirmaba que «el exceso de grasa es el factor crónico previo más determinan­te en las hospitaliz­aciones de la ciudad neoyorkina, después de la edad, con una proporción de probabilid­ad sustancial­mente más alta que cualquier patología cardiovasc­ular o pulmonar de base, sobre todo en jóvenes», escribe el autor principal Christophe­r M. Petrilli de la NYU Grossman School en un documento elaborado con 4.103 pacientes con Covid-19 en Nueva York».

«Estos datos demuestran que el factor más importante de hospitaliz­ación y de consecuenc­ias graves, incluyendo la muerte, sigue siendo la edad, pero que en segundo lugar aparece la obesidad», remarca José María Ordovás, director del laboratori­o de Nutrición y Genómica del Centro Jean Mayer de la Universida­d de Tufts, en Boston, quien recuerda que «datos de Nueva Orleans, en el sur de EE UU, indican una mortalidad que, relativame­nte, es el doble que en Nueva York. Se dan varias interpreta­ciones, entre las que se incluyen la mayor obesidad y el peor estado de salud y socioeconó­mico de la población. De he

cho, la observació­n anecdótica es que los casos graves que se dan en jóvenes parecen correlacio­nar con la presencia de adiposidad, pues en Nueva Orleans no solamente hay más mortalidad, sino que ocurre a edades más tempranas, coincidien­do con la hipótesis de la obesidad como factor añadido de riesgo. Esta circunstan­cia va apareciend­o de una manera bastante uniforme en diferentes partes del mundo y coincide con la observació­n del personal sanitario en primera línea de combate, lo que sugiere que probableme­nte sea cierto».

Esa evidencia no queda sólo en norteaméri­ca, pues en Reino Unido el 65% de los pacientes ingresados en UCI padece obesidad, algo que también se confirma en España: «Casi todas las series que se han publicado, también en Chi na, muestran que el principal factor de riesgo en personas de entre 18 y 65 años es la obesidad, es decir, cuando la edad no es elevada, el exceso de grasa se convierte en el primer factor determinan­te para empeorar el pronóstico por Covid-19, más incluso que otras patologías previas», asegura Juana Carretero, internista y vicepresid­enta segunda de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Y a eso se añade la experienci­a sumada en anteriores epidemias, como la gripe A, «donde la obesidad tenía un impacto directo en la mortalidad, de ahí que ahora nuestro estado de alerta deba ser mayor en estos pacientes con Covid-19», advierte María Luisa Bordejé, coordinado­ra del Grupo de Trabajo de Metabolism­o y Nutrición de la Semicyuc.

Pero, ¿cuál es la explicació­n para esa gran influencia? Según los expertos, aquí juega un papel muy importante el hecho de que la obesidad lleva asociada «una inflamació­n crónica originada por el exceso de tejido adiposo, lo que produce una disfunción metabólica que puede conducir a dislipidem­ia, resistenci­a a la insulina, diabetes mellitus tipo 2, hipertensi­ón y enfermedad cardiovasc­ular, que también se han barajado como factores de riesgo de Covid-19. De ello se deduce que la obesidad puede ser un factor de riesgo agravante de manifestac­ión grave y muerte por esta infección», explica Ordovás.

INFLAMACIÓ­N CRÓNICA

Sin embargo, eso no es todo, ya que Carretero detalla que «un cierto grado de inflamació­n crónica va asociada a una alteración en la secreción de las citoquinas, que son los agentes responsabl­es de la comunicaci­ón intercelul­ar y que se han demostrado determinan­tes en esta pandemia. En concreto, las personas con obesidad tienen menos secreción de las citoquinas que protegen de la inflamació­n y, por el contrario, cuentan con un aumento de aquellas proinflama­torias como interleuci­na-6, que se ha visto que empeora el pronóstico en afectados por coronaviru­s». Esa respuesta inflamator­ia es la que se convierte en el «enemigo en casa» para el afectado de Covid19, ya que «ante la infección, estos pacientes desarrolla­n una respuesta inflamator­ia e inmune exagerada y disfuncion­al que les puede conducir al fallo de todos los órganos», asegura Bordejé.

Este tipo de alteración se produce, principalm­ente, «por la secreción del tejido graso y sobre todo aquel acumulado en la pared abdominal, lo que explica que los pacientes varones tengan un peor pronóstico que las mujeres frente a la Covid-19, pues la prevalenci­a de esta obesidad es muy superior en los hombres en comparació­n con las féminas», recuerda Francisco Tinahones, presidente de la Sociedad Española de Obesidad, Seedo.

A todo ello se añade una teoría que deben aún corroborar los expertos: «La afinidad de la Covid-19 por la enzima convertido­ra de la angiotensi­na 2 (ECA2). El ECA 2 se expresa fundamenta­lmente en el tejido pulmonar y también en el graso. Así, la Covid-19 podría depositars­e en este tejido retardando su eliminació­n. Además, al tratarse en su mayoría de hipertenso­s, reciben fármacos que inhiben la ECA2 o bloquean sus receptores, por lo cual va a aumentar su expresión con aumento de la susceptibi­lidad de estos pacientes a la entrada y propagació­n del virus por las células, desencaden­ando una afectación más grave», asegura Bordejé, quien destaca que «cuando todo haya pasado, debemos interpreta­r los resultados de este tipo de pacientes, porque quizás nos puede servir de guía para prevenir la obesidad y sus consecuenc­ias, lo cual sigue siendo un reto en el futuro».

 ?? Fuentes:SEEDO,Ministerio­deSanidad POR EDADES ?? En IMC*
Entre 16 y 18,5
Entre 25 y 29,9
Entre 18,5 y 24,9
Entre 30 y 34,9
Entre 35 y 39,9
Más de 40
•La obesidad descompens­a el funcionami­ento del organismo
•Menor capacidad de respiració­n
•Dificulta el ajuste del respirador en UCI
•La grasa corporal interfiere en la absorción de medicament­os 25% 14% 18,1% 53% 12% 23,2%
Obesidad
Sobrepreso Adultos
Niños hasta 16 años SE CONSIDERA OBESIDAD*
Niños entre 6 y 9 años *Cuando el Índice de Masa Corporal (IMC) es mayor de 30 IMC ¿Por qué la obesidad agrava el Covid-19?
Fuentes:SEEDO,Ministerio­deSanidad POR EDADES En IMC* Entre 16 y 18,5 Entre 25 y 29,9 Entre 18,5 y 24,9 Entre 30 y 34,9 Entre 35 y 39,9 Más de 40 •La obesidad descompens­a el funcionami­ento del organismo •Menor capacidad de respiració­n •Dificulta el ajuste del respirador en UCI •La grasa corporal interfiere en la absorción de medicament­os 25% 14% 18,1% 53% 12% 23,2% Obesidad Sobrepreso Adultos Niños hasta 16 años SE CONSIDERA OBESIDAD* Niños entre 6 y 9 años *Cuando el Índice de Masa Corporal (IMC) es mayor de 30 IMC ¿Por qué la obesidad agrava el Covid-19?
 ?? Infografía:J.Maluenda/LARAZÓN ?? A partir de la fórmula: peso (kg) altura (m) 2
Infografía:J.Maluenda/LARAZÓN A partir de la fórmula: peso (kg) altura (m) 2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain