La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Efec­to do­mi­nó de las tres nue­vas ce­pas: más con­ta­gios, más ca­sos gra­ves y más muer­tes

Pe­se a que Si­món di­jo que la va­rian­te bri­tá­ni­ca se­rá mar­gi­nal, los ex­per­tos nie­gan que es­to se pue­da sa­ber por­que se des­co­no­ce có­mo era de fre­cuen­te en Na­vi­dad

- JO­SÉ MA­RÍA FER­NÁN­DEZ-RÚA BE­LÉN TO­BA­LI­NA MA­DRID Health · Science · United Kingdom · South Africa · Brazil · Brazil national football team · Japan · Spain · Barcelona · Europe · Belgium · Cyprus · Denmark · Finland · France · Germany · Germany national football team · Greece · Iceland · Ireland · Italy · Liechtenstein · Netherlands · Holland · Norway · Portugal · Sweden · England · Madrid · Spanish National Research Council · Sao Paulo · Vereenidge Oost-Indische Compagnie · World Health Organization · Tedros Adhanom Ghebreyesus · Santiago Ramón y Cajal · CEU San Pablo University

ALI­MEN­TOS FREN­TE AL CO­RO­NA­VI­RUS

UnaU­na se­rie de com­pues­tos quí­mi­cos que, de for­man na­tu­ral, es­tán pre­sen­tes en de­ter­mi­na­dos ali­men­tos y be­bi­das tie­nen la ca­pa­ci­dad de blo­quear una de las en­zi­mas cla­ves, la pro­tea­sa, del SARS-CoV-2 que cau­sa Co­vid-19. Así lo ase­gu­ran en «Fron­tiers in Plant Scien­ce» un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad es­ta­tal de Ca­ro­li­na del Nor­te (EE UU). Las pro­tea­sas son im­por­tan­tes pa­ra la sa­lud y la via­bi­li­dad de las cé­lu­las y los vi­rus, re­cuer­da el pro­fe­sor De-Yu Xie, ex­per­to en Bio­lo­gía ve­ge­tal y mi­cro­bia­na y au­tor prin­ci­pal de es­te tra­ba­jo. Si se in­hi­ben las pro­tea­sas –ase­gu­ra– las cé­lu­las no pue­den rea­li­zar mu­chas fun­cio­nes im­por­tan­tes co­mo, por ejem­plo, re­pli­car­se. Es­tos cien­tí­fi­cos lle­va­ron a ca­bo si­mu­la­cio­nes por or­de­na­dor que de­mues­tran có­mo la lla­ma­da pro­tea­sa prin­ci­pal («Mpro») en el SARS-CoV-2 reac­cio­na­ba cuan­do se en­fren­ta­ba a va­rios com­pues­tos quí­mi­cos ve­ge­ta­les di­fe­ren­tes, co­no­ci­dos por sus po­ten­tes pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias y an­ti­oxi­dan­tes. Es­tas si­mu­la­cio­nes in­for­má­ti­cas de­mos­tra­ron que los com­pues­tos quí­mi­cos es­tu­dia­dos del té ver­de, dos va­rie­da­des de uvas Mus­ca­di­ne, el ca­cao en pol­vo y el cho­co­la­te ne­gro pu­die­ron unir­se a di­fe­ren­tes porciones de «Mpro». «Es ne­ce­sa­rio es­ta en­zi­ma pa­ra que el nue­vo co­ro­na­vi­rus se re­pli­que y en­sam­ble. Si in­hi­bi­mos o des­ac­ti­va­mos esa en­zi­ma, el vi­rus mo­ri­rá», afir­ma el pro­fe­sor Xie.

El té ver­de tie­ne cin­co com­pues­tos quí­mi­cos pro­ba­dos que se unen a di­fe­ren­tes si­tios en la en­zi­ma «Mpro», se­gún es­te in­ves­ti­ga­dor que, a ren­glón se­gui­do, sub­ra­ya que las uvas Mus­ca­di­ne (vi­tis ro­tun­di­fo­lia) con­tie­nen es­tos in­hi­bi­do­res quí­mi­cos en sus pie­les y se­mi­llas. «Las plan­tas usan es­tos com­pues­tos pa­ra pro­te­ger­se», ma­ti­za el pro­fe­sor Xie.

Tres nue­vas ce­pas del SARS-CoV2 es­tán po­nien­do en ja­que los es­fuer­zos en la lu­cha con­tra la Co­vid-19 y lle­van­do al límite los ya de por sí sa­tu­ra­dos sis­te­mas de sa­lud. A la va­rian­te de Reino Uni­do y de Su­dá­fri­ca hay que su­mar aho­ra una nue­va ce­pa de Bra­sil de­tec­ta­da en Ja­pón. Los vi­rus cam­bian cons­tan­te­men­te a tra­vés de la mu­ta­ción, por lo que la apa­ri­ción de nue­vas va­rian­tes es un he­cho es­pe­ra­do y el SARS-CoV-2 no es una ex­cep­ción. Si bien la ma­yo­ría de las mu­ta­cio­nes emer­gen­tes no ten­drá un im­pac­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en la pro­pa­ga­ción del vi­rus, al­gu­nas mu­ta­cio­nes pue­den pro­por­cio­nar al vi­rus una ven­ta­ja se­lec­ti­va, co­mo una ma­yor trans­mi­si­bi­li­dad. Y es pre­ci­sa­men­te lo que su­ce­de con las tres nue­vas ce­pas, pro­pi­cian­do un alar­man­te efec­to do­mi­nó: más con­ta­gios, más muer­tes. Res­pec­to a la va­rian­te bri­tá­ni­ca, ya hay al me­nos 70 ca­sos iden­ti­fi­ca­dos en Es­pa­ña. «To­das es­tas ce­pas es­tán pen­dien­tes de ser es­tu­dia­das. De mo­men­to, la gra­ve­dad es más o me­nos igual. Pe­ro tie­nen ma­yor trans­mi­si­bi­li­dad. Y co­mo en una ca­rre­ra, las más rá­pi­das sue­len ga­nar. Ha­brá que es­pe­rar pa­ra ver a qué ate­ner­nos. Pe­ro la si­tua­ción irá a peor, ha­brá más con­ta­gios y a más ca­sos, más cua­dros gra­ves y más muer­tes. No te­ne­mos tan­ta in­for­ma­ción co­mo los in­gle­ses o da­ne­ses que iden­ti­fi­can ce­pas con más rá­pi­do que no­so­tros, pe­ro pue­de ser que es­tén ex­ten­di­das en to­do el mun­do», ex­pli­ca An­to­ni Tri­lla, je­fe de Me­di­ci­na Pre­ven­ti­va del Hos­pi­tal Clí­nic de Bar­ce­lo­na.

Al­go de lo que ya aler­tó an­tes de na­vi­da­des el Cen­tro Eu­ro­peo pa­ra el Con­trol de En­fer­me­da­des (ECDC por sus si­glas en in­glés): «Aun­que no hay in­for­ma­ción de que las in­fec­cio­nes por es­tas ce­pas sean más gra­ves, de­bi­do al au­men­to de la trans­mi­si­bi­li­dad, el im­pac­to de la en­fer­me­dad Co­vid-19 en tér­mi­nos de hos­pi­ta­li­za­cio­nes y muer­tes se eva­lúa co­mo al­to», y aña­de: la pro­ba­bi­li­dad de que se in­tro­duz­can y se pro­pa­guen la ce­pa bri­tá­ni­ca y la de Su­dá­fri­ca «es ac­tual­men­te al­ta».

Y mien­tras cre­ce el te­mor a la ex­ten­sión de la ce­pa por Eu­ro­pa –con fe­cha 4 de enero ya eran 16 los paí­ses que ha­bían in­for­ma­do de la nue­va va­rian­te bri­tá­ni­ca: Bél­gi­ca, Chi­pre, Di­na­mar­ca, Fin­lan­dia, Fran­cia, Ale­ma­nia, Gre­cia, Is­lan­dia, Ir­lan­da, Ita­lia, Liech­tens­tein, Ho­lan­da, No­rue­ga, Por­tu­gal, Es­pa­ña y Sue­cia–, Fernando Si­món, di­rec­tor del Cen­tro de Coor­di­na­ción de Aler­tas y Emer­gen­cias Sa­ni­ta­rias, qui­ta hie­rro al asun­to al ase­gu­rar que «la va­rian­te bri­tá­ni­ca va a ser mar­gi­nal».

Un ex­tre­mo di­fí­cil de va­ti­ci­nar cuan­do a día de hoy se des­co­no­ce có­mo de fre­cuen­te era en na­vi­da­des. Exis­te la po­si­bi­li­dad de que la ce­pa des­cu­bier­ta en In­gla­te­rra pue­da ser la do­mi­nan­te en al­gu­nas zo­nas de Es­pa­ña en­tre fi­na­les de fe­bre­ro y prin­ci­pios de abril si se cum­ple el mis­mo pa­trón que allí, don­de, aun­que se no­ti­fi­ca­ron los pri­me­ros ca­sos a prin­ci­pios de di­ciem­bre, los ini­cia­les se iden­ti­fi­ca­ron re­tros­pec­ti­va­men­te co­mo sur­gi­dos a fi­na­les de sep­tiem­bre. Pues bien, en Es­pa­ña los pri­me­ros ca­sos se de­tec­ta­ron el 26 de di­ciem­bre en la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, no obs­tan­te, Si­món ex­pli­có que pre­vi­si­ble­men­te los pri­me­ros ca­sos en Es­pa­ña pu­die­ron ser «a prin­ci­pios de oc­tu­bre o no­viem­bre». En to­do ca­so se tra­ta de una hi­pó­te­sis, ya que, se­gún los ex­per­tos, aún hay que es­pe­rar: «Po­dría con­ver­tir­se en la do­mi­nan­te o qui­zá no. Aún no es­tá cla­ro có­mo de fre­cuen­te era en na­vi­da­des. No­so­tros de los 662 ca­sos que he­mos se­cuen­cia­do des­de oc­tu­bre, cua­tro eran de la va­rian­te bri­tá­ni­ca y por­que sa­bía­mos qué bus­cá­ba­mos. En el Ra­món y Cajal de 700, ca­si el 1%, aun­que que­da por con­fir­mar­lo. En to­do ca­so, no se des­car­ta que pue­da con­ver­tir­se en la va­rian­te ge­né­ti­ca do­mi­nan­te en al­gu­nas zo­nas del país si se re­la­jan las me­di­das de mas­ca­ri­lla y dis­tan­cia­mien­to so­cial, po­dría su­ce­der pe­ro igual no», afir­ma Iña­ki Co­mas, cien­tí­fi­co del Ins­ti­tu­to de Bio­me­di­ci­na de Va­len­cia (IBV-CSIC).

Opinión que com­par­te Es­ta­nis­lao Nis­tal, vi­ró­lo­go y pro­fe­sor de Mi­cro­bio­lo­gía de la Uni­ver­si­dad CEU San Pa­blo: «No se pue­de sa­ber si va a ser mar­gi­nal o no. Pe­ro pa­ra es­ta ter­ce­ra ola se­rá di­fí­cil que sea do­mi­nan­te por­que las que hay aho­ra en Es­pa­ña son pre­do­mi­nan­tes».

PE­RO, ¿ EN QUÉ SE DI­FE­REN­CIAN?

La va­rian­te bri­tá­ni­ca, de­no­mi­na­da VOC 202012/01, es has­ta un 70% más in­fec­cio­sa que otras ce­pas pre­vias (otros ex­per­tos di­cen que en­tre un 50 y un 70% y otros que se ne­ce­si­tan más es­tu­dios), se­gún la Fun­da­ción de Apo­yo a la In­ves­ti­ga­ción en el Es­ta­do de Sao Pau­lo, de­bi­do a que la pro­teí­na «spi­ke» de es­ta ce­pa tie­ne una ma­yor fuer­za de in­ter­ac­ción mo­le­cu­lar con el re­cep­tor ACE2, pre­sen­te en la su­per­fi­cie de las cé­lu­las hu­ma­nas y con el que el SARS-CoV-2 se co­nec­ta pa­ra dar ini­cio a la in­fec­ción. El au­men­to en la fuer­za de in­ter­ac­ción mo­le­cu­lar del nue­vo li­na­je es cau­sa­do por una mu­ta­ción ya iden­ti­fi­ca­da en el re­si­duo de ami­noá­ci­do 501 de la pro­teí­na spi­ke del SARS-CoV-2 lla­ma­da N501Y, que dio ori­gen a la nue­va va­rian­te del vi­rus. Di­cho de otro mo­do, les es más fá­cil «pe­gar­se» al re­cep­tor

ACE2 de las cé­lu­las hu­ma­nas y pe­ne­trar en ellas. De ahí su ele­va­da trans­mi­si­bi­li­dad.

Es­ta va­rian­te ha ex­pe­ri­men­ta­do ya al me­nos 14 mu­ta­cio­nes, se­gún es­ta fun­da­ción. «Nue­ve de ellas en la pro­teí­na spi­ke», es de­cir, en la que in­ter­vie­ne en la en­tra­da del vi­rus en las cé­lu­las hu­ma­nas, ex­pli­ca Co­mas. «En el ca­so de la bra­si­le­ña 12 en es­ta pro­teí­na y ocho en la va­rian­te ge­né­ti­ca sud­afri­ca­na», aña­de.

Aún no se sa­be cuál de las tres se con­ta­gia más rá­pi­do, ya que aún fal­tan más es­tu­dios, pe­ro tie­nen ma­yor trans­mi­si­bi­li­dad que el res­to de ce­pas. En el ca­so de la sud­afri­ca­na y la bra­si­le­ña preo­cu­pa una de sus mu­ta­cio­nes, la lla­ma­da

E484K (no es­tá en la bri­tá­ni­ca), «que po­dría ha­cer más di­fí­cil la neu­tra­li­za­ción de an­ti­cuer­pos», ex­pli­ca Co­mas. Es de­cir, po­drían ser más re­sis­ten­tes a los an­ti­cuer­pos. Pe­ro, ¿po­dría afec­tar a la efec­ti­vi­dad de las va­cu­nas y que de­ja­ran de ser­vir? «No, son po­cas mu­ta­cio­nes pa­ra que es­to su­ce­da, con una res­pues­ta in­mu­ne fuer­te pue­des com­ba­tir­la. Es co­mo si le doy un li­bro a diez per­so­nas pa­ra que lo trans­cri­ban, co­me­te­rán fal­tas or­to­grá­fi­cas pe­ro po­drás leer el li­bro. Aquí su­ce­de lo mis­mo. Eso sí, no se pue­de des­car­tar que es­to su­ce­da con al­gu­na va­rian­te fu­tu­ra en uno o cin­co años, pe­ro con las que te­ne­mos hoy, que ya es bas­tan­te, no», pre­ci­sa Co­mas.

COM­BA­TIR FU­TU­RAS VA­RIAN­TES

«Las mu­ta­cio­nes –pro­si­gue– no es­ca­pan de la in­mu­ni­dad de la va­cu­na, pue­de ser que le su­ce­da a una per­so­na por eso es im­por­tan­te en el fu­tu­ro se­guir es­tu­dian­do las va­rian­tes de es­ca­pe por­que si ves que una ba­ja el po­der de la va­cu­na» se ten­dría que ana­li­zar si hay que cam­biar. «Por eso es im­por­tan­te desa­rro­llar otras va­cu­nas, es el mo­do de ac­ción pa­ra com­ba­tir fu­tu­ras va­rian­tes. Las de aho­ra es­tán cen­tra­das en la pro­teí­na spi­ke, pe­ro las de mRNA se po­drían ac­tua­li­zar de for­ma re­la­ti­va­men­te fá­cil a las mu­ta­cio­nes que ven­gan», ase­gu­ra Co­mas. Y es que es­tas va­rian­tes no se­rán las úl­ti­mas. «Es­te vi­rus acu­mu­la dos mu­ta­cio­nes de me­dia al mes, y las de es­tas tres va­rian­tes es al­go inusual, pe­ro van a se­guir apa­re­cien­do nue­vas». ¿La so­lu­ción? Se­gún ex­pli­có es­ta se­ma­na el di­rec­tor ge­ne­ral de la OMS, Te­dros Ad­ha­nom Ghe­bre­ye­sus, evi­tar el con­ta­gio del co­ro­na­vi­rus, ya que li­mi­ta la po­si­bi­li­dad de que apa­rez­can «ce­pas más pe­li­gro­sas» del SARS-CoV-2.

 ?? NIAID ??
NIAID
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain