La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Ca­fé, un aliado fren­te al cán­cer de prós­ta­ta

Nue­vas evi­den­cias cien­tí­fi­cas con­fir­man que por ca­da ta­za se re­du­ce un 1% el ries­go del tu­mor más pre­va­len­te en va­ro­nes

- RA­QUEL BO­NI­LLA

To­mar ca­fé va más allá de in­ge­rir una sim­ple be­bi­da, pues tie­ne un com­po­nen­te psi­co­ló­gi­co y so­cial di­fí­cil de pa­sar por al­to. Y aun­que sue­le es­tar ro­dea­do ba­jo el ha­lo de la sos­pe­cha, lo cier­to es que la evi­den­cia cien­tí­fi­ca ca­da vez es más con­tun­den­te acer­ca de los be­ne­fi­cios po­si­ti­vos que apor­ta el con­su­mo mo­de­ra­do de ca­feí­na so­bre la sa­lud. De he­cho, be­ber va­rias ta­zas de ca­fé to­dos los días pue­de es­tar re­la­cio­na­do con un me­nor ries­go de desa­rro­llar cán­cer de prós­ta­ta, tal y co­mo su­gie­re un aná­li­sis de da­tos com­bi­na­dos de la evi­den­cia dis­po­ni­ble, pu­bli­ca­do es­ta mis­ma se­ma­na en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca «Bri­tish Me­di­cal Jour­nal Open».

En concreto, se­gún ad­vier­te es­ta nue­va in­ves­ti­ga­ción, ca­da ta­za dia­ria adi­cio­nal de ca­fé se aso­ció con una re­duc­ción en el ries­go re­la­ti­vo de cán­cer de prós­ta­ta de ca­si el 1%, y lo cier­to es que no se tra­ta del úni­co tu­mor que po­dría sa­lir be­ne­fi­cia­do de una in­ges­ta mo­de­ra­da de ca­feí­na, ya que su con­su­mo se ha re­la­cio­na­do con un me­nor ries­go de cán­cer de hí­ga­do, in­tes­tino y ma­ma, «pe­ro lo cier­to es que has­ta el mo­men­to no hay evi­den­cia con­clu­yen­te de su pa­pel pro­tec­tor, ya que en esos es­tu­dios in­ter­vie­nen mu­chos fac­to­res co­mo la edad, el sexo, la exis­ten­cia de obe­si­dad... To­do su­ma y la in­ges­ta re­gu­lar de ca­feí­na es un fac­tor más», ad­vier­te Francisco Bo­te­lla, coordinado­r del Área de Nu­tri­ción de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción (SEEN).

En es­te sen­ti­do, en la ac­tua­li­dad exis­ten di­fe­ren­tes es­tu­dios que

ana­li­zan la re­la­ción en­tre el con­su­mo de ca­fé y el ries­go de dis­tin­tos ti­pos de cán­cer. «Se sa­be que los com­po­nen­tes de la ca­feí­na son diversos y tie­nen una gran va­ria­bi­li­dad de­pen­dien­do del ti­po de ca­fé, del tos­ta­do, del mé­to­do de pre­pa­ra­ción. Al­gu­nos com­po­nen­tes co­mo po­li­fe­no­les o el áci­do clo­ro­gé­ni­co, en­tre otros, tie­nen pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias, que son as­pec­tos que pue­den pre­ve­nir la apa­ri­ción de tu­mo­res. En al­gu­nos ca­sos se ha des­cri­to ac­ti­vi­dad an­ti­tu­mo­ral y an­ti­me­tas­tá­si­ca, por ello re­sul­ta po­si­ble que es­tén re­la­cio­na­dos con esa me­nor in­ci­den­cia. No obs­tan­te, to­da­vía no es­tán cla­ros los me­ca­nis­mos que ex­pli­ca­rían es­tas re­la­cio­nes de for­ma feha­cien­te», ase­gu­ra Al­ba San­ta­lies­tra, pre­si­den­ta del Co­le­gio Pro­fe­sio­nal de Die­tis­ta­sNu­tri­cio­nis­tas de Ara­gón.

TAM­BIÉN DE MA­MA

En es­ta mis­ma lí­nea, un re­cien­te es­tu­dio di­ri­gi­do por Es­te­fa­nía To­le­do, in­ves­ti­ga­do­ra del CI­BER de Obe­si­dad y Nu­tri­ción en la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra, y pu­bli­ca­do en la re­vis­ta cien­tí­fi­ca «Eu­ro­pean Jour­nal of Nu­tri­tion» ha en­con­tra­do que el con­su­mo de ca­fé se po­dría aso­ciar a un me­nor ries­go de desa­rro­llar cán­cer de ma­ma a lar­go pla­zo tras la me­no­pau­sia. Los da­tos apun­tan a que, tal y co­mo ocu­rre con el car­ci­no­ma de prós­ta­ta, el mo­ti­vo pa­re­ce no ser la ca­feí­na (de he­cho, tam­bién tie­ne efec­to be­ne­fi­cio­so el ca­fé des­ca­fei­na­do), sino otros com­po­nen­tes mi­no­ri­ta­rios «pre­sen­tes en di­fe­ren­tes pro­por­cio­nes en fun­ción de la va­rie­dad del ca­fé y su pre­pa­ra­ción, y han de­mos­tra­do te­ner efec­tos an­ti­oxi­dan­tes, an­ti­in­fla­ma­to­rios y an­ti­tu­mo­ra­les», an­ti­tu­mo­ra­les», tal y co­mo ex­pli­ca Cris­ti­na Sán­che­zQue­sa­da, pri­me­ra au­to­ra del tra­ba­jo.

Más allá del po­si­ble «po­der» que tie­ne el ca­fé fren­te al cán­cer, lo cier­to es que tam­bién pue­de re­sul­tar be­ne­fi­cio­so an­te otro ti­po de pa­to­lo­gías. En concreto, el con­su­mo de es­ta in­fu­sión, es­pe­cial­men­te ca­fei­na­do, se re­la­cio­na con un me­nor ries­go de de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo en in­di­vi­duos con al­to ries­go car­dio­vas­cu­lar, se­gún in­di­ca un es­tu­dio del CI­BER de Fi­sio­pa­to­lo­gía de la Obe­si­dad y Nu­tri­ción y del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Sa­ni­ta­ria Pe­re Vir­gi­li. Así, los au­to­res ob­ser­va­ron que las per­so­nas que con­su­mían ca­fé te­nían un me­nor ries­go de pre­sen­tar de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo, aun­que re­sul­ta cla­ve el ti­po de be­bi­da por la que se op­ta, ya que só­lo se re­gis­tró una pro­tec­ción en con­su­mi­do­res de ca­fé con ca­feí­na.

«Una de las hi­pó­te­sis que pue­de es­tar de­trás de es­ta re­la­ción es que la ca­feí­na pue­de ac­tuar co­mo un es­ti­mu­lan­te psi­coac­ti­vo que me­jo­ra el ren­di­mien­to cog­ni­ti­vo a cor­to pla­zo, dis­mi­nu­yen el ries­go de de­te­rio­ro, la de­men­cia y el alz­héi­mer a lar­go pla­zo. No obs­tan­te, to­da­vía no se com­pren­den bien los me­ca­nis­mos que es­tán de­trás de es­tas re­la­cio­nes», ase­gu­ra San­ta­lies­tra, quien re­cuer­da que «tam­bién hay es­tu­dios en mo­de­los ani­ma­les en los que se han ob­ser­va­do que el ca­fé tie­ne al­gu­nos com­po­nen­tes bio­ac­ti­vos que ejer­cen me­ca­nis­mos pro­tec­to­res a ni­vel neu­ro­nal. Es po­si­ble que exis­tan si­ner­gias en­tre diversos com­po­nen­tes del ca­fé co­mo po­li­fe­no­les, la ca­feí­na y otros con pro­pie­da­des an­ti­in­fla­ma­to­rias que pro­te­jan de la to­xi­ci­dad de la de­ge­ne­ra­ción cog­ni­ti­va».

An­te la su­ma de es­tas evi­den­cias re­sul­ta ine­vi­ta­ble pre­gun­tar­se en qué se tra­du­ce la de­fi­ni­ción de «con­su­mo mo­de­ra­do» que se­ría ne­ce­sa­rio pa­ra lo­grar esas bon­da­des en el or­ga­nis­mo. La res­pues­ta pa­sa por «to­mar en­tre dos y cua­tro ta­zas de ca­fé al día, aun­que por su­pues­to in­flu­ye la can­ti­dad que in­clu­ya­mos en ca­da una de ellas», re­cuer­da Bo­te­lla. Por eso, De Can­gas re­co­mien­da que «la re­fe­ren­cia es­tá en­tre los 100 y los 300 mi­li­gra­mos de ca­feí­na al día. De­be­mos pro­cu­rar no su­pe­rar esa do­sis». De he­cho, tal y co­mo ad­vier­te Bo­te­lla, «no hay que ol­vi­dar que exis­ten otras al­ter­na­ti­vas co­mo el té o las be­bi­das ener­gé­ti­cas que tam­bién su­man en esa in­ges­ta de ca­feí­na, por lo que ha­bría que te­ner­lo en cuen­ta pa­ra no ex­ce­der­se».

CUÁN­DO EVI­TAR­LO

Abu­sar de la ca­feí­na pue­de re­sul­tar per­ju­di­cial, «prin­ci­pal­men­te en per­so­nas con tras­tor­nos del sue­ño o cuan­do se mez­cla con al­cohol, tal y co­mo ocu­rre con las be­bi­das ener­gé­ti­cas. Esa com­bi­na­ción es muy pe­li­gro­sa», aler­ta Bo­te­lla. Ade­más, «las per­so­nas con gas­tri­tis o pro­ble­ma si­mi­la­res de­ben de te­ner pre­cau­ción, pues­to que el áci­do clo­ro­gé­ni­co pue­de ge­ne­rar da­ño en la pa­red es­to­ma­cal si se con­su­me con el es­tó­ma­go va­cío. Y quie­nes to­man cier­tos fár­ma­cos pue­den te­ner que res­trin­gir su con­su­mo, pues se pue­den ge­ne­rar com­ple­jos in­so­lu­bles», ex­pli­ca De Can­gas, quien aña­de que, al con­tra­rio de lo que se cree, los hi­per­ten­sos no tie­nen por qué re­nun­ciar a ello, «pues es­tu­dios re­cien­tes no re­la­cio­nan su in­ges­ta con el in­cre­men­to ge­ne­ra­li­za­do en la ten­sión».

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain