La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Alz­héi­mer: ¿qué neu­ro­nas mue­ren an­tes?

Cien­tí­fi­cos iden­ti­fi­can las cé­lu­las ce­re­bra­les más vul­ne­ra­bles fren­te a es­ta en­fer­me­dad, lo que arro­ja luz pa­ra nue­vos y es­pe­ran­za­do­res tra­ta­mien­tos

- B. TO­BA­LI­NA

El alz­héi­mer pri­me­ro afec­ta las par­tes del ce­re­bro que con­tro­lan el pen­sa­mien­to, la me­mo­ria y el len­gua­je. Con el tiem­po, los sín­to­mas em­peo­ran: pue­den no re­co­no­cer a sus fa­mi­lia­res, pre­sen­tar di­fi­cul­ta­des pa­ra ha­blar, leer o es­cri­bir. Más ade­lan­te, pue­den vol­ver­se an­sio­sos o agre­si­vos. Aho­ra bien, un gran mis­te­rio en la in­ves­ti­ga­ción de es­ta en­fer­me­dad es por qué al­gu­nas cé­lu­las ce­re­bra­les sucumben a la pa­to­lo­gía años an­tes de que apa­rez­can los pri­me­ros sín­to­mas, mien­tras que otras pa­re­cen in­mu­nes a la de­ge­ne­ra­ción has­ta las eta­pas fi­na­les de la en­fer­me­dad. Con el ob­je­ti­vo de dar res­pues­ta a es­te in­te­rro­gan­te, un equi­po de bió­lo­gos mo­le­cu­la­res y neu­ro­pa­tó­lo­gos del Ins­ti­tu­to Weill de Neu­ro­cien­cias de San Francisco unie­ron fuer­zas pa­ra iden­ti­fi­car por pri­me­ra vez, se­gún pu­bli­ca la re­vis­ta «Na­tu­re Neu­ros­cien­ce», las neu­ro­nas que son las pri­me­ras víctimas de la en­fer­me­dad, acu­mu­lan­do «ovi­llos» tó­xi­cos y mu­rien­do an­tes que las cé­lu­las ve­ci­nas.

Los in­ves­ti­ga­do­res han es­tu­dia­do du­ran­te mu­cho tiem­po por qué cier­tas cé­lu­las son más pro­pen­sas a pro­du­cir los ovi­llos tó­xi­cos de la pro­teí­na co­no­ci­da co­mo «tau», cu­ya pro­pa­ga­ción a tra­vés del ce­re­bro pro­vo­ca una muer­te ce­lu­lar ge­ne­ra­li­za­da. Pe­ro has­ta aho­ra no se ha­bía ana­li­za­do si to­das las cé­lu­las son igual­men­te vul­ne­ra­bles. «La creen­cia ha si­do que una vez que es­tas pro­teí­nas ba­su­ra es­tán allí, siem­pre se ter­mi­na el ‘‘jue­go’’ pa­ra la cé­lu­la, pe­ro nues­tro la­bo­ra­to­rio ha des­cu­bier­to que ese no es el ca­so», ex­pli­có Lea Grin­berg, pro­fe­sor de la Fun­da­ción fran­ce­sa de Alz­hei­mer John Dou­glas en el Cen­tro de Me­mo­ria y En­ve­je­ci­mien­to de UCSF. «Al­gu­nas cé­lu­las ter­mi­nan con al­tos ni­ve­les de ‘‘tau’’ en­re­da­das en la pro­gre­sión de la en­fer­me­dad, pe­ro por al­gu­na ra­zón no mue­ren».

Pa­ra iden­ti­fi­car neu­ro­nas se­lec­ti­va­men­te se­lec­ti­va­men­te vul­ne­ra­bles, el equi­po es­tu­dió el te­ji­do de 10 ce­re­bros de do­nan­tes me­dian­te la se­cuen­cia­ción de ARN de nú­cleo úni­co, lo que les per­mi­tió agru­par neu­ro­nas por pa­tro­nes de ac­ti­vi­dad ge­né­ti­ca. En una re­gión del ce­re­bro lla­ma­da cor­te­za en­to­rri­nal, una de las pri­me­ras áreas ata­ca­das por el alz­héi­mer, los in­ves­ti­ga­do­res iden­ti­fi­ca­ron un sub­con­jun­to par­ti­cu­lar de neu­ro­nas que co­men­za­ron a des­apa­re­cer muy tem­prano.

En los ce­re­bros con la en­fer­me­dad más avan­za­da, ha­lla­ron un gru­po si­mi­lar que tam­bién fue el pri­me­ro en mo­rir cuan­do la de­ge­ne­ra­ción al­can­zó la cir­cun­vo­lu­ción fron­tal su­pe­rior del ce­re­bro. En am­bas re­gio­nes, es­tas cé­lu­las vul­ne­ra­bles se dis­tin­guie­ron por su ex­pre­sión de una pro­teí­na lla­ma­da RORB. Es­to per­mi­tió a los in­ves­ti­ga­do­res exa­mi­nar las neu­ro­nas que ex­pre­san RORB con más de­ta­lle en el te­ji­do ce­re­bral de 26 do­nan­tes. Es­te tra­ba­jo va­li­dó que las neu­ro­nas que ex­pre­san RORB de he­cho mue­ren tem­prano en la en­fer­me­dad y tam­bién acu­mu­lan ovi­llos tau an­tes que las neu­ro­nas ve­ci­nas que no ex­pre­san RORB.

«Es­tos ha­llaz­gos res­pal­dan la opinión de que la acu­mu­la­ción de tau es un im­pul­sor crí­ti­co de la neu­ro­de­ge­ne­ra­ción,pe­ro­tam­bién sa­be­mos por otros da­tos del la­bo­ra­to­rio de Grin­berg que no to­das las cé­lu­las que acu­mu­lan es­tos agre­ga­dos son igual­men­te sus­cep­ti­bles», afir­mó Leng, quien pla­nea con­ti­nuar es­tu­dian­do fac­to­res sub­ya­cen­tes a la vul­ne­ra­bi­li­dad se­lec­ti­va de las neu­ro­nas RORB uti­li­zan­do tec­no­lo­gía ba­sa­da en CRISPR que ha desa­rro­lla­do el la­bo­ra­to­rio Kamp­mann.

No es­tá cla­ro si RORB en sí mis­mo cau­sa la vul­ne­ra­bi­li­dad se­lec­ti­va de las cé­lu­las, aho­ra bien «nues­tro des­cu­bri­mien­to de un iden­ti­fi­ca­dor mo­le­cu­lar pa­ra es­tas cé­lu­las se­lec­ti­va­men­te vul­ne­ra­bles nos da la opor­tu­ni­dad de es­tu­diar en de­ta­lle por qué sucumben a la pa­to­lo­gía tau y qué se po­dría ha­cer pa­ra ha­cer­las más re­sis­ten­tes», di­jo Leng. «Es­te se­ría un en­fo­que to­tal­men­te nue­vo y mu­cho más es­pe­cí­fi­co pa­ra desa­rro­llar te­ra­pias pa­ra re­tra­sar o pre­ve­nir la pro­pa­ga­ción de la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer», aña­dió.

 ??  ?? Un in­ves­ti­ga­dor ana­li­za ra­dio­gra­fías de ce­re­bros con alz­héi­mer
Un in­ves­ti­ga­dor ana­li­za ra­dio­gra­fías de ce­re­bros con alz­héi­mer

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain