La Razón (Madrid) - A Tu Salud

¿Qué hay que co­mer pa­ra re­cu­pe­rar­se del co­ro­na­vi­rus?

Pro­teí­nas ve­ge­ta­les, gra­sas de ca­li­dad y fru­tos se­cos con­tra­rres­tan la pér­di­da de ma­sa mus­cu­lar y mitigan la sen­sa­ción de fa­ti­ga

- RAQUEL BO­NI­LLA MA­DRID Health · Weight · Lifestyle · Healthy Food · Lifehacks · Fruits · Healthy Living · Spain · Pope Francis · Cantabria · Una

La ter­ce­ra ola de la pan­de­mia de la Covid-19 sa­cu­de des­con­tro­la­da gran par­te del mun­do, y en Es­pa­ña no se que­da atrás. La ta­sa de con­ta­gios por SARS-CoV-2 en nues­tro país ya su­pe­ra la desor­bi­ta­da ci­fra de más de 40.000 con­ta­gia­dos al día, se­gún los datos con­fir­ma­dos por el Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad du­ran­te es­ta úl­ti­ma se­ma­na. La ma­yo­ría de esos in­fec­ta­dos pa­san la en­fer­me­dad de for­ma leve en sus ca­sas, con epi­so­dios de tos, pi­cos de fie­bre, dis­nea o di­fi­cul­tad pa­ra res­pi­rar, ma­les­tar ge­ne­ral y dolores ab­do­mi­na­les, aun­que ca­da vez hay más pa­cien­tes que ne­ce­si­tan asis­ten­cia hos­pi­ta­la­ria por la apa­ri­ción del sín­dro­me de di­fi­cul­tad res­pi­ra­to­ria agu­da, el desa­rro­llo de una neu­mo­nía bi­la­te­ral o la exis­ten­cia de una le­sión pul­mo­nar agu­da.

En am­bos ca­sos, la pre­gun­ta del mi­llón pa­ra mu­chos de es­tos pa­cien­tes es có­mo re­po­ner­se des­pués de la sa­cu­di­da del vi­rus. Y la respuesta pa­sa, en gran me­di­da, por po­ner en prác­ti­ca una co­rrec­ta ali­men­ta­ción: «La cla­ve es­tá en au­men­tar la in­ges­ta de ali­men­tos ri­cos en nu­trien­tes, aun­que eso no sig­ni­fi­ca que ten­gan que ser ca­ló­ri­cos», ase­gu­ra Fran­cis­co Bo­te­lla, miem­bro de la So­cie­dad Es­pa­ño­la de En­do­cri­no­lo­gía y Nutrición (SEEN). En este sen­ti­do, Na­re­lia Ho­yos, pre­si­den­ta del Co­le­gio Pro­fe­sio­nal de Die­tis­tas-Nu­tri­cio­nis­tas de Can­ta­bria y miem­bro del Con­se­jo Ge­ne­ral de Colegios Ofi­cia­les de Die­tis­tas-Nu­tri­cio­nis­tas (Cg­codn), re­co­mien­da po­ner en prác­ti­ca sie­te con­se­jos: «Man­te­ner una bue­na hidratació­n; to­mar al me­nos cin­co ra­cio­nes de fru­tas y ver­du­ras al día; ele­gir pro­duc­tos lác­teos pre­fe­ri­ble­men­te ba­jos en gra­sa; op­tar por ce­rea­les, pro­duc­tos in­te­gra­les y le­gum­bres se­cas; rea­li­zar un con­su­mo mo­de­ra­do de otros ali­men­tos de ori­gen ani­mal, in­cluir fru­tos se­cos, se­mi­llas y aceite de oli­va, y evi­tar el con­su­mo de azú­ca­res y ul­tra­pro­ce­sa­dos».

UN PLA­TO MÁS NU­TRI­TI­VO

Tan­to si la en­fer­me­dad se ha pa­sa­do de for­ma leve co­mo con com­pli­ca­cio­nes ma­yo­res, «hay que te­ner en cuen­ta que an­te una in­fec­ción el cuer­po reac­cio­na brus­ca­men­te y por ello gas­ta más ‘‘com­bus­ti­ble’’ del ha­bi­tual, a pe­sar de que no nos mo­va­mos prác­ti­ca­men­te de la ca­ma. Ese in­cre­men­to de exi­gen­cia que se le ha­ce al cuer­po de­be­mos com­pen­sar­lo con una die­ta ade­cua­da, ri­ca en vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les, an­ti­oxi­dan­tes... por lo que la ali­men­ta­ción se con­vier­te en una he­rra­mien­ta cla­ve pa­ra re­cu­pe­rar­se co­rrec­ta­men­te», aña­de Bo­te­lla, quien re­cuer­da que «la Covid-19 de­ja al organismo muy to­ca­do, lo que en mu­chos ca­sos se tra­du­ce en una re­cu­pe­ra­ción que pue­de re­sul­tar len­ta, de en­tre dos y tres se­ma­nas. To­do ello pro­du­ce un ago­ta­mien­to y un de­te­rio­ro fí­si­co que no hay que pa­sar por al­to, por lo que hay que prio­ri­zar la die­ta me­di­te­rrá­nea, ba­sa­da en la in­ges­ta dia­ria de pro­duc­tos fres­cos y de tem­po­ra­da, le­gum­bres y hue­vos, con pre­sen­cia de aceite de oli­va y áci­dos

gra­sos ome­ga 3 y ome­ga 6».

Es por ello que, en ca­so de ha­ber pa­de­ci­do la en­fer­me­dad, re­sul­ta esen­cial una va­lo­ra­ción co­rrec­ta y ex­haus­ti­va de la si­tua­ción nu­tri­cio­nal y un estudio del es­ta­do clí­ni­co del pa­cien­te. «Se ha­ce ne­ce­sa­rio que esa per­so­na sea va­lo­ra­da por un die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta, pa­ra así po­der es­ta­ble­cer unas re­co­men­da­cio­nes die­té­ti­co nu­tri­cio­na­les adap­ta­das a la si­tua­ción per­so­nal de ca­da in­di­vi­duo», ar­gu­men­ta Ho­yos.

ANOS­MIA, MAL COM­PA­ÑE­RO

Des­pués de un año con­vi­vien­do con la Covid-19 se ha de­mos­tra­do que la anos­mia, es de­cir, la pér­di­da de ol­fa­to, y la del gus­to, se al­zan co­mo dos de los sín­to­mas más ha­bi­tua­les en­tre las per­so­nas que su­fren la en­fer­me­dad, prin­ci­pal­men­te en aque­llas que lo ha­cen de for­ma leve, has­ta el pun­to de que el 86% de los afec­ta­dos por Covid-19 pier­de par­te o to­da su ca­pa­ci­dad de oler y de sa­bo­rear los ali­men­tos du­ran­te una me­dia de 22 días. «Este fac­tor pue­de re­sul­tar de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de la re­cu­pe­ra­ción, ya que ha­ce que los pa­cien­tes no ten­gan ape­ti­to, pues los ali­men­tos les re­sul­tan in­sí­pi­dos. Esa com­bi­na­ción es pe­li­gro­sa, por­que si se pro­lon­ga en el tiem­po pue­de pro­vo­car des­nu­tri­ción», des­ta­ca Bo­te­lla.

An­te esa si­tua­ción, Ho­yos acon­se­ja «ofre­cer ali­men­tos con una den­si­dad ener­gé­ti­ca al­ta, pa­ra que con po­ca can­ti­dad se pue­dan con­su­mir to­das las ca­lo­rías y nu­trien­tes que ne­ce­si­ta esa per­so­na. Una op­ción es frac­cio­nar más la ali­men­ta­ción: en lu­gar de tres co­mi­das prin­ci­pa­les, pue­de ser más ade­cua­do ha­cer cin­co o seis in­ges­tas dia­rias, de pe­que­ños vo­lú­me­nes con al­ta den­si­dad nu­tri­cio­nal, ade­más de ape­ti­to­sas». Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ha­ya que de­can­tar­se por pro­duc­tos hi­per­ca­ló­ri­cos.

To­do lo con­tra­rio, ya que, se­gún in­sis­te Bo­te­lla, «se tra­ta de to­mar un plá­tano o un pu­ña­do de nue­ces a me­dia tar­de, pe­ro no abrir unos snacks fri­tos por­que re­sul­te más có­mo­do. De he­cho, hay que evi­tar la in­ges­ta de ul­tra­pro­ce­sa­dos, ri­cos en azú­ca­res re­fi­na­dos, en gra­sas de ma­la ca­li­dad, con al­to con­te­ni­do en sal y en ha­ri­nas re­fi­na­das». Y si apa­re­cen pro­ble­mas di­ges­ti­vos, «la die­ta blan­da o de fá­cil di­ges­tión se­ría la re­co­men­da­da en ca­so de do­lor de es­tó­ma­go, hin­cha­zón o ga­ses», re­cuer­da Ho­yos.

A la fal­ta de ape­ti­to se aña­de, tam­bién, el can­san­cio pro­vo­ca­do por el vi­rus, un fac­tor que, su­ma­do a la cua­ren­te­na obli­ga­to­ria que con­lle­va la in­fec­ción, es un cóc­tel pe­li­gro­so, pues ha­ce que los pa­cien­tes ape­nas se mue­van du­ran­te mu­chos días, lo que de­ri­va en una pér­di­da ge­ne­ra­li­za­da de ma­sa mus­cu­lar. «Pa­ra con­tra­rres­tar­lo, re­sul­ta un error caer en la ten­ta­ción de co­mer mu­cha pro­teí­na ani­mal de for­ma in­dis­cri­mi­na­da, ya que eso no va a ga­ran­ti­zar que se re­cu­pe­re el múscu­lo y, por el con­tra­rio, pue­de pro­vo­car otros pro­ble­mas si hay pa­to­lo­gías pre­vias, pues se­gu­ra­men­te su­pon­drá un ex­ce­so inade­cua­do», advierte

Bo­te­lla.

En este sen­ti­do, Ho­yos in­sis­te en que «es im­pres­cin­di­ble la in­ter­ven­ción de un die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta que es­tu­die los cam­bios en di­cha com­po­si­ción cor­po­ral. El por­cen­ta­je de pér­di­da de pe­so pue­de pro­ce­der de una mer­ma en dis­tin­tos com­par­ti­men­tos cor­po­ra­les y no se­rá lo mis­mo que sea de ma­sa gra­sa, ma­sa mus­cu­lar o que pe­se me­nos por una pér­di­da de lí­qui­dos co­mo con­se­cuen­cia de una des­hi­dra­ta­ción». Con es­tos cri­te­rios bien ana­li­za­dos, la ex­per­ta ase­gu­ra que «en al­gu­nos ca­sos a ve­ces es ne­ce­sa­ria una su­ple­men­ta­ción nu­tri­cio­nal pa­ra com­ple­men­tar la die­ta de di­cha per­so­na y así cu­brir las ne­ce­si­da­des ener­gé­ti­cas (ca­lo­rías) y pro­tei­cas, así co­mo de mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas». Pe­ro es­to «siem­pre de­be rea­li­zar­se ba­jo su­per­vi­sión, ya que, a prio­ri, por el sim­ple he­cho de ha­ber pa­sa­do la Covid-19 no te­ne­mos por qué to­mar su­ple­men­tos ali­men­ti­cios», con­clu­ye Bo­te­lla.

RE­SUL­TA UN ERROR AU­MEN­TAR LA IN­GES­TA IN­DIS­CRI­MI­NA­DA DE PRO­TEÍ­NAS ANI­MA­LES, SE­GÚN LOS EX­PER­TOS

ES ACON­SE­JA­BLE EN­RI­QUE­CER LAS RE­CE­TAS CON CE­REA­LES IN­TE­GRA­LES Y ÁCI­DOS GRA­SOS OME­GA 3 Y 6

 ??  ??
 ?? DREAMS­TI­ME ??
DREAMS­TI­ME

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain