La Razón (Madrid) - A Tu Salud

«LA TE­RA­PIA MÁS AGRE­SI­VA QUI­TA LAS GA­NAS DE CO­MER»

- De Mar­ta Ro­bles Mª Te­re­sa Mar­tí­nez- Mo­ra­ta­lla Directora de Clí­ni­ca Mé­di­ca MªTe­re­sa Mar­tí­nez-Mo­ra­ta­lla Food · Health · Pharmaceutical Industry · Cancer · Medicine · Food Industry · Healthy Food · Industries · Health Conditions · Healthy Living

-¿Hay que va­riar la die­ta du­ran­te la qui­mio­te­ra­pia?

-La ma­yo­ría de ali­men­tos con­su­mi­dos en die­ta equi­li­bra­das no en­tor­pe­cen las es­tra­te­gias te­ra­péu­ti­cas con­tra el cán­cer; sin em­bar­go, sí de­be­mos te­ner en cuen­ta la in­ges­ta de gran­des can­ti­da­des de cier­tos ali­men­tos y de­ter­mi­na­dos ti­pos de tu­mo­res. Por ejem­plo, la so­ja no de­be con­su­mir­se en al­tas do­sis ni en for­ma de su­ple­men­tos en cán­cer de ma­ma du­ran­te el tra­ta­mien­to con hor­mo­no­te­ra­pia ni qui­mio­te­rá­pi­cos ti­po ta­xano (do­ce­ta­xel, pa­cli­ta­xel…) tam­bién con es­tos úl­ti­mos. El zu­mo de po­me­lo tam­bién afec­ta a la con­cen­tra­ción de cier­tos qui­mio­te­rá­pi­cos… Por eso siem­pre se acon­se­ja la su­per­vi­sión y acom­pa­ña­mien­to die­té­ti­co. De­be­mos re­cor­dar co­ci­nar y la­var bien los ali­men­tos, evi­tar car­nes pro­ce­sa­das no co­ci­na­das, ya que du­ran­te el tra­ta­mien­to el sis­te­ma in­mu­ne se en­cuen­tra más de­pri­mi­do.

¿Re­quie­ren los tu­mo­res me­tas­tá­si­cos una ali­men­ta­ción más es­pe­cí­fi­ca?

-So­la­men­te por es­te he­cho no. Sí re­que­ri­rá una ali­men­ta­ción es­pe­cí­fi­ca y per­so­na­li­za­da se­gún sus ne­ce­si­da­des y con­for­me és­tas va­yan cam­bian­do ten­drán que ir ajus­tán­do­se, al igual que el res­to de pa­cien­tes con cán­cer, por eso es tan im­por­tan­te el se­gui­mien­to a lo lar­go de to­do el pro­ce­so. Aun­que siem­pre un tra­ta­mien­to más agre­si­vo y du­ra­de­ro re­quie­re una ali­men­ta­ción más es­pe­cí­fi­ca.

-¿Es me­jor que se reali­cen va­rias co­mi­das al día en pe­que­ñas can­ti­da­des?

-Siem­pre es re­co­men­da­ble rea­li­zar es­te ti­po de es­que­ma, así con­se­gui­mos ase­gu­rar un buen apor­te nu­tri­cio­nal, evi­ta­mos la sa­cie­dad pre­coz así co­mo otros efec­tos ad­ver­sos que pue­de con­lle­var una co­mi­da co­pio­sa. Cuan­to más du­ra­de­ros y agre­si­vos son los tra­ta­mien­tos de los tu­mo­res más les qui­tan a los pa­cien­tes las ga­nas de co­mer. Ya he­mos vis­to que se les al­te­ran los olo­res y los sa­bo­res y pue­de que so­lo el aro­ma de una co­mi­da de­ma­sia­do co­pio­sa les qui­te el ape­ti­to. Pa­ra con­se­guir que co­man y evi­tar su des­nu­tri­ción es pre­ci­so ofre­cer­les co­mer va­rias ve­ces al día y en pe­que­ñas can­ti­da­des.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain