La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Có­mo fre­nar el cán­cer des­de la me­sa

Una die­ta sa­lu­da­ble pre­vie­ne el 40% de los tu­mo­res, pe­ro cuan­do apa­re­cen, la ayu­da nu­tri­cio­nal re­sul­ta cla­ve pa­ra me­jo­rar el tra­ta­mien­to on­co­ló­gi­co

- RA­QUEL BO­NI­LLA MA­DRID

La pan­de­mia de la Co­vid-19 co­pa la agen­da me­diá­ti­ca, pe­ro no ha he­cho des­apa­re­cer la otra gran ame­na­za que ace­cha a la po­bla­ción: el cán­cer. A pe­sar de que ca­da vez se diag­nos­ti­can más tu­mo­res, «el 40% de ellos son evi­ta­bles si se adop­tan há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles», se­gún con­fir­ma la So­cie­dad Es­pa­ño­la de On­co­lo­gía Mé­di­ca (SEOM), una ci­fra que de­ja en nues­tro te­ja­do la pe­lo­ta de la pre­ven­ción. Y es ahí don­de co­bra un pa­pel fun­da­men­tal lo que co­me­mos: «Ca­da vez hay más evi­den­cia de que una die­ta ade­cua­da be­ne­fi­cia fren­te al cán­cer, aun­que no exis­ten ali­men­tos pro­tec­to­res per se, sino pa­tro­nes de ali­men­ta­ción po­si­ti­vos, su­ma­dos a un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble», ar­gu­men­ta Emi­lia Gómez Par­do, in­ves­ti­ga­do­ra de CRIS con­tra el cán­cer, quien re­cuer­da que «re­du­cir la obe­si­dad, prac­ti­car ejer­ci­cio y evi­tar el ta­ba­co y el al­cohol son las me­jo­res ar­mas en On­co­lo­gía». De he­cho, un ges­to tan fá­cil co­mo in­cluir 30 gra­mos de fi­bra al día «re­du­ce has­ta el 40% de los tu­mo­res de ori­gen co­lo­rrec­tal. Y eso se tra­du­ce en to­mar ce­rea­les in­te­gra­les, ver­du­ras y fru­tas fres­cas, así co­mo le­gum­bres», acon­se­ja Par­do.

Sin em­bar­go, a pe­sar de esas me­di­das, hay oca­sio­nes en las que el cán­cer es ca­paz de ha­cer­se fuer­te an­te las fi­su­ras del or­ga­nis­mo. Ahí, una vez de­tec­ta­do un tu­mor, la ali­men­ta­ción tam­bién vuel­ve a de­cla­rar­se esen­cial: «Mu­chos pa­cien­tes tras em­pe­zar los tra­ta­mien­tos on­co­ló­gi­cos re­por­tan efec­tos se­cun­da­rios que pue­den afec­tar a la nu­tri­ción co­mo sa­cie­dad pre­coz, es­tre­ñi­mien­to, dia­rrea, dis­fa­gia, can­di­dia­sis oral, ma­lab­sor­ción, eso­fa­gi­tis, xe­ros­to­mía, mu­co­si­tis, cam­bio en el sa­bor y olor de los ali­men­tos, fa­ti­ga... El ma­ne­jo de es­tos sín­to­mas pue­de afec­tar de ma­ne­ra po­si­ti­va al man­te­ni­mien­to del pe­so y la to­le­ran­cia y res­pues­ta del tra­ta­mien­to, de ahí que una ade­cua­da es­tra­te­gia nu­tri­cio­nal me­jo­re la ca­li­dad de vi­da a lo lar­go del tra­ta­mien­to», ad­vier­te Jor­di­na Ca­sa­de­munt, die­tis­ta­nu­tri­cio­nis­ta de la Uni­dad de Nu­tri­ción del Ins­ti­tu­te of On­co­logy de Bar­ce­lo­na (IOB).

Sin em­bar­go, ese apo­yo nu­tri­cio­nal si­gue sien­do una uto­pía en el sis­te­ma sa­ni­ta­rio. «Es­ta des­in­for­ma­ción sue­le lle­var a una cier­ta sen­sa­ción de an­gus­tia y mie­do a la ho­ra de co­mer. En al­gu­nos ca­sos lle­gan a eli­mi­nar ali­men­tos que son fun­da­men­ta­les pa­ra man­te­ner un buen es­ta­do nu­tri­cio­nal. En la AECC nos en­con­tra­mos pa­cien­tes con du­das y fal­sos mi­tos y me­dian­te char­las y ta­lle­res acla­ra­mos y tran­qui­li­za­mos en es­te te­ma», ase­gu­ra Ol­ga Mu­ñoz, die­tis­ta-Nu­tri­cio­nis­ta de la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la Con­tra el Cán­cer.

En es­te sen­ti­do, Ca­sa­de­munt acon­se­ja que «la die­ta de­be ser di­ná­mi­ca y ajus­tar­se a ca­da mo­men­to pa­ra mi­ni­mi­zar los po­si­bles efec­tos se­cun­da­rios, con el ob­je­ti­vo de me­jo­rar la nu­tri­ción y evi­tar la pér­di­da de pe­so, la des­nu­tri­ción y la ca­que­xia». En con­cre­to, en el ca­so de la ra­dio­te­ra­pia, las con­se­cuen­cias nu­tri­cio­na­les van a de­pen­der de la zo­na a irra­diar. «Por ejem­plo, los pa­cien­tes con tu­mor de ca­be­za y cue­llo de­ben adap­tar la ali­men­ta­ción pa­ra me­jo­rar po­si­bles efec­tos co­mo dis­fa­gia, xe­ros­to­mía (bo­ca se­ca) o mu­co­si­tis (in­fla­ma­ción de mu­co­sas), mien­tras que en aque­llos con cán­cer de pul­món y esó­fa­go con ra­dio­te­ra­pia de­be­re­mos pres­tar aten­ción a la po­si­ble dis­fa­gia (di­fi­cul­tad pa­ra la de­glu­ción). Por su par­te, en afec­ta­dos con cán­cer de apa­ra­to di­ges­ti­vo pue­den pre­sen­tar el sín­dro­me dum­ping, es­tre­ñi­mien­to, dia­rrea, náu­seas o vó­mi­tos, mien­tras que aque­llos que re­ci­ben ra­dio­te­ra­pia en la zo­na in­fe­rior del apa­ra­to di­ges­ti­vo y pel­vis pue­den pre­sen­tar en­te­ri­tis rá­di­ca (in­fla­ma­ción de los in­tes­ti­nos), ma­lab­sor­ción de nu­trien­tes, me­teo­ris­mo o es­tre­ñi­mien­to», de­ta­lla Ca­sa­de­munt, quien ha­ce hin­ca­pié en que «re­sul­ta cla­ve co­men­tar la pla­ni­fi­ca­ción nu­tri­cio­nal tan­to pre co­mo post ci­ru­gía con el pa­cien­te pa­ra que ten­ga un pa­pel ac­ti­vo de su re­cu­pe­ra­ción y pue­da iden­ti­fi­car sín­to­mas de po­si­bles com­pli­ca­cio­nes pa­ra po­der­se an­ti­ci­par. En es­tos ca­sos pue­de ser ne­ce­sa­rio la nu­tri­ción en­te­ral an­tes y des­pués de la ci­ru­gía, siem­pre que sea po­si­ble y se­gu­ro el ac­ce­so al tu­bo di­ges­ti­vo».

En aque­llos ca­sos en los que el cán­cer se con­vier­te en me­tas­tá­si­co, la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble si­gue sien­do vi­tal: «Des­de que se diag­nos­ti­ca un tu­mor, hay que ser muy exi­gen­te con la die­ta, ya que es ne­ce­sa­rio in­cor­po­rar ali­men­tos ri­cos en an­ti­oxi­dan­tes pa­ra fre­nar las cé­lu­las ma­lig­nas. Eso se tra­du­ce en au­men­tar la in­ges­ta de fru­tas y ver­du­ras fres­cas y evi­tar los ul­tra­pro­ce­sa­dos, muy azu­ca­ra­dos, ela­bo­ra­dos con ha­ri­nas re­fi­na­das y gra­sas sa­tu­ra­das», ase­gu­ra Par­do, quien re­co­mien­da em­plear he­rra­mien­tas co­mo el «on­co­sa­lu­dó­me­tro», ca­paz de orien­tar al pa­cien­te so­bre los há­bi­tos que de­be cam­biar.

 ?? DREAMSTIME ?? Los pa­cien­tes de­ben au­men­tar la in­ges­ta de fru­tas y de fi­bra
DREAMSTIME Los pa­cien­tes de­ben au­men­tar la in­ges­ta de fru­tas y de fi­bra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain