La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Ac­ti­tud de la mu­jer ac­tual an­te el cán­cer de ma­ma

- DR. AN­TO­NIO SIE­RRA GAR­CÍA Dir. de la Uni­dad de Se­no­lo­gía y Pa­to­lo­gía de la ma­ma del Hos­pi­tal Bea­ta Ma­ría Ana y di­rec­tor de los cur­sos anua­les so­bre Ac­tua­li­za­ción del Cán­cer de Ma­ma que or­ga­ni­za el Ico­mem Health · Cancer · Women's Health · Medicine · Health Conditions

An­teAn­te la som­bría reali­dad de que una de ca­da ocho mu­je­res ten­drá a lo lar­go de su vi­da un cán­cer de ma­ma, exis­te una luz de es­pe­ran­za que de­be­mos te­ner muy en cuen­ta al res­pec­to. Pe­ro sin de­jar de ser cons­cien­tes de es­ta reali­dad, la con­cien­cia­ción por par­te de la mu­jer es el pri­mer ar­ma pa­ra com­ba­tir la en­fer­me­dad.

En pri­mer lu­gar nues­tra lu­cha es có­mo evi­tar­lo. Aquí no se tra­ta de la pan­de­mia ac­tual, no­so­tros sa­be­mos por­que se pro­du­ce el cán­cer, cuá­les son los fac­to­res pre­dis­po­nen­tes, có­mo po­de­mos evi­tar­lo y fi­nal­men­te có­mo po­de­mos ven­cer­lo y sin se­cue­las en una gran ma­yo­ría de los ca­sos.

Sa­be­mos cuá­les son los fac­to­res pre­dis­po­nen­tes co­mo el so­bre­pe­so, la obe­si­dad, el se­den­ta­ris­mo, la die­ta ri­ca en gra­sa, el al­cohol y so­bre to­do el ta­ba­co. Por ello si lle­va­mos una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, una vi­da ac­ti­va, si ha­ce­mos de­por­te con fre­cuen­cia, si tam­bién evi­ta­mos el se­den­ta­ris­mo y la obe­si­dad des­te­rran­do el ta­ba­co, ha­bre­mos ga­na­do mu­cho. Tam­bién los em­ba­ra­zos pre­co­ces y la lac­tan­cia ma­ter­na son fac­to­res que nos pro­te­gen y he­mos de te­ner en cuen­ta.

Pe­ro tam­bién es muy im­por­tan­te, en ca­so de que apa­rez­ca el cán­cer, el diag­nós­ti­co pre­coz con él no só­lo sal­va­re­mos la vi­da en la gran ma­yo­ría de los ca­sos, sino que además con una mí­ni­ma ope­ra­ción ope­ra­ción sal­va­re­mos tam­bién nues­tra ma­ma sin ni si­quie­ra ne­ce­si­dad de in­gre­so.

El diag­nos­ti­co pre­coz ba­sa­do en la con­cien­cia­ción por par­te de la mu­jer co­mien­za a par­tir de los 18 o 20 años con la au­to ins­pec­ción de pie de­lan­te del es­pe­jo y cam­bian­do de po­si­ción los bra­zos, así po­drá ob­ser­var de­for­ma­cio­nes. Al­te­ra­cio­nes del pe­zón y de la piel y más ano­ma­lías an­tes no exis­ten­tes que la pon­gan en aler­ta. Se­gui­da­men­te tum­ba­da con la mano pla­na com­pri­mi­rá la ma­ma con­tra las cos­ti­llas en to­da su su­per­fi­cie pu­dien­do de­tec­tar do­lor, abul­ta­mien­tos, du­re­zas e in­clu­so de­rra­mes por el pe­zón. To­do ello rea­li­za­do des­pués de la re­gla que es cuan­do la ma­ma es­tá más blan­da. An­te cual­quier ano­ma­lía o en ca­so de du­da a don­de la mu­jer ha de di­ri­gir­se es a una Uni­dad de Ma­ma, pre­sen­te en la ma­yo­ría de los hos­pi­ta­les pú­bli­cos y pri­va­dos en don­de no hay lis­ta de es­pe­ra y en don­de la mu­jer de­be sa­ber que van a aten­der­la pro­fe­sio­na­les de­di­ca­dos a la pa­to­lo­gía ma­ma­ria y don­de van a so­lu­cio­nar su pro­ble­ma sin pér­di­da de tiem­po y sin des­pla­za­mien­to al­guno. Se­rá vi­si­ta­do en pri­mer lu­gar por el se­nó­lo­go, te­nien­do en cuen­ta que el 95% de los ca­sos van a ser afec­cio­nes be­nig­nas que van a cu­rar con tra­ta­mien­to. Allí se ha­rán las ma­mo­gra­fías, la eco­gra­fía, la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca y las pun­cio­nes si son ne­ce­sa­rias. Con los da­tos ob­te­ni­dos y en las se­sio­nes clí­ni­cas dia­rias se tra­ta­ra el pro­ble­ma y el mis­mo se­nó­lo­go se lo co­mu­ni­ca­ra a la pa­cien­te.

El tra­ta­mien­to en el ca­so de ser cán­cer si­guien­do es­tas nor­mas y co­mo así es, co­gi­do tem­pra­na­men­te, con una ci­ru­gía muy so­fis­ti­ca­da so­lo rea­li­za­da por ex­per­tos de la uni­dad uti­li­zan­do isó­to­pos ra­dio­ac­ti­vos y mar­ca­do­res, po­drán ex­tir­par el cán­cer con una ci­ru­gía mí­ni­ma­men­te in­va­si­va que de­ja la ma­ma en la ma­yo­ría de los ca­sos igual que es­ta­ba, que se­rá da­da de al­ta a las po­cas ho­ras y sin in­gre­so y en la ma­yo­ría de los ca­sos cu­ra­da.

Si la mu­jer es cons­cien­te de es­ta reali­dad evi­ta­rá otras ac­tua­cio­nes y se da­rá cuen­ta de que la con­cien­cia­ción de la reali­dad, en las me­di­das pa­ra evi­tar la en­fer­me­dad y las nor­mas a rea­li­zar pa­ra que, en el ca­so de que apa­rez­ca, el cán­cer sea de­tec­ta­do pre­coz­men­te y des­de lue­go que en los mo­men­tos en que nos en­con­tra­mos es a las Uni­da­des de Ma­ma a don­de tie­ne que acu­dir pa­ra so­lu­cio­nar sus che­queos, in­quie­tu­des y du­das.

«An­te la som­bría reali­dad de que una de ca­da ocho mu­je­res ten­drá es­te ti­po de tu­mor, la con­cien­cia­ción es cru­cial»

 ?? DREAMSTIME ?? El diag­nós­ti­co pre­coz co­mien­za con el au­to­exa­men de ma­mas por par­te de la mu­jer y del hom­bre
DREAMSTIME El diag­nós­ti­co pre­coz co­mien­za con el au­to­exa­men de ma­mas por par­te de la mu­jer y del hom­bre

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain