La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Có­mo se­guir ha­cien­do ejer­ci­cio en con­di­cio­nes ad­ver­sas

Los en­fer­mos res­pi­ra­to­rios y car­día­cos no de­ben de­jar la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, ase­gu­ran los ex­per­tos en reha­bi­li­ta­ción

- EVA SAINZ CORADA Health · Medicine · Lifestyle · Fitness · Lifehacks · Healthy Living · Madrid

Es im­por­tan­te que los en­fer­mos res­pi­ra­to­rios ha­gan ejer­ci­cio de for­ma re­gu­lar ya que les ayu­da a me­jo­rar su ca­pa­ci­dad fun­cio­nal y su con­di­ción fí­si­ca. La ma­yo­ría pre­sen­ta dis­nea, por lo que se­guir un pro­gra­ma de ejer­ci­cio fí­si­co con­tri­bu­ye a que ten­gan me­nor sen­sa­ción de aho­go. Lo mis­mo su­ce­de con los en­fer­mos car­día­cos, pues tam­bién sue­len pre­sen­tar una ca­pa­ci­dad de es­fuer­zo re­du­ci­da, lo que les pro­vo­ca que se fa­ti­guen de for­ma pre­coz. Rea­li­zar de­por­te ha­ce que se sien­ten me­jor y sean más ac­ti­vos, les ayu­da a te­ner más ca­li­dad de vi­da y me­nos pro­ble­mas de an­sie­dad y de­pre­sión. Es por ello que la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Reha­bi­li­ta­ción Car­dio­rres­pi­ra­to­ria (So­re­car),re­co­mien­daaes­tos­pa­cien­tes que con­si­de­ren el ejer­ci­cio fí­si­co co­mo una pas­ti­lla más.

Y es que de­jar de ha­cer­lo «con­lle­va per­der los be­ne­fi­cios que se con­si­guen con una pau­ta re­gu­lar de ejer­ci­cio co­mo son te­ner más re­sis­ten­cia al es­fuer­zo, me­nor fa­ti­ga y ma­yor fuer­za mus­cu­lar en­tre otras –ase­gu­ra Al­ba Gómez, pre­si­den­ta de So­re­car– . En glo­bal hay una pér­di­da pro­gre­si­va de la con­di­ción fí­si­ca li­ga­da al des­en­treno, lo que tie­ne im­pli­ca­ción di­rec­ta en ac­ti­vi­da­des de su vi­da dia­ria co­mo po­dría ser que au­men­te la fa­ti­ga cuan­do van a rea­li­zar la com­pra, al ten­der la ro­pa, o ma­yor sen­sa­ción de aho­go al su­bir cues­tas y es­ca­le­ras. Y lo peor de to­do, que au­men­te el se­den­ta­ris­mo».

El ejer­ci­cio te­ra­péu­ti­co es una par­te cla­ve del tra­ta­mien­to de es­tos en­fer­mos cró­ni­cos. Es me­di­ci­nal pe­ro, pa­ra ello, de­be ser pau­ta­do den­tro de los pro­gra­mas de reha­bi­li­ta­ción. «To­dos los pa­cien­tes que han su­fri­do un pro­ble­ma car­día­co (in­far­to, ci­ru­gía car­día­ca, etc.) o con dis­ca­pa­ci­dad de ori­gen res­pi­ra­to­rio (por ejem­plo, EPOC), de­ben ser re­mi­ti­dos a un pro­gra­ma de reha­bi­li­ta­ción car­día­ca o res­pi­ra­to­rio res­pec­ti­va­men­te. En es­tos pro­gra­mas mul­ti­dis­ci­pli­na­res, además del abor­da­je emo­cio­nal y edu­ca­ción en sa­lud (die­ta, ma­ne­jo de fac­to­res de ries­go), se pau­tan unos ni­ve­les de ac­ti­vi­dad y ejer­ci­cio ae­ró­bi­co y de fuer­za adap­ta­dos a ca­da per­so­na por par­te del mé­di­co reha­bi­li­ta­dor, quien pa­ra ello rea­li­za una va­lo­ra­ción in­te­gral del pa­cien­te a tra­vés de la his­to­ria clí­ni­ca, ex­plo­ra­ción neu­ro­or­to­pe­di­ca y va­lo­ra­ción de prue­bas com­ple­men­ta­rias, sien­do una pres­crip­ción mé­di­ca su­per­vi­sa­da y, por tan­to, se­gu­ra, evi­tan­do le­sio­nes o nue­vos even­tos y me­jo­ran­do su sa­lud a lar­go pla­zo. Además, ha­bi­tual­men­te es­tán in­clui­dos en la car­te­ra de los ser­vi­cios de Me­di­ci­na Fí­si­ca y Reha­bi­li­ta­ción hos­pi­ta­la­rios», cuen­ta Mar­ta Su­per­vía, es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na Fí­si­ca y Reha­bi­li­ta­ción del Hos­pi­tal Gre­go­rio Ma­ra­ñón de Ma­drid.

El pro­ble­ma es que la pan­de­mia, por una par­te, y la lle­ga­da de

Fi­lo­me­na, por otra, ha com­pli­ca­do la prác­ti­ca de es­tas ru­ti­nas a mu­chos de es­tos en­fer­mos. En re­la­ción a la se­gu­ri­dad en el con­tex­to de la Co­vid-19, Su­per­vía acon­se­ja «a la po­bla­ción en ge­ne­ral ha­cer ejer­ci­cio en ca­sa o en la ca­lle, evi­tan­do siem­pre es­pa­cios ce­rra­dos que no ga­ran­ti­zan una ca­li­dad de ai­re ade­cua­da a tra­vés de ven­ti­la­ción o pu­ri­fi­ca­ción de ai­re y evi­tan­do ac­ti­vi­da­des en gru­po». Res­pec­to a las ba­jas tem­pe­ra­tu­ras por frío, llu­via, vien­to o nie­ve, pue­den ha­cer que el ejer­ci­cio sea más di­fí­cil, pe­ro además «el cli­ma frío ha­ce que las ar­te­rias se con­trai­gan, au­men­ta la fre­cuen­cia car­día­ca y la pre­sión ar­te­rial, y con ello, el ries­go de pro­ble­mas car­día­cos. Es por eso que re­co­men­da­mos, si es po­si­ble, rea­li­zar ejer­ci­cio en ca­sa», pro­si­gue la ex­per­ta.

PRE­CAU­CIO­NES

Pe­ro to­man­do una se­rie de pre­cau­cio­nes tam­bién se pue­de ha­cer en el ex­te­rior. Así, «si una per­so­na pre­fie­re ejer­ci­tar­se al ai­re li­bre aun cuan­do ha­ce frío, de­be con­sul­tar el ser­vi­cio me­teo­ro­ló­gi­co y no ha­cer­lo si la sen­sa­ción tér­mi­ca es me­nor a -10ºC; man­te­ner­se abri­ga­do, pues ha­ce que el ejer­ci­cio se sien­ta más có­mo­do, además de man­te­ner las ar­te­rias más abier­tas pa­ra per­mi­tir que la san­gre flu­ya al co­ra­zón y múscu­los. La ca­pa de ro­pa en con­tac­to con la piel de­be ser de ma­te­rial trans­pi­ra­ble, “dry-fit”, co­mo el po­liés­ter o una ca­mi­se­ta mez­cla de la­na y al­go­dón. Es im­por­tan­te lle­var un go­rro pa­ra ayu­dar a man­te­ner la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral; cu­brir la bo­ca y la na­riz con una bu­fan­da, pa­ra ca­len­tar el ai­re que se res­pi­ra y re­ti­rar una ca­pa de ro­pa si sien­ten mu­cho ca­lor, y usar cal­za­do có­mo­do, con di­bu­jo en la sue­la, bien adap­ta­do y li­viano pa­ra ejer­ci­tar­se al ai­re li­bre», pun­tua­li­za Su­per­vía.

 ?? EU­RO­PA PRESS ?? Los pa­cien­tes car­dia­cos de­ben pen­sar en el ejer­ci­cio co­mo una pas­ti­lla más
EU­RO­PA PRESS Los pa­cien­tes car­dia­cos de­ben pen­sar en el ejer­ci­cio co­mo una pas­ti­lla más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain