La Razón (Madrid) - A Tu Salud

INSOMNIO

- Pa­lo­ma Pe­dre­ro Lifestyle

QuéQué ma­lo es. Y qué ma­las con­se­cuen­cias trae el ca­na­lla. Pe­ro lo cier­to es que un por­cen­ta­je lla­ma­ti­vo de la ciu­da­da­nía lo pa­de­ce; más aún en los lu­ga­res ri­cos, más aún en­tre las per­so­nas se­den­ta­rias. La gen­te que le da al pi­co y la pa­la, al an­da­mio, a cual­quier ac­ti­vi­dad don­de el cuer­po se me­nee, tie­ne me­nos pro­ba­bi­li­da­des de su­frir insomnio. El can­san­cio del cuer­po es fun­da­men­tal pa­ra pa­rar la men­te.

Los que vi­vi­mos del in­te­lec­to, sin em­bar­go, a no ser que sea­mos muy dis­ci­pli­na­dos y ha­ga­mos de­por­te en se­rio, lle­ga­mos a la ca­ma con la ca­be­za fa­ti­ga­da y el cuer­po mus­tio. No es su­fi­cien­te que la men­te es­té can­sa­da pa­ra de­jar­nos dor­mi­tar. La ti­ra­na tie­ne ca­rre­te pa­ra te­ner­nos en bu­cle du­ran­te ho­ras an­tes de que cai­ga­mos ren­di­dos al sue­ño.

El pro­ble­ma es que la no­che es ma­la com­pa­ñe­ra del pen­sa­mien­to in­tran­qui­lo. To­do lo que nos preo­cu­pa se am­pli­fi­ca. Ce­rra­mos los ojos y sen­ti­mos que la vi­da es cie­ga; no hay sol, no hay mo­vi­mien­to. Só­lo una es­pe­cie de agi­ta­ción que se ma­ni­fies­ta en vuel­tas y más vuel­tas en la ca­ma, y en te­mor y más te­mor en el al­ma.

Aho­ra que es­ta­mos en­co­gi­dos de ame­na­zas y frío, que los man­da­ta­rios nos abru­man, que el au­xi­lio fa­lla; por­que he­mos vis­to que nues­tras ad­mi­nis­tra­cio­nes me­ga desa­rro­lla­das pue­den de­jar­nos ti­ra­dos an­te cual­quier ca­tás­tro­fe. Aho­ra, de­cía, con­ci­liar el sue­ño se com­pli­ca, y mu­chos, mu­chí­si­mos, an­dan afe­rra­dos a los som­ní­fe­ros co­mo si les fue­ra la vi­da en ello. Y es que, cier­ta­men­te, nos va la vi­da en ello.

No dor­mir pue­de ha­cer­se cró­ni­co y con­ver­tir­se en un gran pro­ble­ma de sa­lud. No dor­mir nos im­pi­de re­se­tear el día, des­can­sar, li­be­rar el in­cons­cien­te. No dor­mir nos ha­ce vul­ne­ra­bles a to­do bi­cho ma­lo que pa­se a nues­tro la­do. Por eso hay que ser ama­bles, un po­co más ama­bles de lo acos­tum­bra­do, con no­so­tros y con los de­más. Si nues­tras ins­ti­tu­cio­nes no sa­ben de­fen­der­nos de tan­ta ca­la­mi­dad, ha­gá­mos­lo en­tre no­so­tros. Qui­zá sea el mo­men­to de ejer­ci­tar­se en la coope­ra­ción y prac­ti­car has­ta siem­pre el res­guar­do mu­tuo.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain