La Razón (Madrid) - A Tu Salud

- Health · Medicine · Tech · Beauty · Fashion & Beauty · Cosmetic Surgery · Beauty Practices

Crear una nue­va ve­ji­ga, tras­plan­tar el úte­ro de una per­so­na vi­va o eli­mi­nar efi­caz­men­te un tu­mor de prós­ta­ta sin da­ñar los ner­vios que con­tro­lan la erec­ción, son so­lo al­gu­nas de las po­si­bi­li­da­des que el sis­te­ma ro­bó­ti­co da Vin­ci apor­ta a la ci­ru­gía mí­ni­ma­men­te in­va­si­va. Una tec­no­lo­gía van­guar­dis­ta que ca­da vez más hos­pi­ta­les de nues­tro sis­te­ma sa­ni­ta­rio ofre­cen a sus pa­cien­tes por su pre­ci­sión y efi­ca­cia. En es­te mo­men­to de emer­gen­cia sa­ni­ta­ria con el CO­VID-19 la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca ha de­mos­tra­do, ade­más, ser una he­rra­mien­ta fun­da­men­tal pa­ra re­du­cir los tiem­pos de hos­pi­ta­li­za­ción, agi­li­zar las lis­tas de es­pe­ra y li­be­rar ca­mas de UCI . Sis­te­ma de ci­ru­gía ro­bó­ti­ca da Vin­ci

La me­di­ci­na evo­lu­cio­na cons­tan­te­men­te y, con ella, sus mé­to­dos. Ha­ce tan so­lo unas dé­ca­das la ex­tir­pa­ción de un tu­mor de ri­ñón, prós­ta­ta o ve­ji­ga te­nía un mal pro­nós­ti­co en tér­mi­nos de su­per­vi­ven­cia del pa­cien­te y, en el me­jor de los ca­sos, de su ca­li­dad de vi­da pos­te­rior. Hoy la efi­ca­cia del sis­te­ma ro­bó­ti­co da Vin­ci ha per­mi­ti­do dar un sal­to cua­li­ta­ti­vo en efi­ca­cia, me­jo­ras en la fun­cio­na­li­dad de los ór­ga­nos y, en de­fi­ni­ti­va, alar­gar la es­pe­ran­za de vi­da. Pe­ro la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca, a pe­sar de lle­var 20 años, no ha he­cho más que em­pe­zar.

Es­tá pre­vis­to que, se­gún se si­gan per­fec­cio­nan­do los sis­te­mas de ci­ru­gía ro­bó­ti­ca, los ci­ru­ja­nos se­rán ca­pa­ces de ope­rar con ins­tru­men­ta­ción da Vin­ci in­clu­so es­tan­do en lo­ca­li­za­cio­nes geo­grá­fi­cas di­fe­ren­tes a las de los pa­cien­tes gra­cias a la te­le­fo­nía mó­vil 5G, los soft­wa­re de ges­tión y la in­te­li­gen­cia de da­tos in­te­gra­da en el sis­te­ma, con in­for­ma­ción en tiem­po real de mi­llo­nes de da­tos de otras in­ter­ven­cio­nes si­mi­la­res.

Mien­tras lle­ga ese fu­tu­ro, en la ac­tua­li­dad, el sis­te­ma qui­rúr­gi­co da Vin­ci es la téc­ni­ca más avan­za­da pa­ra rea­li­zar la ci­ru­gía mí­ni­ma­men­te in­va­si­va. Desa­rro­lla­do so­bre la idea de "In­ter­faz In­tui­ti­va In­mer­si­va", el sis­te­ma qui­rúr­gi­co da Vin­ci es con­tro­la­do ma­nual­men­te por un ci­ru­jano a tra­vés de los man­dos de una con­so­la que re­pro­du­cen a la per­fec­ción los mo­vi­mien­tos del ci­ru­jano en sus bra­zos ro­bó­ti­cos.

La óp­ti­ca del sis­te­ma ro­bó­ti­co da Vin­ci per­mi­te una am­plia­ción de has­ta 10 ve­ces y en 3D, lo que ha­ce que el mé­di­co pue­da sen­tir­se li­te­ral­men­te den­tro del cuer­po del pa­cien­te. La pre­ci­sión per­mi­te el fá­cil ac­ce­so a zo­nas anató­mi­cas com­ple­jas con un mí­ni­mo de pér­di­das he­má­ti­cas y da­ños co­la­te­ra­les.

Tras más de 20 años en ac­ti­vo, la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca pu­bli­ca­da in­di­ca que, fren­te a las téc­ni­cas qui­rúr­gi­cas con­ven­cio­na­les, la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca con la ins­tru­men­ta­ción da Vin­ci pro­por­cio­na una ma­yor pre­ci­sión, me­nos ries­go de in­fec­cio­nes y me­nor can­ti­dad de san­gra­do con lo que se evi­tan trans­fu­sio­nes y me­di­ca­ción adi­cio­nal.

La ci­ru­gía ro­bó­ti­ca asis­ti­da por el sis­te­ma qui­rúr­gi­co da Vin­ci se apli­ca hoy prin­ci­pal­men­te en las es­pe­cia­li­da­des de uro­lo­gía, ci­ru­gía ge­ne­ral, gi­ne­co­lo­gía, ci­ru­gía de tras­plan­tes, ci­ru­gía to­rá­ci­ca, ci­ru­gía car­dia­ca, ci­ru­gía pe­diá­tri­ca y oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía.

Be­ne­fi­cios pa­ra el pa­cien­te y pa­ra el sis­te­ma sa­ni­ta­rio

Los pa­cien­tes de tra­ta­mien­tos pa­ra pa­to­lo­gías com­ple­jas re­quie­ren una ma­yor aten­ción an­tes, du­ran­te y des­pués de la ci­ru­gía. Es­to se tra­du­ce en pre­sión hos­pi­ta­la­ria de­bi­do a la in­cer­ti­dum­bre so­bre la can­ti­dad de tiem­po que un pa­cien­te re­que­ri­rá de los me­dios sa­ni­ta­rios y de los re­cur­sos de ca­pi­tal hu­mano.

La irrup­ción de la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca ha per­mi­ti­do ace­le­rar y me­jo­rar los trá­mi­tes. La gran pre­ci­sión del sis­te­ma qui­rúr­gi­co da Vin­ci ha­ce evi­ta­bles en una gran can­ti­dad de pa­cien­tes las re­in­ter­ven­cio­nes. La

ci­ru­gía mí­ni­ma­men­te in­va­si­va su­po­ne pe­rio­dos de hos­pi­ta­li­za­ción in­fe­rio­res en com­pa­ra­ción con la ci­ru­gía tra­di­cio­nal de­bi­do a que las ma­nio­bras rea­li­za­das por el sis­te­ma ro­bó­ti­co se re­du­cen a cua­tro pe­que­ñas in­ci­sio­nes de me­nos de un cen­tí­me­tro, lo que su­po­ne un me­nor ries­go de in­fec­ción, me­nor san­gra­do, una re­cu­pe­ra­ción más fá­cil y me­jo­res re­sul­ta­dos es­té­ti­cos. Con un post­ope­ra­to­rio más cor­to y me­nos do­lor, es po­si­ble con­se­guir una rá­pi­da in­cor­po­ra­ción a la vi­da dia­ria del pa­cien­te.

La agi­li­dad en las al­tas mé­di­cas per­mi­te, ade­más, me­jo­rar las lis­tas de es­pe­ra y ges­tio­nar de for­ma más efi­caz los re­cur­sos del sis­te­ma sa­ni­ta­rio. Por ello, la in­cur­sión de la ro­bó­ti­ca en in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas no so­lo fa­vo­re­ce el me­jor tra­ta­mien­to de los pa­cien­tes, sino tam­bién la efi­ca­cia de los cen­tros sa­ni­ta­rios.

Efi­ca­cia

El año pa­sa­do se rea­li­za­ron más de 1,2 mi­llo­nes de in­ter­ven­cio­nes qui­rúr­gi­cas con el sis­te­ma ro­bó­ti­co da Vin­ci. En to­tal, unos 7,2 mi­llo­nes de pro­ce­di­mien­tos des­de que em­pe­zó a asis­tir en ci­ru­gía ha­ce dos dé­ca­das. Du­ran­te 2019, en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca se rea­li­za­ron más de 8.500 in­ter­ven­cio­nes, lo que su­po­ne un cre­ci­mien­to del 51% con res­pec­to a 2018 y son más de 30.000 pa­cien­tes los que se han be­ne­fi­cia­do de es­ta téc­ni­ca des­de que lle­gó a nues­tro país en 2005.

La ca­pa­ci­dad mul­ti­dis­ci­pli­nar del sis­te­ma de ci­ru­gía ro­bó­ti­ca da Vin­ci da ac­ce­so a una amor­ti­za­ción óp­ti­ma. Pe­ro, an­te to­do, el éxi­to del sis­te­ma qui­rúr­gi­co da Vin­ci es­tá en su efi­ca­cia con una ra­di­ca­li­dad on­co­ló­gi­ca com­pa­ra­ble a la ci­ru­gía abier­ta. La per­fec­ta vi­sua­li­za­ción ofre­ce una gran pre­ci­sión y fia­bi­li­dad y per­mi­ten abor­dar qui­rúr­gi­ca­men­te ca­sos com­ple­jos co­mo los tu­mo­res pró­xi­mos a es­truc­tu­ras im­por­tan­tes co­mo ar­te­rias o ve­nas y fa­ci­li­ta la pre­ser­va­ción neu­ro­vas­cu­lar de los ner­vios im­pli­ca­dos con una co­rrec­ta eli­mi­na­ción del tu­mor. Igual­men­te con­si­gue una ma­yor pre­ci­sión re­cons­truc­ti­va, es más fá­cil pre­ser­var el ór­gano y ce­rrar­lo tras la ex­trac­ción del tu­mor con­si­guien­do una mor­fo­lo­gía nor­ma­li­za­da en me­nor tiem­po. To­do ello ga­ran­ti­za una me­jor fun­cio­na­li­dad y pron­ta re­cu­pe­ra­ción del pa­cien­te.

Pe­ro ade­más de las ven­ta­jas de la ci­ru­gía ro­bó­ti­ca des­de el pun­to de vis­ta del pa­cien­te, tam­bién hay im­por­tan­tes be­ne­fi­cios pa­ra el ci­ru­jano. Con las téc­ni­cas tra­di­cio­na­les, no se pue­de evi­tar que tras lar­gas ho­ras de in­ter­ven­ción se pro­duz­ca ago­ta­mien­to mus­cu­lar y ar­ti­cu­lar. La ci­ru­gía ro­bó­ti­ca per­mi­te ope­rar en una pos­tu­ra có­mo­da, muy er­go­nó­mi­ca, en la que el ci­ru­jano es­tá sen­ta­do en la con­so­la, lo que fa­ci­li­ta al pro­fe­sio­nal ha­cer las ci­ru­gías de for­ma más des­can­sa­da. Así, se evi­ta el tem­blor fi­sio­ló­gi­co y po­si­bles mo­vi­mien­tos in­con­tro­la­dos o ges­tos in­vo­lun­ta­rios, lo cual es, en de­fi­ni­ti­va, un be­ne­fi­cio adi­cio­nal pa­ra el pa­cien­te.

 ??  ??
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain