La Razón (Madrid) - A Tu Salud

«El es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble tie­ne un 18% me­nos de ries­go de pa­de­cer cáncer»

La pues­ta en mar­cha de los pro­gra­mas de diag­nós­ti­co pre­coz y el avan­ce de los tra­ta­mien­tos lo­gran que en Es­pa­ña se cu­ren ya más del 50% de los pa­cien­tes

- R. V. - Health · Pharmaceutical Industry · Cancer · Women's Health · Medicine · Lifestyle · Healthy Food · Industries · Healthy Living · Spain · World Health Organization · Health Conditions

El cáncer cons­ti­tu­ye la pri­me­ra cau­sa de muer­te en nues­tro país en va­ro­nes y la se­gun­da en mu­je­res, su­po­nien­do un to­tal de apro­xi­ma­da­men­te 240.000 ca­sos nue­vos y 100.000 muer­tes al año.

Se­gún las Ci­fras del Cáncer en Es­pa­ña (In­for­me anual edi­ta­do por la So­cie­dad Es­pa­ño­la de On­co­lo­gía Mé­di­ca), en 2021 los cán­ce­res más diag­nos­ti­ca­dos en nues­tro país se­rán los de co­lon y rec­to, prós­ta­ta, ma­ma, pul­món y ve­ji­ga uri­na­ria. Exis­ten mu­chos fac­to­res que con­tri­bu­yen a es­te in­cre­men­to: el me­dio am­bien­te, el es­ti­lo de vi­da, la ma­yor ex­po­si­ción a fac­to­res de ries­go, la in­cor­po­ra­ción de nue­vos paí­ses al desa­rro­llo eco­nó­mi­co, el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da con el con­se­cuen­te en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, así co­mo el au­men­to po­bla­cio­nal en­tre otros.

La pues­ta en mar­cha de pro­gra­mas de diag­nós­ti­co pre­coz y el con­ti­nuo avan­ce y me­jo­ra de los tra­ta­mien­tos dis­po­ni­bles gra­cias a la in­ves­ti­ga­ción, lo­gran que en Es­pa­ña se cu­ren ya más del 50% de los pa­cien­tes.

Se­gún la OMS, al­re­de­dor de un ter­cio de las muer­tes por cáncer son de­bi­das a cin­co fac­to­res que po­de­mos evi­tar: el ta­ba­co, las in­fec­cio­nes, el al­cohol, el se­den­ta­ris­mo y las die­tas inade­cua­das (in­su­fi­cien­te can­ti­dad de fru­ta y ver­du­ra). Por tan­to, el pa­pel de ca­da per­so­na en el cui­da­do de su pro­pia sa­lud se vuel­ve im­pres­cin­di­ble y de­ter­mi­nan­te, si dis­po­ne de la in­for­ma­ción ade­cua­da; cam­biar los há­bi­tos y op­tar por una vi­da sa­lu­da­ble que con­tri­bu­ya a la pre­ven­ción del cáncer de­be con­ver­tir­se en prio­ri­ta­rio.

Des­de ha­ce más de 40 años, la Fun­da­ción Ins­ti­tu­to Va­len­ciano de On­co­lo­gía (IVO), cen­tro mo­no­grá­fi­co es­pe­cia­li­za­do en la asis­ten­cia al pa­cien­te con cáncer, desa­rro­lla una im­por­tan­te la­bor en ma­te­ria de pre­ven­ción. El IVO in­ci­de en la im­por­tan­cia de ad­qui­rir há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­ble pa­ra pre­ve­nir el cáncer. Es­tos há­bi­tos in­ci­di­rán de ma­ne­ra muy po­si­ti­va en nues­tra sa­lud y en la me­jo­ra de nues­tra si­tua­ción ba­sal, y aun­que ac­tual­men­te la si­tua­ción que vi­vi­mos no fa­ci­li­te la ad­qui­si­ción y/o man­te­ni­mien­to de al­gu­nos de es­tos há­bi­tos de­be­mos per­ma­ne­cer mo­ti­va­dos con ob­je­ti­vos de­fi­ni­dos.

La doc­to­ra Ele­na Olie­te, mé­di­co ad­jun­ta de la Uni­dad de Hos­pi­ta­li­za­ción Do­mi­ci­lia­ria del IVO, so­bre có­mo pre­ve­nir el cáncer, afir­ma que de­be­mos to­mar con­cien­cia so­bre el pa­pel tan im­por­tan­te que tie­ne en nues­tra vi­da ad­qui­rir há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­bles. Sa­be­mos que en­tre el 30% y el 50% de to­dos los ca­sos de cáncer se pue­den pre­ve­nir, por tan­to, nues­tros es­fuer­zo a ni­vel per­so­nal y co­lec­ti­vo de­ben ir en esa di­rec­ción, en la de la pre­ven­ción, me­dian­te la in­for­ma­ción y di­vul­ga­ción a tra­vés de pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos so­bre el te­ma, re­du­cien­do la ex­po­si­ción a fac­to­res de ries­go que ya co­no­ce­mos y pro­por­cio­nan­do in­for­ma­ción y apo­yo a las per­so­nas pa­ra que pue­dan adop­tar es­ti­los de vi­da sos­te­ni­bles y sa­lu­da­bles. El Có­di­go Eu­ro­peo Con­tra el Cáncer re­co­ge do­ce con­se­jos im­pres­cin­di­bles que de­be­mos in­cor­po­rar a nues­tro día a día pa­ra re­du­cir el ries­go de cáncer.

-En la si­tua­ción de pan­de­mia que vi­vi­mos por la Co­vid-19, ¿qué es­ti­los de vi­da sa­lu­da­ble re­co­mien­da?

-Los ava­la­dos por las do­ce re­co­men­da­cio­nes del Có­di­go Eu­ro­peo. Sa­be­mos que aho­ra, con la pan­de­mia, es más di­fí­cil ad­qui­rir y/o man­te­ner es­tos es­ti­los de vi­da sa­lu­da­ble: las nor­mas y res­tric­cio­nes de ac­ti­vi­dad, el au­men­to del se­den­ta­ris­mo, el te­le­tra­ba­jo lo di­fi­cul­tan, pe­ro no nos can­sa­re­mos de re­cor­dar que quie­nes man­tie­nen un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble tie­ne un 18% me­nos de ries­go de pa­de­cer un cáncer.

-¿Qué die­ta de­be­ría­mos de se­guir pa­ra co­mer de ma­ne­ra sa­lu­da­ble?

-La ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble con­sis­te en la can­ti­dad y va­rie­dad pre­ci­sa de ali­men­tos di­ver­sos que apor­tan to­dos los nu­trien­tes y las ca­lo­rías (ener­gía) que ne­ce­si­ta­mos. Con­sis­te en ali­men­tos de ori­gen ve­ge­tal, con mu­chas fru­tas y ver­du­ras, al­gu­nas le­gum­bres, co­mo ju­días y gui­san­tes, pan in­te­gral y otros ali­men­tos fe­cu­len­tos, co­mo pas­ta o arroz. A eso se pue­den aña­dir can­ti­da­des mo­de­ra­das de car­ne ma­gra, po­llo o pes­ca­do y lác­teos par­cial­men­te des­cre­ma­dos, o bien al­ter­na­ti­vas ve­ge­ta­ria­nas, evi­tan­do car­nes pro­ce­sa­das y li­mi­tan­do tam­bién el con­su­mo de be­bi­das al­cohó­li­cas.

-¿Cuán­to ejer­ci­cio de­be­ría­mos rea­li­zar pa­ra man­te­ner un es­ti­lo de vi­da sa­lu­da­ble?

-La ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­du­ce el ries­go de pa­de­cer en­fer­me­da­des im­por­tan­tes y afec­cio­nes cró­ni­cas, sin em­bar­go, so­lo el 46,9% de las mu­je­res es­pa­ño­las rea­li­zan al­gún ti­po de ac­ti­vi­dad fí­si­ca fren­te al 52,6% de los hom­bres. La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) acon­se­ja pa­ra per­so­nas adul­tas la prác­ti­ca de al me­nos 150 mi­nu­tos/se­ma­na de ejer­ci­cio fí­si­co de in­ten­si­dad mo­de­ra­da o 75 mi­nu­tos de ejer­ci­cio de in­ten­si­dad vi­go­ro­sa. Hoy en día ya te­ne­mos cla­ro que la ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­sul­ta de uti­li­dad en la pre­ven­ción de cier­tos ti­pos de cáncer, se con­si­de­ra que el ries­go de cáncer es un 4% más ba­jo en­tre las per­so­nas que prac­ti­can dia­ria­men­te una ac­ti­vi­dad fí­si­ca mo­de­ra­da, co­mo mí­ni­mo du­ran­te 30 mi­nu­tos (o 150 mi­nu­tos se­ma­na­les). El ejer­ci­cio se con­si­de­ra un alia­do te­ra­péu­ti­co que apor­ta mu­chos be­ne­fi­cios du­ran­te la en­fer­me­dad: me­jo­ra la ca­li­dad de vi­da, man­tie­ne la ma­sa mus­cu­lar, dis­mi­nu­ye los efec­tos se­cun­da­rios de­ri­va­dos de los tra­ta­mien­tos, me­jo­ra el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio, ali­via la sen­sa­ción de can­san­cio, au­men­ta la su­per­vi­ven­cia… Por eso, es muy im­por­tan­te rea­li­zar ejer­ci­cio du­ran­te el tra­ta­mien­to adap­tan­do la in­ten­si­dad y la for­ma a las ne­ce­si­da­des y reali­da­des de ca­da eta­pa. Siem­pre ase­so­ra­dos por un pro­fe­sio­nal.

-¿Por qué es tan im­por­tan­te man­te­ner un pe­so cor­po­ral sa­lu­da­ble?

-El so­bre­pe­so y la obe­si­dad son res­pon­sa­bles del 20% del to­tal de ca­sos de cáncer a ni­vel mun­dial. Exis­te un víncu­lo en­tre el so­bre­pe­so y la obe­si­dad con mu­chos ti­pos de cáncer, co­mo el esó­fa­go, el co­lo­rrec­tal, el cáncer de ma­ma, el en­do­me­trio y el ri­ñón. La pre­sen­cia de obe­si­dad tam­bién di­fi­cul­ta el tra­ta­mien­to y el pro­nós­ti­co en pa­cien­tes que ya diag­nos­ti­ca­dos y au­men­ta la pro­ba­bi­li­dad de re­ci­di­va. Por tan­to, man­te­ner­se en un pe­so cor­po­ral sa­lu­da­ble, jun­to con una die­ta ade­cua­da y una ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­gu­lar re­du­cen con­si­de­ra­ble­men­te el ries­go de cáncer. En de­fi­ni­ti­va, la pre­ven­ción es la es­tra­te­gia más efi­caz pa­ra el con­trol del cáncer y to­dos los ac­to­res im­pli­ca­dos de­be­mos au­nar es­fuer­zos en es­ta lí­nea.

Ele­na Olie­te, mé­di­co de la Uni­dad de Hos­pi­ta­li­za­ción Do­mi­ci­lia­ria del IVO

 ?? CEDIDA POR JO­SÉ LUIS FER­NÁN­DEZ ??
CEDIDA POR JO­SÉ LUIS FER­NÁN­DEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain