La Razón (Madrid) - A Tu Salud

LAS RA­YAS A UN TIGRE Pa­lo­ma Pe­dre­ro

- Society

Ha­ceHa­ce unos días le par­tie­ron la ca­ra a un hom­bre so­lo por ser un hom­bre trans. Y mien­tras, la ley que les pro­te­ge­rá si­gue en un ab­sur­do de­ba­te de­bi­do a la tor­pe­za no­ta­ble de al­gu­nos en com­pren­der las co­sas.

Di­ce Ma­ri­na Sáenz, ca­te­drá­ti­ca de de­re­cho y mu­jer trans: «No es un ca­pri­cho, y ha­blar con las fa­mi­lias de los me­no­res es muy re­ve­la­dor. Son pa­dres que han in­ten­ta­do evi­tar es­to de cual­quier ma­ne­ra por­que lo veían co­mo una op­ción no desea­ble. La ma­yo­ría de las ve­ces ha ha­bi­do una re­sis­ten­cia. Y al fi­nal cuan­do a una per­so­na le sa­le que su iden­ti­dad de gé­ne­ro es la que es, no le pue­des qui­tar a un tigre las ra­yas».

Doy fe de es­ta afir­ma­ción. Soy ma­dre de un chi­co trans, co­noz­co a otros mu­chos, y pon­go la mano en el fue­go por­que nin­guno ele­gi­ría de for­ma ca­pri­cho­sa ser una per­so­na con esa con­di­ción. Na­die que­rría vi­vir ese mar­ti­rio que hoy to­da­vía han de atra­ve­sar.

Nin­gún ni­ño, ade­más, desea de­ses­pe­ra­da­men­te ser lo que su ma­dre le di­ce no ser. Por­que los pa­dres so­lo que­re­mos el bie­nes­tar de nues­tros pe­que­ños y cuan­do ve­mos que van ha­cia un ca­mino de es­pi­nas lu­cha­mos por apar­tar­los. Nos afe­rra­mos a eso de: «son co­sas de la edad». Nos aga­rra­mos a cual­quier co­men­ta­rio del crío pa­ra pen­sar que se le es­tá pa­san­do. Y es que des­de muy pe­que­ñi­tos las per­so­nas trans­gé­ne­ro vi­ven con an­sie­dad y que­bran­to la no acep­ta­ción de su iden­ti­dad. Hoy por suer­te los pa­dres más cons­cien­tes lo asu­men an­tes, dan­do así fe­li­ci­dad y equi­li­brio a su cria­tu­ra. Por­que no, no se le pue­den qui­tar las ra­yas al tigre.

Pe­ro es­to ya lo sa­ben los mé­di­cos, los psi­có­lo­gos, los pa­dres. No com­pren­do por qué se les si­gue po­nien­do tan­tas tra­bas. ¿Por qué no de­ja­mos a ca­da uno ele­gir su gé­ne­ro? ¿A quién ha­ce da­ño?

Co­noz­can a es­tas per­so­nas, es­cu­chen sus his­to­rias. Es­ta ley es fun­da­men­tal y ur­gen­te. Y hay que ela­bo­rar­la con to­do el cui­da­do, co­mo to­das, pe­ro sin una so­la re­ti­cen­cia a la li­ber­tad.

 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain