La Razón (Madrid) - A Tu Salud

Un plan eu­ro­peo con­tra el cán­cer que no se atre­ve a fre­nar el ta­ba­quis­mo

- AN­TO­NIO SIE­RRA Health · Cancer · Medicine · Health Conditions · European Union · Una · Europe · European Commission · United Kingdom · United States of America · Sweden · France · Iceland · New Zealand · Como · U.S. Food and Drug Administration

Re­sul­taRe­sul­ta del to­do des­co­ra­zo­na­dor ob­ser­var có­mo, a es­tas al­tu­ras del si­glo XXI, se­gui­mos sin ser ca­pa­ces de ha­cer fren­te de for­ma de­ci­di­da y efec­ti­va a una de las mayores ame­na­zas a la Sa­lud Pú­bli­ca mun­dial: el cán­cer. Las evi­den­cias cien­tí­fi­cas so­bre el ori­gen, las cau­sas y las te­rri­bles con­se­cuen­cias de es­ta en­fer­me­dad son abru­ma­do­ras.

A es­tas al­tu­ras na­die du­da del im­pac­to que el cán­cer tie­ne so­bre quie­nes lo su­fren, pe­ro tam­bién so­bre el con­jun­to de la so­cie­dad, en for­ma de im­pac­to per­so­nal, fa­mi­liar y, por qué no de­cir­lo, so­cio­eco­nó­mi­co. La cons­cien­cia so­bre el pro­ble­ma es to­tal. Has­ta el pun­to de que la Unión Eu­ro­pea ha­ce tiem­po que de­ci­dió to­mar car­tas en el asun­to en un mo­vi­mien­to que re­sul­tó muy es­pe­ran­za­dor y que mu­chos vi­mos co­mo un po­si­ble prin­ci­pio del fin: la ela­bo­ra­ción y eje­cu­ción de un Plan Eu­ro­peo de Lu­cha con­tra el Cán­cer.

El tiem­po ha he­cho que la pla­ni­fi­ca­ción y el di­se­ño de di­cho plan ha­ya coin­ci­di­do con la pan­de­mia del Co­vid-19. Sin em­bar­go, le­jos de que es­to ha­ya azu­za­do la ne­ce­si­dad de ata­jar de for­ma di­rec­ta el pro­ble­ma y en­fren­tar­lo con de­ci­sión –qué po­co se es­tá apren­dien­do de es­ta pan­de­mia–, el re­sul­ta­do, tras me­ses de de­ba­tes y con­sul­tas con ex­per­tos, so­lo pue­de ca­li­fi­car­se de de­cep­ción. Una de­cep­ción que au­gu­ra un fra­ca­so del plan an­tes si­quie­ra de ha­ber na­ci­do.

El plan pre­sen­ta­do ha­ce unos días fi­ja el muy am­bi­cio­so ob­je­ti­vo de re­du­cir a me­nos del 5% de la po­bla­ción la in­ci­den­cia de cán­cer en­tre los eu­ro­peos en me­nos de 20 años. Un ob­je­ti­vo loa­ble cu­ya am­bi­ción res­pon­de a la ur­gen­cia de ata­jar una en­fer­me­dad por la que mueren al año 700.000 per­so­nas en Eu­ro­pa só­lo en cán­ce­res re­la­cio­na­dos con el ta­ba­quis­mo.

Exis­te una má­xi­ma en lo que a la lu­cha con­tra el cán­cer se re­fie­re. La for­ma más efec­ti­va de ata­jar­lo es pre­ve­nir­lo. De acuer­do con es­te axio­ma, na­die pue­de po­ner en du­da que cual­quier me­di­da di­ri­gi­da a re­du­cir al má­xi­mo el ries­go de desa­rro­llo de es­ta en­fer­me­dad de­be de ser im­ple­men­ta­da de in­me­dia­to. Só­lo así po­drá lo­grar­se ese am­bi­cio­so –y ne­ce­sa­rio– ob­je­ti­vo de re­du­cir a me­nos del 5% la in­ci­den­cia del cán­cer en Eu­ro­pa en me­nos de 15 años. Por ello, re­sul­ta muy di­fí­cil de com­pren­der, por no de­cir im­po­si­ble, que las au­to­ri­da­des eu­ro­peas ha­yan ter­mi­na­do ca­yen­do en el error ga­rra­fal de elu­dir los úl­ti­mos avan­ces en la lu­cha con­tra es­ta te­rri­ble en­fer­me­dad.

El plan que se pre­sen­tó el pa­sa­do 3 de fe­bre­ro no alu­de en nin­gún mo­men­to a la re­duc­ción de da­ños por ta­ba­quis­mo, una he­rra­mien­ta que, su­ma­da a la pre­ven­ción y la ce­sa­ción en el mar­co de una es­tra­te­gia glo­bal con­tra el ta­ba­quis­mo, po­dría per­mi­tir re­du­cir de for­ma ca­si in­me­dia­ta el ries­go de cán­cer en un par­te im­por­tan­te de la po­bla­ción eu­ro­pea en los pró­xi­mos años. La Co­mi­sión

Eu­ro­pea no ha te­ni­do en cuen­ta la ex­pe­rien­cia de al­gu­nos de los paí­ses más avan­za­dos en ma­te­ria an­ti­ta­bá­qui­ca del mun­do, co­mo Reino Uni­do, Es­ta­dos Uni­dos, Sue­cia, Fran­cia, Is­lan­dia o Nue­va Ze­lan­da, que ya apli­can con muy bue­nos re­sul­ta­dos es­tra­te­gias de re­duc­ción del da­ño en sus po­lí­ti­cas de Sa­lud Pú­bli­ca o han de­ci­di­do em­pe­zar a apos­tar por ellas co­mo vía com­ple­men­ta­ria en la lu­cha con­tra el ta­ba­quis­mo.

Co­mo ejem­plo de evi­den­cia cien­tí­fi­ca so­bre la efec­ti­vi­dad de es­tas he­rra­mien­tas, en­tre los mi­les de tra­ba­jos pu­bli­ca­dos exis­ten es­tu­dios clí­ni­cos rea­li­za­dos con pro­duc­tos de re­duc­ción del da­ño que han de­mos­tra­do be­ne­fi­cios sig­ni­fi­ca­ti­vos a lar­go pla­zo pa­ra la sa­lud en fu­ma­do­res as­má­ti­cos si los com­pa­ra­mos con los que con­ti­nua­ron con el ci­ga­rri­llo de «siem­pre». Aún más im­por­tan­te, de­bi­do a la au­sen­cia de com­bus­tión, los usua­rios de es­tas he­rra­mien­tas tie­nen ni­ve­les de ex­po­si­ción a car­ci­nó­ge­nos no­ta­ble­men­te in­fe­rio­res a los que se tie­nen con­su­mien­do un ci­ga­rri­llo ha­bi­tual.

En es­te sen­ti­do, el pa­sa­do mes de ju­lio, la FDA dio un gran pa­so al au­to­ri­zar la co­mer­cia­li­za­ción de uno de los pro­duc­tos de ta­ba­co sin com­bus­tión co­mo pro­duc­to per­te­ne­cien­te a la ca­te­go­ría MRTP (Pro­duc­to de Ta­ba­co de Ries­go Mo­di­fi­ca­do). Es­ta au­to­ri­za­ción se de­be so­bre to­do a la re­duc­ción de di­cho pro­duc­to sin com­bus­tión de la ex­po­si­ción a sus­tan­cias tó­xi­cas (en com­pa­ra­ción con el ci­ga­rri­llo con­ven­cio­nal). Ade­más, en­sa­yos con­tro­la­dos alea­to­rios han de­mos­tra­do que, tras un año de uso, es­tas he­rra­mien­tas son más efec­ti­vas que las te­ra­pias de re­em­pla­zo de ni­co­ti­na apro­ba­das pa­ra de­jar de fu­mar.

Si las evi­den­cias de­mues­tran que es­tas he­rra­mien­tas per­mi­ten re­du­cir de for­ma ca­si in­me­dia­ta el ries­go de cán­cer li­ga­do al con­su­mo de ni­co­ti­na, ¿por qué no im­ple­men­tar­las de for­ma com­ple­men­ta­ria a las po­lí­ti­cas de ce­sa­ción y pre­ven­ción? Es una pre­gun­ta sin res­pues­ta que, la­men­ta­ble­men­te, los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios vol­ve­mos a ha­cer­nos al ob­ser­var que las au­to­ri­da­des no apues­tan de for­ma de­ci­di­da por afron­tar un pro­ble­ma de tan­ta mag­ni­tud co­mo es el cán­cer. Una vez más, un plan que na­ce muer­to an­tes de mo­rir por co­bar­día.

«Na­die pue­de po­ner en du­da que cual­quier me­di­da di­ri­gi­da a re­du­cir al má­xi­mo el ries­go de desa­rro­llo de es­ta en­fer­me­dad de­be de ser im­ple­men­ta­da»

 ?? JE­SÚS G. FE­RIA ??
JE­SÚS G. FE­RIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain