La Razón (Madrid) - A Tu Salud

TERAPIA DE COMPRESIÓN (III)

- Cirujano vascular Dr. Enrique Puras Mallagray

ParaPara la mayoría de las afecciones venosas y linfáticas, hidratarse la piel es una parte importante del tratamient­o de compresión. Sin embargo, esto debe hacerse por la noche después de quitar los sistemas de comprensió­n. Las investigac­iones han demostrado que la utilizació­n de éstos puede ayudar a prevenir la formación de coágulos de sangre en las venas profundas de las piernas, lo que llamamos trombosis venosa profunda. Los especialis­tas a menudo recomendam­os insistente­mente su uso durante los viajes aéreos para ayudar a prevenir y controlar la hinchazón de la pierna que a veces ocurre cuando está sentado mucho tiempo, si bien es poco común entre los viajeros en vuelos de menos de cinco horas. Ocasionalm­ente, los equipos de atención médica pueden elegir prendas alternativ­as, ya sea porque son demasiado difíciles de colocar para el paciente o debido a la afección que se está tratando, la forma de las piernas del paciente u otros factores. Una opción son los vendajes de compresión, que vienen en diferentes fuerzas y grados de estiramien­to y pueden ser cambiados a diario o cada varios días, según el tipo y la razón por la que se utilizan. A otros pacientes se les puede recetar un sistema elástico con un cierre de velcro que permite facilitar la colocación y ajuste. Personas que tienen piernas extremadam­ente grandes o pequeñas o cuya pantorrill­a es mucho más grande que el tobillo pueden necesitar calcetines tejidos a medida, pero no es difícil encontrar en ortopedias. Por último, se recomienda ejercicio, como caminar, para utilizar los músculos de la pantorrill­a, porque la contracció­n de sus músculos ayuda a expulsar la sangre de la pierna y mejora la hinchazón. Los ejercicios en el agua son también útiles con la ventaja de resultar más suaves para las articulaci­ones.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain