ARDAN TO­DOS

No es sor Jua­na Inés de la Cruz me­nos mi­só­gi­na que Luis de Gón­go­ra o que Fran­cis­co de Que­ve­do

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN - GABRIEL ALBIAC

HA­CE ya mu­chos años –yo era aún un pro­fe­sor lo bas­tan­te jo­ven pa­ra sor­pren­der­me–, an­da­ba co­men­tan­do en cla­se esos pa­sa­jes en los que un grie­go es­cri­bió, por pri­me­ra vez, la pa­la­bra «fi­ló­so­fo»: evo­ca­ba la pri­ma­cía de al­go, en lo cual su au­tor de­cía ha­ber ha­lla­do el ori­gen y de­ter­mi­na­ción de to­da co­sa. A ese al­go, He­rá­cli­to lo lla­ma­ba Pó­le­mos, «la gue­rra». De ese al­go, enun­cia­ba que es pa­dre y ori­gen del se­ño­río co­mo de la es­cla­vi­tud. Leí­do a dos mil qui­nien­tos años de dis­tan­cia, el afo­ris­mo re­sul­ta con­mo­ve­dor. Es­tre­me­ce me­di­tar en el pro­di­gio de có­mo un hom­bre del le­jano Éfe­so po­día va­ti­ci­nar así la his­to­ria trá­gi­ca de la es­pe­cie. Una de mis alum­nas in­ter­vino: «Pe­ro eso lo es­cri­bía por­que era un hom­bre». No en­ten­dí, al prin­ci­pio. «Bueno, una la­gar­ti­ja no era», co­men­té, fes­ti­vo. En su mi­ra­da se di­bu­jó un re­pro­che: «No que­ría de­cir eso». Y com­pren­dí que no es­ta­ba ha­cien­do un chis­te. Po­día ha­ber ex­pli­ca­do en­ton­ces –no tu­ve hu­mor pa­ra ha­cer­lo– que las mu­je­res no te­nían, en la Grecia de He­rá­cli­to, ple­na con­di­ción ciu­da­da­na; que su es­ta­tus se acer­ca­ba más al de ani­ma­les do­més­ti­cos: así ha­bla el Só­cra­tes pla­tó­ni­co acer­ca de su es­po­sa, Xan­ti­pa. La uni­ver­sa­li­dad hu­ma­na na­ce con el cris­tia­nis­mo y no lo­gra so­por­te le­gal pleno has­ta la se­gun­da mi­tad del si­glo XX.

Con­vie­ne siem­pre sa­ber de qué se ha­bla. Y, en efec­to, las ideó­lo­gas de Co­mi­sio­nes Obre­ras que se­ña­lan el fa­lo­cen­tris­mo en la cul­tu­ra oc­ci­den­tal no ye­rran. Só­lo se que­dan cor­tas. Su pro­pues­ta de abo­lir los li­bros de es­tir­pe mas­cu­li­na pue­de ser com­pren­si­ble. Pe­ro no lo es, en modo al­guno, la pre­ten­sión de que­mar só­lo un lo­te de au­to­res en el cur­so del tiem­po. No hay re­tro­ac­ti­vi­dad en la his­to­ria. Pro­po­ner, co­mo ellas ha­cen, la su­pre­sión de cier­tos poe­mas de Pa­blo Ne­ru­da y de to­das las obras de Ma­rías y Pé­rez Re­ver­te, po­drá ser una ini­cia­ti­va ona­nis­ta más o me­nos agra­da­ble pa­ra cier­tas ca­be­zas. Pe­ro ca­re­ce de fun­da­men­to po­ner a sal­vo el res­to de las obras es­cri­tas. In­clui­das aque­llas que lo fue­ron por mu­je­res: por­que el se­xo (no el gé­ne­ro) de quien es­cri­be en na­da mo­di­fi­ca las ló­gi­cas ni los sen­ti­dos de lo es­cri­to. Geor­ge Sand no es ni más ni me­nos fa­ló­cra­ta que Gus­ta­ve Flau­bert. No es sor Jua­na Inés de la Cruz me­nos mi­só­gi­na que Luis de Gón­go­ra o que Fran­cis­co de Que­ve­do. Ni Emi­lia Pardo Ba­zán es ni más ni me­nos mas­cu­li­na que Ja­cin­to Be­na­ven­te. Ni el ero­tis­mo de Do­mi­ni­que Aury es un áto­mo me­nos fá­li­co que el de An­dré Piey­re de Man­diar­gues.

No se pue­de ju­gar con dos ba­ra­jas. Si al­guien juz­ga que una len­gua y un in­cons­cien­te mas­cu­lino ge­ne­ran li­te­ra­tu­ra se­xual­men­te de­lic­ti­va, lo úni­co que pue­de pla­ni­fi­car es al­go en lo que tie­ne me­mo­ra­ble pre­ce­den­te: la que­ma na­zi de las bi­blio­te­cas cen­troeu­ro­peas. Y su co­rre­la­to plás­ti­co: la que­ma na­zi de las obras de ar­te «de­ge­ne­ra­das». No só­lo las del si­glo XX, tam­bién Uc­ce­llo, Ca­ra­vag­gio o Po­li­cle­to. La Ilía­da, con la cual la li­te­ra­tu­ra na­ce en Eu­ro­pa, arran­ca de la ofen­sa que un gue­rre­ro juz­ga im­per­do­na­ble: la sus­trac­ción de ese bo­tín de gue­rra que era su es­cla­va Cri­sei­da. Só­fo­cles es el ca­tá­lo­go de amar­gu­ra que la des­me­su­ra fe­me­ni­na ha­ce es­ta­llar co­mo tra­ge­dia. Pla­tón, Aristóteles, pe­ro tam­bién el gran Epi­cu­ro o el tar­dío Plo­tino, ha­blan la len­gua en la cual no hay are­té, ex­ce­len­cia, más que en­tre los va­ro­nes. ¿Pín­da­ro? A la ho­gue­ra, sin du­da: só­lo can­ta a gue­rre­ros y ven­ce­do­res olím­pi­cos…

El pa­sa­do es ina­mo­vi­ble. Cen­su­rar­lo es cen­su­rar nues­tra in­te­li­gen­cia. Que con­sis­te en sa­ber qué es lo que fui­mos. Nos gus­te o no nos gus­te. Ardan to­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.