To­da la UE, sal­vo Por­tu­gal y Croa­cia, tie­ne pri­sión per­ma­nen­te

El tiem­po de re­vi­sión de la pe­na en Es­pa­ña es si­mi­lar en Fran­cia, Ita­lia y Ho­lan­da

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - NATI VI­LLA­NUE­VA MA­DRID

En enero de 2015, el Con­gre­so de los Dipu­tados apro­ba­ba un nue­vo Có­di­go Pe­nal que por pri­me­ra vez en la his­to­ria de Es­pa­ña re­co­gía la fi­gu­ra de la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble, una de las me­di­das más po­lé­mi­cas de la re­for­ma y, a la vez, una de las gran­des apues­tas del Go­bierno de Ra­joy. Pe­se a que la opo­si­ción ha­bla de una ca­de­na per­pe­tua en­cu­bier­ta, lo cier­to es que la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble es una ins­ti­tu­ción ha­bi­tual en de­re­cho com­pa­ra­do.

Ita­lia, Fran­cia, Ale­ma­nia, Reino Uni­do, Di­na­mar­ca, Bul­ga­ria, Sue­cia... To­dos los paí­ses de la UE, sal­vo Por­tu­gal y Croa­cia, sal­dan los crí­me­nes más gra­ves con una mo­da­li­dad de pri­sión si­mi­lar a es­ta, si bien el tiem­po que tie­ne que trans­cu­rrir has­ta la pri­me­ra re­vi­sión es, en al­gu­nos ca­sos, me­nor que el pre­vis­to en Es­pa­ña (en­tre 25 y 35 años de la con­de­na). Sí es si­mi­lar en Fran­cia, don­de el con­de­na­do pue­de so­li­ci­tar la li­ber­tad con­di­cio­nal a par­tir de los 30 años; en Ita­lia, don­de se pue­den so­li­ci­tar be­ne­fi­cios pe­ni­ten­cia­rios cum­pli­dos al me­nos 26 años de la pe­na im­pues­ta, o en Ho­lan­da, don­de no se pue­de re­vi­sar la con­de­na has­ta pa­sa­dos 25 años.

Un aná­li­sis com­pa­ra­ti­vo tam­bién re­ve­la que el ca­tá­lo­go de de­li­tos en los que se apli­ca en Es­pa­ña la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble (8) es me­nor que en otros paí­ses de nues­tro en­torno. Ale­ma­nia, por ejem­plo, la tie­ne re­ser­va­da pa­ra 20 de­li­tos; Ita­lia, pa­ra 19, y Le­to­nia y Ru­ma­nía pa­ra 24.

La fi­gu­ra cu­ya de­ro­ga­ción se de­ba­te hoy fue ava­la­da por el Con­se­jo Fis­cal, el Con­se­jo de Es­ta­do y el Con­se­jo Ge­ne­ral del Po­der Ju­di­cial (CGPJ), si bien es­te úl­ti­mo con­si­de­ró ne­ce­sa­rio que se de­fi­nie­ra e in­clu­ye­ra el ca­tá­lo­go de pe­nas pa­ra una ma­yor se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca, lo que fi­nal­men­te se hi­zo.

La pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble es­tá pen­sa­da pa­ra ca­sos muy con­cre­tos: aque­llos que son ex­tre­ma­da­men­te gra­ves y ge­ne­ran una pro­fun­da con­mo­ción y alar­ma so­cial. Víc­ti­mas me­no­res de 16 años o per­so­nas es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­bles; ase­si­na­tos sub­si­guien­tes a una vio­la­ción; ase­si­na­tos múl­ti­ples o co­me­ti­dos por miem­bros de una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal; de­li­tos con­tra la Co­ro­na (ma­tar al Rey, o a cual­quie­ra de sus as­cen­dien­tes o des­cen­dien­tes, o a la Rei­na con­sor­te, en­tre otros) o de­li­tos de ge­no­ci­dio y le­sa hu­ma­ni­dad... Se par­te de que en to­dos es­tos ca­sos es­tá jus­ti­fi­ca­da una res­pues­ta ex­tra­or­di­na­ria me­dian­te la im­po­si­ción de una pe­na de pri­sión de du­ra­ción in­de­ter­mi­na­da (pri­sión per­ma­nen­te), si bien su­je­ta a un ré­gi­men de re­vi­sión. Es­to sig­ni­fi­ca que tras el cum­pli­mien­to ín­te­gro de una par­te re­le­van­te de la con­de­na, cu­ya du­ra­ción de­pen­de de la can­ti­dad de de­li­tos co­me­ti­dos y de su na­tu­ra­le­za, y acre­di­ta­da la re­in­ser­ción del pe­na­do, es­te pue­de ob­te­ner la li­ber­tad con­di­cio­nal, lo que no sig­ni­fi­ca que la con­si­ga, sino que sim­ple­men­te se es­ta­ble­ce un pe­rio­do mí­ni­mo que au­to­ri­za esa re­vi­sión.

Crí­me­nes de­lez­na­bles

En vir­tud de una re­for­ma an­te­rior, los eta­rras con­de­na­dos por ase­si­na­to ya cum­plían 40 años de for­ma efec­ti­va, con lo que los ver­da­de­ros ins­pi­ra­do­res de es­ta re­for­ma han si­do los crí­me­nes más de­lez­na­bles de los úl­ti­mos años, en los que se con­si­de­ra que la res­pues­ta del Es­ta­do de De­re­cho no ha si­do lo su­fi­cien­te­men­te con­tun­den­te. Mar­ta del Cas­ti­llo, la pe­que­ña Ma­ri­luz, el ca­so Bre­tón, Asun­ta, y aho­ra el de Gabriel Cruz ... Au­to­res de al­gu­nos de es­tos crí­me­nes se han be­ne­fi­cia­do de un sis­te­ma en el que, con in­de­pen­den­cia de la pe­na im­pues­ta, po­drán ac­ce­der a la li­ber­tad con­di­cio­nal cuan­do cum­plan dos ter­ce­ras par­tes de su con­de­na siem­pre y cuan­do de­mues­tren buen com­por­ta­mien­to en pri­sión. Por ejem­plo, Bre­tón, con­de­na­do a 40 años por el ase­si­na­to de sus hi­jos Ruth y Jo­sé, po­drá ac­ce­der a esa li­ber­tad con­di­cio­nal en el ho­ri­zon­te de 2030, es de­cir, den­tro de quin­ce años. Sin em­bar­go, con la pri­sión per­ma­nen­te no ha­bría te­ni­do es­ta op­ción has­ta pa­sa­dos 30 años de la im­po­si­ción de la pe­na (ju­lio 2013), es de­cir, has­ta 2043. Y en­ton­ces, esa li­ber­tad con­di­cio­nal tam­po­co ha­bría lle­ga­do de for­ma au­to­má­ti­ca.

Cuan­do lle­gue el mo­men­to el tri­bu­nal que con­de­nó al pre­so en cues­tión tie­ne que va­lo­rar si con­cu­rren los re­qui­si­tos necesarios pa­ra que pue­da re­cu­pe­rar la li­ber­tad. En ca­so ne­ga­ti­vo, se fi­ja un pla­zo pa­ra lle­var a ca­bo una nue­va re­vi­sión de su si­tua­ción. Y así su­ce­si­va­men­te.

Es­pa­ña es uno de los paí­ses con me­nos de­li­tos pre­vis­tos pa­ra es­ta pe­na, ava­la­da por dis­tin­tos ór­ga­nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.