Un «su­per­mi­nis­te­rio» vi­gi­la­rá a los man­dos del co­mu­nis­mo chino

Sin avi­sar a un juez, se po­drá de­te­ner has­ta seis me­ses a los sos­pe­cho­sos de co­rrup­ción

ABC (1ª Edición) - - INTERNACIONAL - PA­BLO M. DÍEZ

Tras re­for­mar la Cons­ti­tu­ción pa­ra per­pe­tuar al pre­si­den­te Xi Jin­ping, el ré­gi­men chino re­for­za­rá su po­der cen­tra­li­zan­do la Ad­mi­nis­tra­ción. Así tie­nen pre­vis­to apro­bar­lo es­te sá­ba­do los ca­si 3.000 dipu­tados de la Asam­blea Nacional Po­pu­lar, par­la­men­to or­gá­ni­co del ré­gi­men.

A te­nor del bo­rra­dor dis­tri­bui­do a los dipu­tados, se tra­ta de una re­es­truc­tu­ra­ción que sa­cu­di­rá a la Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca y a sus fun­cio­na­rios. La novedad más im­por­tan­te, y tam­bién con­tro­ver­ti­da, es la crea­ción de la Co­mi­sión Nacional de Su­per­vi­sión, un po­de­ro­so en­te su­pra­gu­ber­na­men­tal y ex­tra­ju­di­cial que vi­gi­la­rá a los ser­vi­do­res pú­bli­cos y a los cua­dros del Par­ti­do Co­mu­nis­ta pa­ra lu­char con­tra la co­rrup­ción. Es­te nue­vo or­ga­nis­mo ve­rá am­plia­das las fun­cio­nes de la Co­mi­sión Cen­tral pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de la Dis­ci­pli­na, que has­ta aho­ra ve­la­ba por la rec­ti­tud de los 80 mi­llo­nes de miem­bros del Par­ti­do Co­mu­nis­ta. Con la nue­va Co­mi­sión Nacional de Su­per­vi­sión, su po­der se am­plía a los fun­cio­na­rios e in­clui­rá a em­plea­dos de em­pre­sas es­ta­ta­les, mé­di­cos, pro­fe­so­res, cien­tí­fi­cos, po­li­cías y, en de­fi­ni­ti­va, a to­do aquel que co­bre un suel­do pú­bli­co.

Su ex­traor­di­na­rio po­der des­pier­ta re­ce­los en­tre los gru­pos de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos, ya que es­te «su­per­mi­nis­te­rio» po­drá de­te­ner a los sos­pe­cho­sos de co­rrup­ción has­ta seis me­ses sin no­ti­fi­cár­se­lo a un juez. Aun­que sus ins­pec­to­res es­ta­rán obli­ga­dos a avi­sar a la fa­mi­lia del arres­ta­do en 24 ho­ras, po­drán evi­tar­lo ar­gu­men­tan­do pro­ble­mas pa­ra la in­ves­ti­ga­ción o una hi­po­té­ti­ca des­truc­ción de prue­bas.

Los abusos co­me­ti­dos du­ran­te to­dos es­tos años por el «shuang gui», el sis­te­ma de in­ves­ti­ga­ción in­ter­na del Par­ti­do que per­mi­tía ha­cer «des­apa­re­cer» a los sos­pe­cho­sos, ha­cen te­mer lo peor pa­ra es­ta nue­va co­mi­sión. Ade­más, el ré­gi­men ya se ha do­ta­do le­gal­men­te con una red de ins­ta­la­cio­nes pa­ra el con­fi­na­mien­to y los in­te­rro­ga­to­rios, de­no­mi­na­da «Vi­gi­lan­cia Re­si­den­cial en Ubi­ca­ción De­sig­na­da» (RSDL, en in­glés), que se ha «tra­ga­do» li­te­ral­men­te a cien­tos de di­si­den­tes y ac­ti­vis­tas, que co­mo han de­nun­cia­do mu­chos de ellos, han si­do tor­tu­ra­dos fí­si­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te.

Eli­mi­nar ri­va­les

Desde que el pre­si­den­te Xi Jin­ping to­mó el po­der en 2013, su cam­pa­ña con­tra la co­rrup­ción den­tro del Par­ti­do ha cas­ti­ga­do a más de un mi­llón y me­dio de sus cua­dros, en­tre los que ha­bía 35 al­tos car­gos del Co­mi­té Cen­tral y nue­ve miem­bros de la pro­pia Co­mi­sión Cen­tral pa­ra la In­ves­ti­ga­ción de la Dis­ci­pli­na. Si di­cha he­rra­mien­ta le ha ser­vi­do pa­ra eli­mi­nar a buen nú­me­ro de ri­va­les in­ter­nos, el nue­vo «su­per­mi­nis­te­rio» le garantiza las ma­nos to­da­vía más li­bres pa­ra que na­die le dis­pu­te el po­der. «Sin el li­de­raz­go del Par­ti­do, nin­guno de los ob­je­ti­vos de mo­der­ni­za­ción de Chi­na se pue­de con­se­guir», ha sen­ten­cia­do es­tos días un ase­sor del pre­si­den­te, Ding Xue­xiang. Pa­ra la pren­sa ofi­cial, es­ta nue­va co­mi­sión es un pa­so que «apun­ta a una efi­cien­te red de su­per­vi­sión cen­tra­li­za­da, uni­fi­ca­da y con au­to­ri­dad ba­jo la di­rec­ción del Par­ti­do».

AFP

El pre­si­den­te Xi Jin­ping, du­ran­te el con­gre­so Nacional del Pue­blo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.