VENEZUELA NO SOPORTARÍA UNA GUE­RRA

ABC (1ª Edición) - - EDITORIALES -

EL se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la OEA, Luis Almagro, ha rea­li­za­do unas in­quie­tan­tes de­cla­ra­cio­nes en las que men­cio­na la po­si­bi­li­dad de una ope­ra­ción mi­li­tar ex­te­rior pa­ra aca­bar con la in­fa­me dic­ta­du­ra de Ni­co­lás Ma­du­ro en Venezuela. Da­do que el ré­gi­men no de­ja nin­gún res­qui­cio pa­ra una evo­lu­ción pa­cí­fi­ca ha­cia la li­ber­tad y si­gue con­du­cien­do el país ha­cia la ca­tás­tro­fe –mien­tras se em­pe­ña en con­so­li­dar esa ti­ra­nía co­rrup­ta don­de pron­to ya no que­da­rá na­da que ro­bar, al mar­gen del di­ne­ro que le aca­ba de pres­tar Chi­na–, exis­te lo que se de­no­mi­na in­je­ren­cia hu­ma­ni­ta­ria, que jus­ti­fi­ca­ría una in­ter­ven­ción de es­te ti­po, sen­ci­lla­men­te pa­ra sal­var a los ve­ne­zo­la­nos de una len­ta ago­nía y del «plan de ex­ter­mi­nio» que de­nun­cia hoy en ABC la fis­cal ge­ne­ral en el exi­lio, Lui­sa Ortega. Sin em­bar­go, lo último que po­drían ne­ce­si­tar aho­ra los ve­ne­zo­la­nos se­ría que en el país en­tra­se de lleno la vio­len­cia. El ré­gi­men ha ati­bo­rra­do de ar­mas a sus par­ti­da­rios, y aun­que el Ejér­ci­to se en­cuen­tre pro­ba­ble­men­te en es­ta­do co­ma­to­so de­bi­do a la desas­tro­sa ges­tión por par­te del ré­gi­men, es­ta ope­ra­ción con­clui­ría en un ba­ño de san­gre. Se­ría la úl­ti­ma pu­ña­la­da del cha­vis­mo a un país que no ha­ce tan­to era una so­cie­dad ri­ca y vi­bran­te y que ha si­do con­su­mi­do por una ideo­lo­gía in­sen­sa­ta.

Lo que sí re­sul­ta ne­ce­sa­rio es pe­dir al ex­pre­si­den­te del Go­bierno Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro que de­je, cuan­to an­tes, de ofen­der a los ve­ne­zo­la­nos con su con­des­cen­den­cia. De­cir que el éxo­do de cien­tos de mi­les de per­so­nas se de­be a las san­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas no es so­la­men­te una fa­la­cia, sino una ofen­sa pa­ra to­dos esos ve­ne­zo­la­nos que hu­yen de la inep­ti­tud de los go­ber­nan­tes de la dic­ta­du­ra cha­vis­ta. Una in­ter­ven­ción mi­li­tar se­ría una lo­cu­ra. Se­guir dia­lo­gan­do con Ma­du­ro so­bre su per­ma­nen­cia en el po­der es otra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.