LA MEN­TI­RA

Al fi­nal, en efec­to, to­do se aca­ba sa­bien­do

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN - LUIS VENTOSO

EL in­glés Mi­chael Foot, muer­to en 2010 a la es­tu­pen­da edad de 96 años, pa­re­cía un per­so­na­je de có­mic. Foot, que ya era dipu­tado en 1945 y con­ti­nua­ba sién­do­lo 47 años des­pués, cons­ti­tuía la per­fec­ta ca­ri­ca­tu­ra del mar­xis­ta oc­ci­den­tal del si­glo XX. Dis­fru­ta­ba plá­ci­da­men­te de las es­tu­pen­das li­ber­ta­des bri­tá­ni­cas, pe­ro re­co­men­da­ba a sus pai­sa­nos las recetas «pro­gre­sis­tas» del otro la­do del Te­lón. Su as­pec­to era es­tra­fa­la­rio: pe­lo lo­co ca­yen­do en fle­cos ácra­tas, ga­fas de cu­lo de bo­te­lla, des­ali­ño de pro­fe­sor chi­fla­do y un ten­so ros­tro de co­lor ce­ra. Gra­dua­do en Ox­ford, ha­bía ejer­ci­do de pe­rio­dis­ta y era un lec­tor com­pul­si­vo. Des­de 1980 a 1983 fue el lí­der de la Muy Leal Opo­si­ción de su Ma­jes­tad. Pe­ro se­guía via­jan­do des­de el Par­la­men­to a su ca­sa del Nor­te de Lon­dres en los ates­ta­dos va­go­nes del «tu­be», ab­sor­to en sus li­bros y pa­pe­les.

Co­mo lí­der la­bo­ris­ta le to­có ba­tir­se con la for­mi­da­ble That­cher en las elec­cio­nes de 1983. Mi­sión im­po­si­ble, pues ella aca­ba­ba de ga­nar la gue­rra de las Mal­vi­nas y dis­fru­ta­ba de in­men­sa po­pu­la­ri­dad. Foot com­pi­tió con sus inefa­bles recetas so­cia­lis­tas: na­cio­na­li­zar la ban­ca, freír a im­pues­tos a los con­tri­bu­yen­tes, des­nu­clea­ri­za­ción to­tal... Un com­pa­ñe­ro de par­ti­do, tan cí­ni­co co­mo lú­ci­do, de­fi­nió el pro­gra­ma de su lí­der co­mo «la no­ta de sui­ci­dio más lar­ga de la his­to­ria». El cas­ta­ña­zo fue me­mo­ra­ble: el peor re­sul­ta­do la­bo­ris­ta des­de 1918. Foot se tu­vo que ir a ca­sa, por­que el Reino Uni­do es una de­mo­cra­cia an­ti­quí­si­ma y un país ca­bal. Allí no se es­ti­la lo de go­ber­nar sin ga­nar las elec­cio­nes.

Oleg Gor­dievsky fue un le­gen­da­rio agen­te del KGB, que se pa­só a Oc­ci­den­te y co­la­bo­ra­ba ba­jo cuer­da con el MI6 bri­tá­ni­co. Caí­dos ya el Mu­ro y la URSS, en 1995 pu­bli­có sus me­mo­rias y des­ta­pó que Foot fi­gu­ra­ba en los ar­chi­vos so­vié­ti­cos ba­jo el nom­bre de «Agen­te Boot». Gor­dievsky con­tó que él mis­mo ha­bía vis­to su fi­cha, de 400 pá­gi­nas. Allí se ex­pli­ca­ba que Foot re­ci­bió pa­gos del KGB du­ran­te años, aun­que pos­te­rior­men­te los so­vié­ti­cos per­die­ron in­te­rés en él y pa­sa­ron a con­si­de­rar­lo tan so­lo co­mo un per­so­na­je útil pa­ra ex­pan­dir des­in­for­ma­ción en Gran Bre­ta­ña. «The Sun­day Ti­mes» pu­bli­có co­mo se­rial las me­mo­rias de Gor­dievsky. Foot pro­tes­tó ai­ra­da­men­te an­te se­me­jan­tes «ca­lum­nias». De­nun­ció al pe­rió­di­co y ga­nó el plei­to en de­fen­sa de su ho­nor.

Aho­ra, 23 años des­pués de la sen­ten­cia, el pe­rio­dis­ta Ben Ma­cinty­re, el ma­yor ex­per­to ac­tual en his­to­ria del es­pio­na­je, ha pu­bli­ca­do un li­bro don­de da fe de que Foot re­ci­bió del KGB el equi­va­len­te a 37.000 li­bras ac­tua­les. Tam­bién re­ve­la que el MI5 in­for­mó al je­fe de Ga­bi­ne­te de That­cher de los de­va­neos con los ru­sos del lí­der de la opo­si­ción. Se so­pe­só in­clu­so ad­ver­tir a la Rei­na, pues si Foot ga­na­ba las elec­cio­nes ten­dría co­mo «pre­mier» a una ma­rio­ne­ta de los so­vié­ti­cos. Pe­ro el pro­fe­sor chi­fla­do era un can­di­da­to tan in­ve­ro­sí­mil, te­nía tan po­cas po­si­bi­li­da­des de ga­nar, que de­ci­die­ron guar­dar­se el se­cre­to y ni si­quie­ra in­for­ma­ron a That­cher.

La men­ti­ra siem­pre aca­ba sa­lien­do a la luz, in­clu­so aun­que se per­si­ga ju­di­cial­men­te a los pe­rió­di­cos. Su­pon­go que Sán­chez, hom­bre es­tu­dia­do y to­do un doc­tor cum lau­de, lo sa­be y lo tie­ne pre­sen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.