AN­TRO­PO­LO­GÍA

O de có­mo aca­bar de una vez por to­das con los doc­to­res

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN - JON JUA­RIS­TI

EN 1973, el gran his­to­ria­dor fran­cés, hoy ca­si no­na­ge­na­rio, Em­ma­nuel Le Roy La­du­rie, con­cluía uno de sus en­sa­yos, El te­rri­to­rio del his­to­ria­dor, con una «Apo­lo­gía de los con­de­na­dos de la te­sis», tí­tu­lo es­te que re­tor­cía el de una fa­mo­sa obra del psi­quia­tra mar­ti­ni­qués Frantz Fa­non pro­lo­ga­da por Sar­tre, Los con­de­na­dos de la tie­rra, cu­ya in­fluen­cia en la ex­tre­ma iz­quier­da de los años se­sen­ta (y en la ETA de esa épo­ca) fue con­si­de­ra­ble. Le Roy La­du­rie pon­de­ra­ba el enor­me su­fri­mien­to que la ela­bo­ra­ción de una te­sis doc­to­ral en la uni­ver­si­dad fran­ce­sa im­po­nía a los in­ves­ti­ga­do­res. El tra­ba­jo se pro­lon­ga­ba du­ran­te lus­tros y, en mu­chos ca­sos, dé­ca­das, con becas o re­mu­ne­ra­cio­nes aca­dé­mi­cas por lo ge­ne­ral exi­guas. Al­coho­lis­mo, cri­sis ner­vio­sas y di­vor­cios so­lían ser in­ci­den­cias bas­tan­te nor­ma­les en el gre­mio, pe­ro tam­po­co eran ra­ros los sui­ci­dios. En Es­pa­ña, la pre­sión so­bre los doc­to­ran­dos o doc­to­ran­tes re­sul­ta­ba al­go me­nos in­ten­sa, aun­que del mis­mo gé­ne­ro. La ca­li­dad me­dia de las te­sis es­pa­ño­las era in­fe­rior a la de las fran­ce­sas, aun­que, así y to­do, bas­tan­te acep­ta­ble. Ha­bía te­sis bue­nas y me­nos bue­nas, pe­ro las te­sis ba­su­ra no co­men­za­ron a aso­mar has­ta la úl­ti­ma dé­ca­da de si­glo. Des­pués del Plan Bo­lo­nia pro­li­fe­ra­ron, al ge­ne­ra­li­zar­se el cri­te­rio de que las ti­tu­la­cio­nes aca­dé­mi­cas de­bían ser «pro­fe­sio­na­li­zan­tes» con ca­rác­ter in­me­dia­to. Al no cum­plir­se di­cha ex­pec­ta­ti­va, se mul­ti­pli­ca­ron ex­po­nen­cia­men­te los es­tu­dios de post­gra­do y post­doc­to­ra­les, que hun­die­ron los ni­ve­les de exi­gen­cia sin por ello traer la fe­li­ci­dad so­bre la tie­rra.

La te­sis su­pues­ta­men­te doc­to­ral de Pe­dro Sán­chez no es peor que la ma­yo­ría de las que se pre­sen­tan (no di­ré «se de­fien­den», por­que es muy ra­ro que se les ata­que) en las uni­ver­si­da­des es­pa­ño­las pri­va­das y pú­bli­cas. Es flo­ja, pa­ra de­cir­lo sua­ve­men­te (no soy eco­no­mis­ta, pe­ro al­go en­tien­do de eco­no­mía y mu­cho más de Mar­ca Es­pa­ña). Me pa­re­ce que no cum­ple los re­qui­si­tos mí­ni­mos de lo que an­tes de Bo­lo­nia se con­si­de­ra­ba una te­sis doc­to­ral de­cen­te. Y qué. Tam­po­co cum­plía su mo­ción de cen­su­ra los re­qui­si­tos cons­ti­tu­cio­na­les de una mo­ción de cen­su­ra y ahí lo tie­nes, bái­la­lo. De­je­mos el te­ma: no ten­go in­te­rés al­guno en un ti­po co­mo nues­tro so­bre­ve­ni­do pre­si­den­te, tan jo­ven pe­ro ya Ma­du­ro. Mi­ro el va­cío en su ple­na­rio ros­tro, y me en­tra un abu­rri­mien­to me­ta­fí­si­co.

Co­sa que no me su­ce­de, lo ad­mi­to, con la so­bre­ve­ni­da vi­ce­pre­si­den­ta. Lo que me en­can­ta­ría es po­der con­sul­tar la te­sis que la con­vir­tió en doc­to­ra. Por­que Car­men Cal­vo Po­ya­tos es un ca­so de men­ta­li­dad pri­mi­ti­va o pen­sa­mien­to pre­ló­gi­co (pa­ra de­cir­lo co­mo Lévy-Bruhl) o de pen­sa­mien­to sal­va­je (se­gún Lé­vi-Strauss) sin pa­ran­gón po­si­ble en la Es­pa­ña con­tem­po­rá­nea. El último pa­re­ci­do al su­yo fue el de un ve­cino de Vera de Bi­da­soa lla­ma­do Fi­li­po que Ju­lio Caro Ba­ro­ja es­tu­dió y des­cri­bió ha­ce ca­si ochen­ta años. Al­guien que, co­mo Car­men Cal­vo Po­ya­tos, afir­ma que mien­tras los res­tos de Fran­co si­gan en el Va­lle de los Caí­dos no pue­de ha­ber en Es­pa­ña res­pe­to, ar­mo­nía, paz ni jus­ti­cia, una de dos, o es­tá de lo que si­gue a es­tar de los ner­vios, o es­tá en lo que an­te­ce­de a to­do, su­mi­do o su­mi­da en el sue­ño cha­má­ni­co de los ca­za­do­res re­co­lec­to­res. No se­ría el pri­mer ca­so en­tre mi­nis­tros y mi­nis­tras. Un pre­si­den­te bra­si­le­ño, ateo y po­si­ti­vis­ta, co­men­zó un día a que­jar­se de que Je­su­cris­to le per­se­guía. Cuan­do le de­cían que aque­lla ob­se­sión no res­pon­día a na­da real, se­ña­la­ba ha­cia el Cor­co­va­do, ex­cla­man­do al mis­mo tiem­po: «¿No lo veis? ¡Vie­ne a por mí!». Se­ría in­tere­san­te psi­coa­na­li­zar la te­sis de Car­men Cal­vo Po­ya­tos an­tes de lla­mar al exor­cis­ta. Por lo me­nos, si no pa­ra otra te­sis doc­to­ral, da­ría pa­ra un Tra­ba­jo de Fin de Más­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.