LE­GI­TI­MI­DAD DE EJER­CI­CIO

Si es­te Go­bierno se atas­ca en un pro­gra­ma ba­nal, de me­ros ges­tos, qué po­dría ocu­rrir en una cri­sis de au­tén­ti­co ries­go

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN - IG­NA­CIO CA­MA­CHO

NO hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre el Trump que ca­da ma­ña­na arre­me­te en las re­des so­cia­les con­tra la pren­sa y el Sán­chez que usa Twit­ter y Fa­ce­book pa­ra ame­na­zar a los pe­rió­di­cos con plei­tos y que­re­llas. Si aca­so exis­te al­gu­na es la de que el pre­si­den­te ame­ri­cano dis­fru­ta con las pol­va­re­das. Al es­pa­ñol, ins­ta­la­do en un pre­ma­tu­ro ce­sa­ris­mo, le mo­les­ta que los me­dios cues­tio­nen su fa­tua apa­rien­cia y que la opo­si­ción le ha­ga pre­gun­tas in­có­mo­das por sor­pre­sa. Ha te­ni­do una ma­la se­ma­na por cul­pa de cier­tas cha­pu­zas de «in­ter­tex­tua­li­dad» y de transparencia –so­bre las que ha men­ti­do en el Con­gre­so– y des­de que co­men­zó el cur­so su Ga­bi­ne­te no da una a de­re­chas (si es que en su mo­de­lo de in­ge­nie­ría del len­gua­je esa ex­pre­sión si­gue sien­do co­rrec­ta). La te­sis fa­ke, el ce­se de Car­men Mon­tón, el sai­ne­te de las bom­bas sau­díes, el plan­te de los na­cio­na­lis­tas a su pro­pues­ta de diá­lo­go y el ata­que im­pre­vis­to de Ri­ve­ra le han arrui­na­do la es­tra­te­gia. La cas­ca­da de rec­ti­fi­ca­cio­nes em­pie­za a de­jar hue­lla y el per­fil re­lu­cien­te del nue­vo equi­po se es­tá mar­chi­tan­do en las en­cues­tas. Al­gu­nos mi­nis­tros se que­jan ya en pri­va­do de la des­coor­di­na­ción de la vi­ce­pre­si­den­ta. Su agen­da pa­ra 2030 es a día de hoy un sar­cas­mo: su des­gas­te se ace­le­ra a una ve­lo­ci­dad iné­di­ta.

To­do ello con un pro­gra­ma ba­nal, re­du­ci­do a un es­ca­pa­ra­te de ges­tos. En sus pri­me­ros tres me­ses, tan­to Ra­joy co­mo Za­pa­te­ro pu­sie­ron en mar­cha las prin­ci­pa­les re­for­mas, mejores o peo­res, de sus res­pec­ti­vos pro­yec­tos. A Sán­chez se le atas­can los su­yos en una pa­vo­ro­sa im­pre­sión de des­co­no­ci­mien­to, de im­pe­ri­cia, de fal­ta de ri­gor téc­ni­co. Si se le pre­sen­ta­se una cri­sis gra­ve, de ries­go ver­da­de­ro, mu­chos ciu­da­da­nos sen­ti­rían ga­nas de sa­lir co­rrien­do. Só­lo ha mos­tra­do efi­ca­cia pa­ra ocu­par el po­der co­mo si en vez de un in­qui­lino pro­vi­sio­nal fue­se un he­re­de­ro. Y aun­que se ne­gó, me­nos mal, a com­par­tir­lo con Po­de­mos, en la prác­ti­ca ne­ce­si­ta coali­gar­se con Igle­sias pa­ra sa­car ade­lan­te el pró­xi­mo pre­su­pues­to. Pe­ro ni si­quie­ra le bas­ta con eso si no ob­tie­ne ade­más el apo­yo de unos na­cio­na­lis­tas que ge­ne­ran an­ti­pa­tía en el país en­te­ro.

El de la te­sis es só­lo un epi­so­dio, aun­que muy sig­ni­fi­ca­ti­vo, del mo­do en que ha tri­tu­ra­do el dis­cur­so de re­fun­da­ción mo­ral que enar­bo­ló pa­ra de­rri­bar al ma­ria­nis­mo. No só­lo en lo que se re­fie­re a él mis­mo: las ma­las prác­ti­cas han de­rri­ba­do ya a dos mi­nis­tros del lla­ma­do «Go­bierno bo­ni­to». Aún man­tie­ne cier­ta ven­ta­ja de­mos­có­pi­ca por­que el vo­to irre­duc­ti­ble de iz­quier­da se es­tá agru­pan­do fren­te al de cen­tro de­re­cha en un fren­te trin­che­ri­zo. Pe­ro su cadena de tro­pie­zos de­mues­tra lo in­via­ble del in­ten­to de go­ber­nar con un apo­yo tan exi­guo que de­pen­de, en úl­ti­ma ins­tan­cia, del pul­gar be­ne­vo­len­te del se­pa­ra­tis­mo. Su po­der tie­ne le­gi­ti­mi­dad de ori­gen pe­ro só­lo las ur­nas, que pro­me­tió al lle­gar pa­ra lue­go arrum­bar­las en el ol­vi­do, le pue­den otor­gar la le­gi­ti­mi­dad de ejer­ci­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.