Li­ber­tad pa­ra in­for­mar

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN - Pue­den di­ri­gir sus que­jas y su­ge­ren­cias al Di­rec­tor por co­rreo: C/Juan Ig­na­cio Luca de Tena 7. 28027 Madrid, por fax: 91 320 33 56 o por co­rreo elec­tró­ni­co: lec­to­res@abc.es. ABC se re­ser­va el de­re­cho de ex­trac­tar o re­du­cir los tex­tos de las car­tas cu­yas d

Las re­ve­la­cio­nes pu­bli­ca­das en los úl­ti­mos días so­bre la te­sis doc­to­ral de Pe­dro Sán­chez y la de­fen­sa de la li­ber­tad de in­for­ma­ción y opi­nión que, fren­te a las pre­sio­nes ejer­ci­das por La Mon­cloa, rea­li­za ABC han te­ni­do cum­pli­da res­pues­ta por par­te de nues­tros lec­to­res. MI­GUEL DE ENTREMARES ca­li­fi­ca de «plus­cuam­per­fec­to» el edi­to­rial de ayer, que lle­va­ba por tí­tu­lo «Las ex­cu­sas de Sán­chez no se sos­tie­nen». «Un so­bre­sa­lien­te in­me­re­ci­do –si­gue su car­ta– se le pue­de otor­gar a cual­quie­ra. He leí­do dos ve­ces el ci­ta­do edi­to­rial. Cla­ro, pre­ci­so, con­tun­den­te. Su lec­tu­ra, por ejem­pla­ri­zan­te, de­bie­ra ser obli­ga­da en to­das las fa­cul­ta­des de Pe­rio­dis­mo. Plan­tar ca­ra al po­der es ca­si siem­pre muy du­ro, pe­ro siem­pre pe­li­gro­so. Que Dios les dé suer­te y les pro­te­ja. De­fen­der la ver­dad, hoy, es ca­si un sui­ci­dio».

«Me com­pla­ce mu­chí­si­mo ver a mi pe­rió­di­co don­de so­lía. Y no me due­len pren­das, sino al con­tra­rio, pa­ra fe­li­ci­tar al di­rec­tor por man­te­ner el pues­to de ABC al ser­vi­cio de la ver­dad y, por tan­to, del bien», es­cri­be el ca­te­drá­ti­co emé­ri­to de De­re­cho Mer­can­til de la UCM JO­SÉ MA­RÍA DE LA CUES­TA.

«Fe­li­ci­da­des por la ex­clu­si­va de ABC so­bre el pla­gio co­me­ti­do por Pe­dro San­chez con su te­sis doc­to­ral», co­men­ta FER­NAN­DO

SA­BI­DO. «Ex­ce­len­tes y va­lien­tes los edi­to­ria­les del jue­ves 13 y el vier­nes 14 de sep­tiem­bre so­bre es­te asun­to. ABC es­tá dan­do una lec­ción de pe­rio­dis­mo, in­de­pen­den­cia, re­sis­ten­cia an­te las pre­sio­nes del po­der y ser­vi­cio a sus lec­to­res y a Es­pa­ña. Me sien­to or­gu­llo­so de ser lec­tor y sus­crip­tor de ABC».

«¿Por qué no sacan –nos in­quie­re RI­CAR­DO SUÁ­REZ

GIL– un su­ple­men­to lo su­fi­cien­te­men­te am­plio y ex­plí­ci­to con to­da la in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por Ja­vier Chi­co­te, des­mon­tan­do la fal­se­dad del des­co­no­ci­do test de pla­gio que adu­cen pa­ra apa­gar el in­cen­dio en el que se ha­llan me­ti­dos los so­cia­lis­tas? Un sa­lu­do y en­ho­ra­bue­na por se­guir hon­ran­do sus cien­to quin­ce años de his­to­ria».

«Mi en­ho­ra­bue­na a ABC por in­for­mar­nos so­bra­da­men­te y con ob­je­ti­vi­dad so­bre la lla­ma­da te­sis del se­ñor Sán­chez. Que el ejem­plo cun­da a otros me­dios. Gra­cias por te­ner­nos in­for­ma­dos en un asun­to tan im­por­tan­te, por­que ya no se tra­ta so­lo de la te­sis de Sán­chez, sino de las te­sis en ge­ne­ral y de la Uni­ver­si­dad es­pa­ño­la. ABC so­mos to­dos los que que­re­mos co­no­cer la ver­dad de la te­sis del se­ñor Sán­chez, de sus pla­gios, de sus ayu­das y fa­vo­res. Pen­se­mos en el nú­me­ro de te­sis he­chas en Es­pa­ña y las que se es­tán ela­bo­ran­do. Por eso es tan im­por­tan­te co­no­cer la ver­dad. No pue­de ha­ber cu­rran­tes ver­da­re­ros du­ran­te años y apro­ve­cha­dos oca­sio­na­les pa­ra la os­ten­ta­ción de un tí­tu­lo y ca­li­fi­ca­cion no me­re­ci­da. Re­pi­to, ABC so­mos to­dos», es­cri­be DIE­GO RUIZ.

«Des­de Mon­te­vi­deo –es­cri­be MAR­COS CIS­NE­ROS DE XI­MÉ­NEZ Y RESPHIGI– nos su­ma­mos a la rec­ti­tud y al pro­fe­sio­na­lis­mo de ABC, dia­rio que le­ye­ron mis abue­los, mis pa­dres y la fa­mi­lia mía pre­sen­te. No ce­der, no de­jar­se in­ti­mi­dar, ni cual­quier mar­cha atrás».

«Creo to­tal­men­te en el

pe­rió­di­co ABC, una ins­ti­tu­ción en Es­pa­ña que ya mis abue­los leían. Sus ar­tícu­los y no­ti­cias siem­pre fue­ron un re­fe­ren­te en nues­tra so­cie­dad, y ya qui­sie­ran otros dia­rios te­ner la se­rie­dad que tie­ne ABC. Por eso mis­mo les rue­go que si­gan con su in­ves­ti­ga­ción», apun­ta SA­RA LORCA.

So­bre el edi­to­rial del pa­sa­do vier­nes, JO­SÉ ÁN­GEL AGUI­LAR es­cri­be una no­ta pa­ra agra­de­cer­nos su pu­bli­ca­ción. «Muy buen aná­li­sis: ob­je­ti­vo, re­fe­ren­cia­do, con me­to­do­lo­gía… Jus­to de lo ca­re­ce la si­mil-te­sis del se­ñor Sán­chez. Vi­vo en Sui­za, pe­ro me gus­ta se­guir con in­te­rés (y preo­cu­pa­ción) lo que ocu­rre en mi país. Es­to es real­men­te in­de­cen­te. Aquí en Sui­za, o en Ale­ma­nia, si ocu­rrie­ra al­go pa­re­ci­do, la di­mi­sión se­ría in­me­dia­ta, jun­to a ex­cu­sas pú­bli­cas. Pe­ro ya ve­mos lo que es­tá ocu­rrien­do. Gra­cias por su tra­ba­jo». Al mis­mo tex­to se re­fie­re ROQUE PÉ­REZ. «Cha­pó por es­te edi­to­rial. Les ad­mi­ro. De aho­ra en ade­lan­te, mi ad­mi­ra­ción por ABC se­rá cons­tan­te. Ade­lan­te. Nos tie­nen a mu­chos con us­te­des en la de­fen­sa de la ver­dad. Or­gu­llo­so de que en Es­pa­ña ha­ya un pe­rió­di­co co­mo el su­yo». Des­de Cos­ta Ri­ca, MAY­RA

RÍOS, pe­ri­to au­xi­liar en Es­ta­dís­ti­ca del Po­der Ju­di­cial, ase­gu­ra que el soft­wa­re usa­do en La Mon­cloa «pa­ra es­ta­ble­cer o no el pla­gio pre­su­mi­do en la te­sis so­lo hi­zo la bús­que­da, pa­re­ce, en el ma­te­rial uni­ver­si­ta­rio de te­sis de gra­do de doc­to­ra­do si­mi­la­res en la te­má­ti­ca». «Pe­ro en es­ta te­sis –aña­de– hay más fuen­tes de in­for­ma­ción que no se han exa­mi­na­do con nin­gún soft­wa­re de pa­reo de tex­tos, ni se re­vi­só to­da la otra do­cu­men­ta­ción de ti­po ins­ti­tu­cio­nal y es­cri­to en otro idio­ma que tam­bién se uti­li­zó. La con­clu­sión que se da es par­cial, y por tan­to in­com­ple­ta. Les fe­li­ci­to por lo que ha­cen».

ABC

La te­sis de Pe­dro Sán­chez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.