¿ACA­SO NO SOY MU­JER?

«Se­re­na Wi­lliams y su ejér­ci­to de his­té­ri­cos e his­té­ri­cas in­sul­tan la me­mo­ria de las gran­des fe­mi­nis­tas de la his­to­ria»

ABC (1ª Edición) - - OPINIÓN - ÁL­VA­RO VAR­GAS LLOSA

L Aes­tu­pi­dez con­tem­po­rá­nea ha con­ver­ti­do un fra­ca­so per­so­nal de Se­re­na Wi­lliams, la in­sig­ne te­nis­ta afro­ame­ri­ca­na, en un dra­ma de la so­cie­dad y el Es­ta­do: la ex­plo­ta­ción que la mi­tad tes­ti­cu­lar de la hu­ma­ni­dad in­fli­ge a la otra mi­tad y, de pa­so, la dis­cri­mi­na­ción ra­cial.

Ha­ce po­cos días, du­ran­te la fi­nal del US Open, in­te­rrum­pió tres ve­ces el par­ti­do que iba per­dien­do pa­ra cri­ti­car al ár­bi­tro, que ori­gi­nal­men­te le hi­zo una ad­ver­ten­cia por re­ci­bir ins­truc­cio­nes ges­tua­les de su en­tre­na­dor des­de la tribuna (lo que es­tá prohi­bi­do); más tar­de le qui­tó un pun­to por lan­zar su ra­que­ta con­tra el sue­lo (lo que es­tá pe­na­li­za­do), y lue­go, tras re­ci­bir una des­car­ga de in­sul­tos (lo lla­mó «la­drón» va­rias ve­ces), le tu­vo que res­tar un jue­go. Obli­gan­do a las au­to­ri­da­des a ba­jar a la pis­ta, Se­re­na de­di­có en­se­gui­da va­rios mi­nu­tos a acu­sar al ár­bi­tro y al te­nis, en­tre ala­ri­dos, de cas­ti­gar­la por ser mu­jer.

Las pro­por­cio­nes que to­mó es­te in­ci­den­te en Es­ta­dos Uni­dos –y el mun­do– son sin­to­má­ti­cas de los tiem­pos frau­du­len­tos que co­rren. Bas­ta de­cir que ac­ti­vis­tas, pe­rio­dis­tas, de­por­tis­tas, po­lí­ti­cos y de­más se vol­ca­ron con­tra el ár­bi­tro y con­tra el US Open, acu­san­do a am­bos de ma­chis­mo y ra­cis­mo. El en­te que go­bier­na el te­nis nor­te­ame­ri­cano se pre­ci­pi­tó a dar la ra­zón a Se­re­na.

El da­to cla­ve de la jor­na­da –que la le­gen­da­ria Se­re­na Wi­lliams fue de­rro­ta­da por Nao­mi Osa­ka, una ad­ve­ne­di­za que ju­gó me­jor que ella– que­dó en un se­gun­do plano. El ver­da­de­ro abu­so –la pa­ta­le­ta de Se­re­na pro­vo­có que el es­ta­dio en­te­ro abu­chea­ra a la ga­na­do­ra, hi­ja de un hai­tiano ne­gro y una ja­po­ne­sa, que aca­bó pi­dien­do per­dón con lá­gri­mas por ga­nar– que­dó en­te­rra­do ba­jo las gro­se­ras afir­ma­cio­nes vic­ti­mis­tas e in­ver­sa­men­te dis­cri­mi­na­to­rias. El ver­da­de­ro mal­tra­ta­do –un ár­bi­tro pres­ti­gio­so de ori­gen por­tu­gués que se lla­ma Car­los Ra­mos y apli­ca ad­ver­ten­cias y cas­ti­gos a hom­bres blan­cos– ter­mi­nó con­ver­ti­do en culpable de que el vo­to femenino no hi­cie­ra su apa­ri­ción en Es­ta­dos Uni­dos has­ta 1920 y de que, has­ta 1868, la Cons­ti­tu­ción nor­te­ame­ri­ca­na con­si­de­ra­se que un ne­gro era só­lo tres quin­tas par­tes de una per­so­na. El epi­so­dio ilus­tra una des­ho­nes­ti­dad que aque­ja hoy al fe­mi­nis­mo: la tram­pa de con­fun­dir lo in­di­vi­dual con lo co­lec­ti­vo, des­pla­zan­do la res­pon­sa­bi­li­dad in­di­vi­dual por de­ter­mi­na­da cir­cuns­tan­cia per­so­nal ha­cia el ám­bi­to de la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Se­re­na y el ejér­ci­to de his­té­ri­cos e his­té­ri­cas que han con­ver­ti­do su pa­ta­le­ta por una de­rro­ta en una reivindicación de las opri­mi­das de la Tie­rra in­sul­tan la me­mo­ria de las gran­des fe­mi­nis­tas de la his­to­ria, que ha­cían lo con­tra­rio: ata­car aque­llos fac­to­res so­cia­les que lle­va­ban si­glos im­pi­dien­do la ex­pre­sión in­di­vi­dual, es de­cir, la li­ber­tad de la mu­jer. A di­fe­ren­cia de tan­tas fe­mi­nis­tas con­tem­po­rá­neas, que bus­can víc­ti­mas don­de no las hay en lu­gar de bus­car­las don­de si­guen exis­tien­do, aqué­llas lu­cha­ban pa­ra aban­do­nar la con­di­ción de víc­ti­mas cuan­to an­tes. La más gran­de fe­mi­nis­ta ne­gra de la his­to­ria mo­der­na, So­jour­ner Truth, una es­cla­va que lo­gró es­ca­par y de­di­có par­te del si­glo XIX a bre­gar con­tra la dis­cri­mi­na­ción se­xis­ta y ra­cial, de­be es­tar re­vol­vién­do­se en la tum­ba an­te lo que pa­sa hoy, en tan­tos lu­ga­res, por fe­mi­nis­mo. Su dis­cur­so más fa­mo­so, de 1851, fue pu­bli­ca­do tiem­po des­pués con un tí­tu­lo in­ven­ta­do («¿Aca­so no soy mu­jer?») y aña­di­dos apó­cri­fos que am­plia­ron y pe­ren­ni­za­ron su le­yen­da. Pe­ro la pri­vi­le­gia­da Se­re­na y las de­más pla­ñi­de­ras de­be­rían leer el tex­to ori­gi­nal, de fá­cil ac­ce­so, pa­ra en­ten­der que lo ven to­do al re­vés. No hay en él, a pe­sar de las mil ra­zo­nes que te­nía Truth pa­ra que­jar­se, un so­lo la­men­to per­so­nal, só­lo el de­seo de que a ella y las de­más les abrie­ran la jau­la pa­ra vo­lar en li­ber­tad.

Se­re­na Wi­lliams

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.