EL DÍA QUE PER­DIÓ EL AUTOCONTROL

∑ «Ha co­men­za­do a de­mos­trar de­bi­li­dad y ya em­pie­za a re­ci­bir men­sa­jes de que cuan­to más tar­de en con­vo­car las ur­nas, me­nos op­cio­nes de su­mar es­ca­ños ten­drá»

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - MA­NUEL MA­RÍN

Pe­dro Sán­chez no va a caer. Su ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia a la ad­ver­si­dad se ha con­ver­ti­do en un ca­pa­ra­zón que lo pro­te­ge de la frus­tra­ción. Su re­sis­ten­cia y ca­pa­ci­dad pa­ra re­com­po­ner la fi­gu­ra cuan­do re­sul­ta gol­pea­do res­pon­den ya a cá­no­nes inéditos en nues­tra po­lí­ti­ca, y em­pie­zan a ser dig­nos de una te­sis doc­to­ral pa­ra po­li­tó­lo­gos. In­clu­so co­lo­can­do a Sán­chez fren­te al es­pe­jo de sus pro­pias contradicciones, su te­na­ci­dad pa­ra mol­dear la reali­dad a con­ve­nien­cia re­sul­ta sor­pren­den­te, con tal de sa­lir in­dem­ne de cual­quier gol­pe a su ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia.

Na­die en el PSOE cuen­ta con que el va­ra­pa­lo de su te­sis doc­to­ral le va­ya a apear de La Mon­cloa por­que sus me­ca­nis­mos de au­to­de­fen­sa son pro­por­cio­na­les a su pul­sión de po­der.

LA PEOR SE­MA­NA EN PO­LÍ­TI­CA

Sán­chez ha vi­vi­do su peor se­ma­na en po­lí­ti­ca. O la se­gun­da peor… por­que emo­cio­nal­men­te le afec­tó más la ex­pul­sión que su­frió de la se­cre­ta­ría ge­ne­ral del PSOE a ma­nos de sus pro­pios com­pa­ñe­ros de par­ti­do, la re­nun­cia al es­ca­ño, su en­fren­ta­mien­to a la ges­to­ra que li­de­ró Ja­vier Fer­nán­dez, y la es­tra­te­gia de des­cré­di­to per­so­nal que pu­so en mar­cha Su­sa­na Díaz an­tes de re­cu­pe­rar la se­cre­ta­ría ge­ne­ral. Sin em­bar­go, Mon­cloa y el PSOE son cons­cien­tes de que el es­tig­ma de su te­sis va a per­du­rar, por­que la cri­sis de repu­tación en es­ta fa­se de nues­tra de­mo­cra­cia de ca­ce­rías ma­si­vas y es­cru­ti­nio ex­tre­mo de la ejem­pla­ri­dad que­da in­de­le­ble sin de­re­cho al ol­vi­do. Sán­chez pu­so el lis­tón y aho­ra le ha caí­do en­ci­ma.

Mon­cloa lo ha con­si­de­ra­do una de- cla­ra­ción de gue­rra, un ata­que per­so­nal ajeno a las clá­si­cas re­glas no es­cri­tas de la po­lí­ti­ca, si­mi­la­res a las del an­ti­guo fút­bol, cuan­do no ha­bía vein­te cá­ma­ras te­le­vi­si­vas cap­tan­do has­ta el más mí­ni­mo es­cu­pi­ta­jo al con­tra­rio. «Lo que ocu­rre en el cam­po, se que­da en el cam­po», se di­jo siem­pre. Hoy, lo que ocu­rre en el cam­po se ve en ca­li­dad di­gi­tal. En po­lí­ti­ca, el pro­ce­so es idén­ti­co, y esas nor­mas no es­cri­tas de res­pe­to virtual a las «lí­neas ro­jas» que de­li­mi­ta­ban la agre­sión po­lí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca de la es­tric­ta­men­te per­so­nal han des­apa­re­ci­do.

CIE­RRE DE FI­LAS FOR­ZA­DO

El PSOE ha ce­rra­do fi­las de mo­do for­za­do e im­pos­ta­do, y con una convicción muy me­jo­ra­ble, por­que sus di­ri­gen­tes y can­di­da­tos son cons­cien­tes de que la es­tra­te­gia de ocul­ta­ción de la te­sis doc­to­ral de Sán­chez, las re­ve­la­cio­nes de ABC so­bre el pla­gio, la tar­día reac­ción en ha­cer pú­bli­co el tra­ba­jo uni­ver­si­ta­rio, o la com­po­si­ción de un tri­bu­nal «ad hoc» que ca­li­fi­có «cum lau­de» un tra­ba­jo dis­cu­ti­ble, son se­ve­ros in­di­cios de que el de­te­rio­ro en la cre­di­bi­li­dad de su lí­der so­lo pue­de ten­der a cre­cer.

El pa­sa­do miér­co­les, cuan­do Al­bert Ri­ve­ra al­te­ró su pre­gun­ta en el pleno de control del Con­gre­so pa­ra in­te­rro­gar a Sán­chez por su te­sis doc­to­ral tras ha­ber caí­do la no­che an­te­rior la mi­nis­tra Car­men Mon­tón, el pre­si­den­te del Go­bierno cam­bió su tono y su mi­ra­da. Por pri­me­ra vez dio la per­cep­ción, a su gru­po par­la­men­ta­rio y al res­to, de que per­día el autocontrol… de que al­go se ha­bía ro­to en la ru­ti­na amo­do­rra­da de ese ti­po de ple­nos. Ri­ve­ra ha­bía abier­to la es­pi­ta de la agre­sión «per­so­nal» co­mo fac­tor de com­ba­te po­lí­ti­co. La irri­ta­ción de Sán­chez era má­xi­ma, en la se­gu­ri­dad de que las mis­mas exi­gen­cias que ha­bía im­pues­to pa­ra re­le­var a Mon­tón iban a afec­tar­le de lleno en cues­tión de días.

ODIO PER­SO­NAL HA­CIA RI­VE­RA

Ri­ve­ra ha pa­sa­do de ser el so­cio hi­po­té­ti­ca­men­te con­ve­nien­te pa­ra el PSOE tras las elec­cio­nes ge­ne­ra­les –se ce­le­bren cuan­do se ce­le­bren– a ser un enemigo per­so­nal no fia­ble. Los ges­tos con el se­pa­ra­tis­mo han em­pe­za­do a em­peo­rar la ex­pec­ta­ti­vas de Sán­chez en las en­cues­tas, y el PSOE ha asu­mi­do –pe­se a las sor­pren­den­tes pi­rue­tas de Jo­sep Bo­rrell– que no hay vi­sos de rec­ti­fi­ca­ción al­gu­na de la Ge­ne­ra­li­tat, y que el fu­tu­ro de Sán­chez de­be­ría gi­rar en torno a una even­tual alian­za con Ciu­da­da­nos. Pe­ro el gol­pe de Ri­ve­ra ha­bía cas­ti­ga­do su hí­ga­do, y el de ABC

le no­quea­ba po­nien­do de nue­vo a prue­ba su ca­pa­ci­dad de re­ani­ma­ción. Por eso, Ri­ve­ra ha pa­sa­do a ser un trai­dor a esas re­glas no es­cri­tas y un enemigo per­so­nal más que un ri­val po­lí­ti­co. Se­rá la se­cue­la del «¡os vais a en­te­rar!» que Sán­chez di­ri­gió a los es­ca­ños de Ciu­da­da­nos.

En el PSOE ron­dan pre­gun­tas sin res­pues­ta. ¿Por qué Sán­chez te­nía ce­lo­sa­men­te ve­ta­da la te­sis?, ¿por qué es­ta­ba ocul­to un tra­ba­jo aca­dé­mi­co «cum lau­de», or­gu­llo de cual­quier pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio? Las con­se­cuen­cias son aho­ra im­pre­vi­si­bles des­de cual­quier pers­pec­ti­va de aná­li­sis po­lí­ti­co, por­que la repu­tación per­so­nal es­ta­ba has­ta aho­ra a sal­vo de la bron­ca po­lí­ti­ca en Es­pa­ña. Esa re­gla que­dó di­na­mi­ta­da con Cris­ti­na Ci­fuen­tes y Sán­chez la su­fre aho­ra en pri­me­ra per­so­na. Ade­más, Es­pa­ña en­tra en una nueva fa­se que ade­más ha abier­to, has­ta de­jar­la en car­ne vi­va, la evi­den­cia de que la pre­pa­ra­ción de nues­tros can­di­da­tos es en­de­ble y se cons­tru­ye a tra­vés de cam­pa­ñas de mar­ke­ting po­lí­ti­co, una in­vo­lu­ción mo­ral en las re­des so­cia­les, y men­ti­ras que han de­ja­do de per­ma­ne­cer ocul­tas. Cuan­do se acer­can las ur­nas, al PSOE le in­tere­sa más la es­ta­bi­li­dad elec­to­ral y la pro­yec­ción de vic­to­rias que los li­de­raz­gos es­pe­cí­fi­cos. El ries­go de que el li­de­raz­go de Sán­chez se con­vier­ta en un con­ta­mi­nan­te tó­xi­co ame­na­za ya al PSOE co­mo mar­ca en el res­to de Es­pa­ña.

REC­TI­FI­CA­CIO­NES MA­SI­VAS

El de­ba­te po­lí­ti­co os­ci­la. Ya no es dis­cu­ti­ble que co­pia­se, y su au­to­de­fen­sa gi­ra ha­cia qué por­cen­ta­je de pla­gio es ad­mi­si­ble... Por eso, la ima­gen de la cohe­ren­cia ar­gu­men­tal de Sán­chez so­bre la éti­ca en po­lí­ti­ca es peor que ayer. Y su des­gas­te se agra­va­rá cuan­to más pro­lon­gue la con­vo­ca­to­ria de las ur­nas, con el te­mor aña­di­do de sec­to­res del PSOE a un efec­to arras­tre inevi­ta­ble. Mon­cloa no con­ta­ba con es­ta cri­sis, ni con la ima­gen cris­pa­da que ha ofre­ci­do Sán­chez co­mo go­ta que col­ma­ba el va­so de un cú­mu­lo de de­cep­cio­nes po­lí­ti­cas, em­pe­zan­do por el sa­cri­fi­cio de Car­men Mon­tón.

De he­cho, la ines­ta­bi­li­dad or­gá­ni­ca de los úl­ti­mos días en el Go­bierno ha si­do so­lo el cul­men de otra se­rie de rec­ti­fi­ca­cio­nes que ape­nas han ad­qui­ri­do re­le­van­cia, pe­ro que son de­mos­tra­ti­vas de lo que al­gún di­ri­gen­te so­cia­lis­ta ya ca­li­fi­ca en pri­va­do de pro­pias de «un Eje­cu­ti­vo ama­teur en el que la ges­tión de los in­tan­gi­bles y la coor­di­na­ción in­ter­na se han con­ver­ti­do en un caos». Es un da­to ob­je­ti­vo que el apa­ra­to de Mon­cloa no da abas­to pa­ra rec­ti­fi­ca­cio­nes.

La se­ma­na co­men­za­ba con el re­co­no­ci­mien­to del Go­bierno de que no se­rá fac­ti­ble ajus­tar las pen­sio­nes al IPC. Des­pués, Mon­tón… Y Bo­rrell anun­cian­do la con­di­ción de «na­ción» de Ca­ta­lu­ña, la rec­ti­fi­ca­ción pa­ra la ven­ta de 400 bom­bas a Ara­bia Sau­dí justificada en una «ex­tra­or­di­na­ria pre­ci­sión» in­ca­paz de cau­sar ma­sa­cres ci­vi­les, y fi­nal­men­te la re­ti­ra­da de una po­lé­mi­ca re­for­ma del Có­di­go Ci­vil pa­ra una anu­la­ción au­to­má­ti­ca de la patria po­tes­tad en ca­sos de vio­len­cia ma­chis­ta sin par­ti­ci­pa­ción de un juez. Es la ser­vi­dum­bre de dis­po­ner so­lo de 84 es­ca­ños, y la es­cla­vi­tud de de­pen­der de equi­li­brios im­po­si­bles. To­do, agra­va­do tam­bién por el fa­lli­do in­ten­to de apro­bar una pro­pues­ta con­jun­ta con el PDECat pa­ra ini­ciar un diá­lo­go «sin con­di­cio­nes» con la Ge­ne­ra­li­tat de Ca­ta­lu­ña, tum­ba­da por ERC.

EL GO­BIERNO MÁS DESCOORDINADO

En el PSOE se asu­me que exis­te la ne­ce­si­dad de que cuan­do Sán­chez se re­ba­ta a sí mis­mo, lo ha­ga con una convicción de la que em­pie­za a ca­re­cer. Al­go en Sán­chez ha cam­bia­do es­ta se­ma­na, con so­lo tres me­ses en el Go­bierno de acu­cia­do de­te­rio­ro. Ha co­men­za­do a de­mos­trar de­bi­li­dad por­que no cua­dran las pie­zas del puz­le de su te­sis y por­que la hemeroteca le de­la­ta en in­cohe­ren­cias fla­gran­tes. Em­pie­za a im­por­tar me­nos la fi­gu­ra po­lí­ti­ca de Sán­chez, y más la fi­gu­ra elec­to­ral, por­que la in­con­sis­ten­cia ar­gu­men­tal con que se ma­ne­ja, sus du­das y me­dias ver­da­des, y –lo más ex­tra­ño en un su­per­vi­vien­te co­mo él– su in­se­gu­ri­dad so­bre el te­rreno que pi­sa en un Go­bierno fa­llón y descoordinado, ya se han con­ver­ti­do en un «me­me» vi­ral sis­te­má­ti­co ge­ne­ra­dor de in­cer­ti­dum­bre y desa­so­sie­go en el PSOE. Por eso ya ha em­pe­za­do a re­ci­bir men­sa­jes de que cuan­to más tar­de en con­vo­car las ur­nas, me­nos op­cio­nes de su­mar es­ca­ños ten­drá.

Ima­gen cris­pa­da del pre­si­den­te «Mon­cloa no con­ta­ba con es­ta cri­sis, ni con la ima­gen cris­pa­da ofre­ci­da por Sán­chez co­mo go­ta que col­ma­ba el va­so de un cú­mu­lo de de­cep­cio­nes po­lí­ti­cas» ¿Por qué se ocul­tó una te­sis «cum lau­de»? En el PSOE ron­dan pre­gun­tas sin res­pues­tas: ¿por qué Sán­chez te­nía ce­lo­sa­men­te ve­ta­da la te­sis?, ¿por qué es­ta­ba ocul­to un tra­ba­jo aca­dé­mi­co «cum lau­de»?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.