Sán­chez o la es­tra­te­gia de la si­mu­la­ción

Su gra­ta son­ri­sa es­con­de un tem­pe­ra­men­to he­la­do y pé­treo. La lec­ción del Pa­drino –«nun­ca di­gas lo que pien­sas cuan­do ha­bles con ex­tra­ños»– la tie­ne gra­ba­da a fue­go

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - IG­NA­CIO CA­MA­CHO

La ma­ña­na en que sa­lió llo­ran­do de su bre­ve en­tre­vis­ta con

Pe­dro Sán­chez, en el último con­gre­so fe­de­ral del PSOE, Su­sa­na Díaz aca­bó de com­pren­der el ca­rác­ter del hom­bre que la ha­bía ba­ti­do con el vo­to de las ba­ses. Fue una reunión cor­ta, se­ca, hos­ca, des­agra­da­ble, en la que el re­cién ele­gi­do se­cre­ta­rio ge­ne­ral mos­tró a la pre­si­den­ta an­da­lu­za su ca­ra más agria y su re­so­lu­ción más ta­jan­te. Una ver­sión afi­la­da, des­a­bri­da, del «vae vic­tis» ce­sá­reo tras la que Díaz se en­ce­rró a desaho­gar­se en un la­va­bo y al sa­lir, más o me­nos re­com­pues­ta, dio a los su­yos la or­den de re­ti­rar­se.

Sán­chez ha­bía to­ma­do la re­van­cha de su de­fe­nes­tra­ción –aquel bron­co y sór­di­do 1 de oc­tu­bre de 2016 que to­dos los so­cia­lis­tas que­rrían ol­vi­dar, dar por no ocu­rri­do– y no te­nía el me­nor in­te­rés en pa­re­cer si­quie­ra ama­ble. Sí en de­jar cla­ro a su ri­val de­rro­ta­da que ya na­da iba a ser co­mo an­tes.

En el en­torno su­sa­nis­ta, don­de so­lían de­cir que «Pe­dro es­tá en el PSOE pe­ro no es del PSOE» du­ran­te la cam­pa­ña, tie­nen cla­ro que el ac­tual pre­si­den­te pen­só en la mo­ción de cen­su­ra des­de el mo­men­to mis­mo en que ga­nó las pri­ma­rias. Su caí­da se pro­du­jo por­que el par­ti­do le prohi­bió aliar­se con los na­cio­na­lis­tas pa­ra sus­ti­tuir a Ra­joy, y esa idea le ob­se­sio­na­ba; en cuan­to lo­gró le­van­tar­se, ven­cien­do a to­da la vie­ja guar­dia en un asom­bro­so ejer­ci­cio de au­to­con­fian­za, de­ci­dió re­to­mar­la. Era cues­tión de ele­gir el mo­men­to, que es­pe­ró con má­xi­ma cal­ma en me­dio de la in­su­rrec­ción ca­ta­la­na. La in­ten­ción era fi­ja: lle­gar a las elec­cio­nes des­de el po­der pa­ra evi­tar otro tro­pie­zo que lo blo­quea­ra. En cuan­to tu­vo la opor­tu­ni­dad, o el pre­tex­to –la sen­ten­cia Gür­tel, mu­ñi­da en el sec­tor ju­di­cial de iz­quier­das por cier­to ex ma­gis­tra­do con an­sias de ven­gan­za–, eje­cu­tó el plan en un gol­pe de au­da­cia.

Her­me­tis­mo in­ten­so

Esa au­da­cia re­so­lu­ti­va es una de las dos ca­rac­te­rís­ti­cas claves del je­fe del Go­bierno. La otra es su ca­pa­ci­dad de si­mu­la­ción y de im­pos­tu­ra, una do­blez asen­ta­da en un her­me­tis­mo in­ten­so. Na­die, ni si­quie­ra sus ayu­dan­tes más es­tre­chos, ter­mi­na de sa­ber por dón­de rom­pe­rá en ca­da mo­men­to una per­so­na­li­dad que ba­jo la gra­ta son­ri­sa es­con­de un tem­pe­ra­men­to lo- buno, he­la­do, pé­treo. Qui­zá sea el úni­co po­lí­ti­co que ha lo­gra­do en­ga­ñar al ca­zu­rro y des­con­fia­do Ra­joy, to­do un ré­cord. La lec­ción del Pa­drino de

Cop­po­la a su hi­jo Sonny –«nun­ca di­gas lo que pien­sas cuan­do ha­bles de ne­go­cios (po­lí­ti­ca) con ex­tra­ños»– la lle­va gra­ba­da a fue­go. Su pa­la­bra só­lo tie­ne el va­lor del ins­tan­te con­cre­to; la con­si­de­ra una he­rra­mien­ta tác­ti­ca, un ins­tru­men­to. Por eso se con­tra­di­ce y se rec­ti­fi­ca con enor­me na­tu­ra­li­dad y en el mí­ni­mo tiem­po; en po­co más de tres me­ses ha re­vo­ca­do to­do su dis­cur­so de re­ge­ne­ra­cio­nis­mo e in­te­gri­dad sin el me­nor com­ple­jo. For­ja­do en una durísima ley de su­per­vi­ven­cia, no pa­re­ce ha­ber na­da que no es­té de­ci­di­do a ha­cer pa­ra con­ser­var su pues­to.

El es­cán­da­lo de la te­sis lo ha sa­ca­do de qui­cio, pe­ro no lo ha des­es­ta­bi­li­za­do. Aun­que es cons­cien­te de que es­tá su­frien­do un gra­ve es­tra­go repu­tacio­nal, y de que has­ta los me­dios in­ter­na­cio­na­les se han he­cho eco de la po­lé­mi­ca del pla­gio, no es­tá dis­pues­to a per­mi­tir que la opo­si­ción sa­que ré­di­to del da­ño. Su re­la­ción con Al­bert Ri­ve­ra, que fue el que lo arrin­co­nó por sor­pre­sa en un há­bil brin­co par­la­men­ta­rio, ha en­tra­do en un clímax agrio; los dipu­tados de Cs sos­tie­nen que lle­gó a ame­na­zar­lo. Lo hi­cie­se o no de pa­la­bra, el mar­tes en el Con­gre­so su ges­to era hos­til, ten­so, es­qui­na­do.

Es­ta se­ma­na, con el re­vés de la mi­nis­tra Mon­tón y la pi­co­ta de su pro­pio doc­to­ra­do, ha pa­sa­do por mo­men­tos ra­bio­sos y amar­gos. To­dos sus ri­va­les sa­ben que va a ha­ber re­pre­sa­lias y que el cli­ma po­lí­ti­co se va a vol­ver muy po­co hos­pi­ta­la­rio.

Tra­tó de dar «un pu­che­ra­zo»

«No lo me­nos­pre­ciéis», di­ce un an­ti­guo di­ri­gen­te so­cia­lis­ta del ban­do de­rro­ta­do. «No ol­vi­déis que la no­che del Co­mi­té Fe­de­ral tra­tó de sal­var­se con un pu­che­ra­zo». Los que no son de su cuer­da lo mi­ran con re­ce­lo pe­ro acep­tan que el po­der ha aglu­ti­na­do al par­ti­do en torno a su li­de­raz­go. A su ma­ne­ra, fuer­te­men­te sec­ta­ria, ha pre­mia­do a to­dos los que cre­ye­ron en él y lo ayu­da­ron; ha co­lo­ca­do a to­dos sus co­la­bo­ra­do­res y ami­gos en el apa­ra­to del Es­ta­do, aun­que pa­ra ello ha­ya que au­men­tar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te el nú­me­ro de al­tos cargos. In­clu­so su pro­pia es­po­sa, Be­go­ña Gó­mez, ha re­sul­ta­do be­ne­fi­cia­da con un nom­bra­mien­to di­rec­ti­vo en un influyente ins­ti­tu­to pri­va­do. La po­lí­ti­ca de per­so­nal ha si­do la úni­ca en la que no ha da­do ban­da­zos: su bri­ga­da de fie­les ha ocu­pa­do sin ti­tu­bear la Ad­mi­nis­tra­ción en un ver­da­de­ro de­sem­bar­co.

La im­pre­sión en los círcu­los de in­fluen­cia de Madrid es que el «ca­so Te­sis» va a en­du­re­cer aún más el cli­ma po­lí­ti­co por­que Sán­chez se sien­te de lleno en el cen­tro del ob­je­ti­vo. Y ésa, la de ol­fa­tear de cer­ca el peligro, es la cla­se de cir­cuns­tan­cias en la que agu­za su ins­tin­to. Po­de­mos le ha sal­va­do del en­vi­te por­que Pablo Igle­sias ve aho­ra en las ur­nas un abis­mo y en­tien­de que le con­vie­ne un so­cio con ne­ce­si­dad de gui­ños. Se apro­xi­ma un gi­ro a la iz­quier­da, una es­tra­te­gia de ten­sión que acen­túe el fren­te­po­pu­lis­mo pa­ra cohe­sio­nar el vo­to con­tra unas «de­re­chas» cu­yos dos par­ti­dos van a pa­sar de la con­di­ción de ad­ver­sa­rios a la de enemi­gos.

Re­pre­sa­lias To­dos sus ri­va­les sa­ben que va a ha­ber re­pre­sa­lias y que el cli­ma po­lí­ti­co se va a vol­ver muy po­co hos­pi­ta­la­rio

DE SAN BER­NAR­DO

21-5-2017. Sán­chez com­pa­re­ce con Su­sa­na Díaz en Fe­rraz tras co­no­cer­se los re­sul­ta­dos de las pri­ma­rias

LA MON­CLOA

Ya pre­si­den­te, Sán­chez de­par­te con Jo­sé Ma­nuel Al­ba­res, su ase­sor de po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal, a bor­do de un Fal­con

.MA­YA BALANYA

1-10-2016. Pe­dro Sán­chez di­mi­te co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE tras un con­vul­so Co­mi­té Fe­de­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.