Los ni­ños que Ma­rrue­cos no quie­re

∑ El 56% de los 800 me­no­res irre­gu­la­res de Me­li­lla po­drían ser de­por­ta­dos, pe­ro el Reino alauí se nie­ga

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - EN­RI­QUE DEL­GA­DO SANZ

«No ten­go fa­mi­lia». Es­ta es la fra­se más re­pe­ti­da por los Me­no­res Ex­tran­je­ros No Acom­pa­ña­dos (Me­nas) cuan­do les sa­lu­das por las ca­lles de Me­li­lla por las que deam­bu­lan. Son 800, la ma­yo­ría ma­rro­quíes, y sa­ben que si las au­to­ri­da­des no les iden­ti­fi­can, tie­nen más po­si­bi­li­da­des de que­dar­se en Es­pa­ña has­ta cum­plir los 18 años y en­ton­ces con­se­guir la re­si­den­cia.

Son cons­cien­tes de que hay un acuer­do bi­la­te­ral en­tre Es­pa­ña y Ma­rrue­cos que per­mi­te su de­por­ta­ción, siem­pre que las au­to­ri­da­des cons­ta­ten su iden­ti­dad y lo­ca­li­cen a sus fa­mi­lia­res. Son 800 ni­ños que, por el con­tra­rio, des­co­no­cen un da­to im­por­tan­te. El Reino alauí del que son «hi­jos» ig­no­ra to­tal­men­te es­te pac­to con Es­pa­ña, por lo que no ten­drían ni que es­for­zar­se en men­tir.

El 56% de es­tos 800 me­no­res, es de­cir, 450 ni­ños, es­tán per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos. Así lo con­fir­ma a ABC el con­se­je­ro de Bie­nes­tar So­cial de Me­li­lla, Die­go Ven­tu­ra, quien tam­bién ex­po­ne que el 95% de es­tos ni­ños y ado­les­cen­tes «fi­cha­dos» son ma­rro­quíes. En la Ciu­dad Au­tó­no­ma co­no­cen to­dos los da­tos de su iden­ti­dad: nom­bre, ape­lli­dos, quié­nes son sus pa­dres y tam­bién la lo­ca­li­dad de Ma­rrue­cos don­de vi­ven y, por en­de, don­de ten­drían que ser de­por­ta­dos.

Dís­co­los

«Nos sen­ti­mos un po­co so­los», la­men­ta Ven­tu­ra, quien ahon­da en la pre­sión mi­gra­to­ria que su­fre Me­li­lla con la con­ti­nua lle­ga­da de me­no­res no acom­pa­ña­dos. «En­tran unos cua­tro al día de me­dia», es­pe­ci­fi­ca el con­se­je­ro, quien po­ne un ejem­plo muy grá­fi­co que ayu­da a in­ter­pre­tar el pro­ble­ma a aque­llos que no lo co­no­cen: «Aquí te­ne­mos 800 ni­ños en 13 ki­ló­me­tros cua­dra­dos y en An­da­lu­cía, con más de 80.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de te­rri­to­rio, di­cen que es­tán so­bre­pa­sa­dos con ca­si 3.000 me­no­res».

Sha­raf y Moed son dos de es­tos jó­ve­nes. Bus­can un fu­tu­ro me­jor le­jos de Ma­rrue­cos, tie­nen 15 y 12 años, res­pec­ti­va­men­te, y duermen den­tro del con­te­ne­dor de car­tón que hay a los pies de la Ciu­da­de­la, jus­to en­fren­te del puer­to de Me­li­lla. Un po­co más arri­ba, en la ci­ma de una de las to­rres de la ciu­dad vie­ja, duer­me Wahib, un jo­ven de 17 años, tam­bién ma­rro­quí, quien con­fie­sa que por las no­ches pa­sa un po­co de frío. Lo ha­ce con se­ñas, pues­to que ha­ce só­lo tres me­ses que lle­gó a la Ciu­dad Au­tó­no­ma y no ha­bla ca­si na­da es­pa­ñol. Cuan­do se le­van­ta de su «ca­ma», que es un car­tón ti­ra­do en el sue­lo, dis­fru­ta de las vis­tas más co­di­cia­das por sus se­me­jan­tes: fren­te a él, con el al­ba des­pun­tan­do, es­te ado­les­cen­te se to­pa de fren­te con el ferry al que to­dos los Me­nas quie­ren su­bir pa­ra po­der lle­gar a la Pe­nín­su­la.

Ham­pa (16), Ayoub (12) y Mu­ba­rak (17) van siem­pre jun­tos y tam­bién son ha­bi­tua­les en las in­me­dia­cio­nes del puer­to. Con­fie­san que han in­ten­ta­do co­lar­se en el ferry «cua­tro ve­ces», pe­ro no han te­ni­do éxi­to. Lle­ga­ron na­dan­do y pa­re­ce que no fue­ron los úni­cos. En la en­se­na­da del puer­to de Me­li­lla, don­de gol­pean con fuer­za las olas, hay ca­mi­se­tas que se que­dan pe­ga­das en las al­tas pa­re­des ro­co­sas, cu­yos re­co­be­cos apro­ve­chan pa­ra dor­mir los ni­ños y ado­les­cen­tes que no se en­cuen­tran có­mo­dos en los cen­tros de me­no­res don­de tie­nen pla­za.

Pre­fie­ren dor­mir en la ca­lle y de­nun­cian que el cen­tro de me­no­res es­tá so­bre­car­ga­do, que al­gu­nos com­pa­ñe­ros más ma­yo­res les pegan y que, en al­gu­na oca­sión, has­ta les ro­ban. «Es­tos ni­ños han su­fri­do to­do ti­po de ve­ja­cio­nes an­tes de lle­gar a Es­pa­ña y des­con­fían de las per­so­nas ma­yo­res», jus­ti­fi­ca Ven­tu­ra, quien no nie­ga el pro­ble­ma. De he­cho, en­sal­za la la­bor de los equi­pos de edu­ca­do­res que tra­ba­jan en es­te ti­po de cen­tros «por los nu­me­ro­sos con­flic­tos que evi­tan».

No es fá­cil tra­tar con es­tos ni­ños, que en un 95% de los ca­sos pro­vie­nen de Ma­rrue­cos y tie­nen una me­dia de 16 años. En su ma­yo­ría son va­ro­nes y só­lo

hay 130 ni­ñas que ape­nas se de­jan ver por las ca­lles. En to­dos los ca­sos re­pre­sen­tan el per­fil clásico del in­mi­gran­te irre­gu­lar, con el ma­tiz de que son me­no­res y la Ciu­dad Au­tó­no­ma tie­ne que ha­cer­se car­go de ellos y asu­mir la fi­gu­ra de su tu­tor le­gal. Ma­rrue­cos re­nie­ga de ellos y no es­tá dis­pues­to, pe­se a que es­tán per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos, a apli­car el acuer­do de coope­ra­ción en el ám­bi­to de la pre­ven­ción de la emi­gra­ción ile­gal de los Me­nas, su pro­tec­ción y su vuel­ta con­cer­ta­da, pu­bli­ca­do en el BOE del 22 de mar­zo de 2013. Se­gún los cálcu­los del Go­bierno me­li­llen­se, man­te­ner a es­tos ni­ños cues­ta 2.500 eu­ros al mes en ca­da ca­so. Ese di­ne­ro, mul­ti­pli­ca­do por do­ce me­ses y por los 800 me­no­res que aho­ra mis­mo hay en Me­li­lla se tra­du­ce en 24.000.000 eu­ros asu­mi­dos por Es­pa­ña co­mo con­se­cuen­cia de la de­ja­dez del ve­cino alauí.

Ni res­pon­den

El tex­to ha­bla de que am­bas par­tes de­ben «fa­vo­re­cer el re­torno asis­ti­do de los me­no­res al seno de sus fa­mi­lias o a la ins­ti­tu­ción de tu­te­la del país de ori­gen, así co­mo su re­in­ser­ción so­cial». La reali­dad, se­gún ha po­di­do sa­ber ABC de fuen­tes co­no­ce­do­ras del ca­so, es que Me­li­lla ha re­mi­ti­do el lis­ta­do de los me­no­res que tie­ne per­fec­ta­men­te iden­ti­fi­ca­dos a Ma­rrue­cos pe­ro el Reino de Moha­med VI no es­tá por la la­bor de cum­plir con su res­pon­sa­bi­li­dad. El ve­cino afri­cano ni res­pon­dió a la mi­si­va.

Pa­ra mu­chas fa­mi­lias ma­rro­quíes, de­jar a un ni­ño a su suer­te en la Ciu­dad Au­tó­no­ma es una in­ver­sión de fu­tu­ro. El ob­je­ti­vo es que con­si­gan la re­si­den­cia pa­ra des­pués fa­ci­li­tar la en­tra­da de otros miem­bros de la fa­mi­lia. Fuen­tes po­li­cia­les in­di­can que los ni­ños, en mu­chos ca­sos, no pier­den el con­tac­to con sus pa­dres. «Los sá­ba­dos cru­zan la va­lla pa­ra vi­si­tar a sus fa­mi­lia­res co­mo ha­cen, aun­que guar­dan­do las di­fe­ren­cias, los uni­ver­si­ta­rios en Es­pa­ña», ejem­pli­fi­can es­tas fuen­tes, las mis­mas que sub­ra­yan que, una vez que se ha pro­du­ci­do la vi­si­ta, los me­no­res vuel­ven a co­lar­se en Me­li­lla pa­ra con­ti­nuar con su vi­da, que no es pre­ci­sa­men­te igual de fá­cil que la de un es­tu­dian­te uni­ver­si­ta­rio es­pa­ñol.

«Ayer dor­mi­mos, hoy in­ten­ta­re­mos co­mer». Así de tran­qui­los reconocen Ham­za y sus ami­gos que si vives en la ca­lle hay po­cas cer­te­zas. Unas ham­bur­gue­sas pue­den ser un fes­ti­val pa­ra jó­ve­nes co­mo es­tos, tam­bién ten­ta­dos por el pe­ga­men­to, que les con­vier­te prác­ti­ca­men­te en zom­bies cuan­do cae la no­che. No reconocen a na­die y se de­di­can a dar tum­bos an­tes de caer ren­di­dos don­de bue­na­men­te pue­den. A la fuer­za de in­ten­tos in­fruc­tuo­sos pa­ra co­lar­se en los bar­cos, los «hi­jos» de los que Ma­rrue­cos re­nie­ga pa­re­cen, cuan­do el pe­ga­men­to les ga­na la par­ti­da, re­sig­na­dos a vi­vir por siem­pre en la ca­lle y a co­mer un día sí y otro no.

Sha­raf, de 16 años, mues­tra a ABC su «ha­bi­ta­ción» en la ca­lle de Me­li­lla

IG­NA­CIO GIL

Ni­ños, al­re­de­dor de una atrac­ción fe­rian­te en Me­li­lla

IG­NA­CIO GIL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.