Fal­sas me­da­llas mo­nár­qui­cas

La Zar­zue­la con­fir­ma que los Re­yes no tie­nen nin­gún víncu­lo con la Her­man­dad Na­cio­nal Mo­nár­qui­ca

ABC (1ª Edición) - - ESPAÑA - AL­MU­DE­NA MARTÍNEZ-FORNÉS

Ade­más de los más­te­res fal­sos y los pla­gios en las te­sis, en Es­pa­ña pro­li­fe­ran la­sas ocia­cio­nesp se u do no­bi­lia­rias que dis­tri­bu­yen re­co­no­ci­mien­tos y ho­no­res in­ven­ta­dos con to­da la pa­ra­fer­na­lia de las an­ti­guas ór­de­nes de ca­ba­lle­ría. Una de ellas es la lla­ma­da Her­man­dad Na­cio­nal Mo­nár­qui­ca de Es­pa­ña, que nom­bra ca­ba­lle­ros y da­mas, y con­ce­de me­da­llas, en­co­mien­das y gran­des cru­ces, con las que pre­mia, se­gún su cri­te­rio, la leal­tad mo­nár­qui­ca, los ser­vi­cios al Reino o la cons­tan­cia al ser­vi­cio de la Co­ro­na. Tam­bién atri­bu­ye a sus pre­mia­dos el de­re­cho a uti­li­zar el tra­ta­mien­to de ex­ce­len­tí­si­mo o ilus­trí­si­mo.

Lo más gra­ve es que la Her­man­dad Na­cio­nal Mo­nár­qui­ca de Es­pa­ña pre­sen­ta sus ac­ti­vi­da­des co­mo si es­tu­vie­ran ava­la­das por la Co­ro­na, cuan­do ni los ac­tua­les Re­yes ni Don Juan Car­los ni Do­ña So­fía ni la Ca­sa del Rey man­tie­nen víncu­lo al­guno con ella. Es más, la pro­pia Ca­sa del Rey de­ne­gó en 2013 a es­ta Her­man­dad el uso de Real por­que no cum­plía los re­qui­si­tos, y en 2014 tam­po­co acep­tó el nom­bra­mien­to de her­ma­nos ma­yo­res a los Re­yes, se­gún con­fir­mó a ABC el Pa­la­cio de La Zar­zue­la.

Una aso­cia­ción pre­mial

La Her­man­dad Na­cio­nal Mo­nár­qui­ca Es­pa­ño­la (HNME) es una aso­cia­ción pre­mial que se cons­ti­tu­yó en 2012 co­mo he­re­de­ra de la Her­man­dad Na­cio­nal Mo­nár­qui­ca del Maes­traz­go. Es­ta fue fun­da­da en 1961, en pleno fran­quis­mo, con el fin de apo­yar la res­tau­ra­ción de la Mo­nar­quía. Des­de su cons­ti­tu­ción en 2012, el pre­si­den­te es Fran­cis­co Ro­drí­guez Agua­do, el úni­co que ha si­do re­co­no­ci­do con las gran­des cru­ces de las ór­de­nes crea­das por él mis­mo.

En sus es­ta­tu­tos, la HNME se declara de­fen­so­ra «de los va­lo­res mo­nár­qui­cos re­co­gi­dos en la Cons­ti­tu­ción» y en los úl­ti­mos tiem­pos, so­bre to­do cuan­do em­pe­zó el aco­so de los se­pa­ra­tis­tas al Rey y se pro­du­jo una olea­da de ad­he­sio­nes, mu­chas per­so­nas se acer­ca­ron a la Her­man­dad pa­ra reivin­di­car la fi­gu­ra de Don Fe­li­pe. En­tre las per­so­nas re­co­no­ci­das por la Her­man­dad es­tán Jo­sé Ra­món Bau­zá, Joan Mes­qui­da y Juan Jo­sé La­bor­da.

A pe­sar de las ne­ga­ti­vas re­ci­bi­das por la Ca­sa del Rey, la Her­man­dad si­gue tra­tan­do de apa­ren­tar una re­la­ción con la Co­ro­na. Apar­te de uti­li­zar pro­fu­sa­men­te los sím­bo­los de la Mo­nar­quía, co­mo la co­ro­na real, las flo­res de lis o la cruz de Bor­go­ña, es­ta aso­cia­ción ha crea­do tres ór­de­nes pa­ra pre­miar a las per­so­nas por su apo­yo a la Mo­nar­quía, co­mo si el Rey no tu­vie­ra su­fi­cien­tes ins­tru­men­tos pa­ra ha­cer­lo. Es­tas son: la Or­den a la Leal­tad Mo­nár­qui­ca, la Or­den al Mé­ri­to y la Or­den a la Cons­tan­cia. En los re­gla­men­tos fi­gu­ra que el Rey se­rá el gran maes­tre de una de las ór­de­nes y el gran can­ci­ller de la otra «en el mo­men­to que desee S.M. acep­tar el car­go».

En la Or­den de la Cons­tan­cia al ser­vi­cio de la Co­ro­na, el re­gla­men­to in­clu­ye más men­cio­nes al Rey. Por ejem­plo, en el ar­tícu­lo 6 se di­ce: «El Ca­pí­tu­lo, ór­gano su­pe­rior de go­bierno de la Or­den, pre­si­di­do por Su Ma­jes­tad el Rey cuan­do desee to­mar el car­go...». Y el ar­tícu­lo 9.1 es­ta­ble­ce que «el gran can­ci­ller de la Or­den de la Cons­tan­cia al Ser­vi­cio de la Co­ro­na, re­pre­sen­tan­te de la su­pre­ma dig­ni­dad del So­be­rano (cuan­do desee to­mar po­se­sión del car­go, S.M.), se­rá el pre­si­den­te na­cio­nal de la Her­man­dad Na­cio­nal Mo­nár­qui­ca de Es­pa­ña».

El Rey no es gran maes­tre

Con­sul­ta­da por ABC, la Ca­sa del Rey res­pon­dió que no tie­ne cons­tan­cia de nin­gu­na so­li­ci­tud de ese ti­po por par­te de la Her­man­dad, ni pa­ra que el Rey acep­te ser gran maes­tre de la Or­den al Mé­ri­to ni gran can­ci­ller de la Or­den a la Cons­tan­cia y que, por tan­to, no se ha au­to­ri­za­do al pre­si­den­te de la Her­man­dad a que re­pre­sen­te a Don Fe­li­pe de nin­gu­na ma­ne­ra. Es de­cir, que des­pués de las dos res­pues­tas ne­ga­ti­vas an­te­rio­res, en es­ta oca­sión la Her­man­dad ni si­quie­ra ha en­via­do su pe­ti­ción al Pa­la­cio de La Zar­zue­la, pro­ba­ble­men­te por te­mor a re­ci­bir la mis­ma res­pues­ta.

Sin em­bar­go, la des­con­cer­tan­te for­ma de pro­ce­der de los res­pon­sa­bles de es­ta Her­man­dad ha sus­ci­ta­do las sos­pe­chas de otros mo­nár­qui­cos, sim­pa­ti­zan­tes de la Unión Mo­nár­qui­ca de Es­pa­ña –que na­da tie­ne que ver con la Her­man­dad–, y han tras­la­da­do sus in­quie­tu­des a es­te pe­rió­di­co y a la Dipu­tación Per­ma­nen­te y Con­se­jo de la Gran­de­za de Es­pa­ña. En la res­pues­ta del de­cano, el­du que­de Fer­nán­dez- Mi­ran­da reconoce que en Es­pa­ña exis­tan« mu­cha sen­ti­da desp se u do no­bi­lia­rias» de­di­ca­da sa dis­tri­buir« fal­sos tí­tu­los no­bi­lia­rios y otros re­co­no­ci­mien­tos de no­ble­za igual­men­te ca­ren­tes de res­pal­do le­gal». Y la­men­ta el va­cío le­gal pa­ra com­ba­tir­lo. Y es que el De­re­cho Pre­mial es­pa­ñol, que re­gu­la los pre­mios o las re­com­pen­sas de la mis­ma for­ma que el De­re­cho Pe­nal re­gu­la las san­cio­nes, pre­ci­sa ser ac­tua­li­za­do, se­gún reconocen los ex­per­tos.

La ne­ga­ti­va de La Zar­zue­la La Ca­sa del Rey de­ne­gó en 2013 el uso de Real a es­ta Her­man­dad por­que no cum­plía los re­qui­si­tos

ABC

En­tre­ga de cru­ces y me­da­llas de la Her­man­dad Na­cio­nal Mo­nár­qui­ca de Es­pa­ña ce­le­bra­da en ju­nio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.