«Ma­du­ro apli­ca un plan de ex­ter­mi­nio con­tra la po­bla­ción»

Ase­gu­ra que, tras la con­de­na del TSJ, el man­da­ta­rio ya no es el pre­si­den­te le­gí­ti­mo de Venezuela. Tam­bién tie­ne prue­bas de co­rrup­ción con­tra Dios­da­do Ca­be­llo

ABC (1ª Edición) - - INTERNACIONAL - ADRIÁN ESPALLARGAS CO­RRES­PON­SAL EN CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

Lui­sa Ortega Díaz fue des­ti­tui­da co­mo fis­cal ge­ne­ral de Venezuela por Ni­co­lás Ma­du­ro en ju­lio de 2017, tras de­nun­ciar la rup­tu­ra del hi­lo cons­ti­tu­cio­nal y los ex­ce­sos del ré­gi­men du­ran­te las pro­tes­tas ciu­da­da­nas. En el exi­lio ha lle­va­do an­te el Tri­bu­nal Su­pre­mo (TSJ) le­gí­ti­mo, en Bo­go­tá, la acu­sa­ción por co­rrup­ción del man­da­ta­rio ve­ne­zo­lano, que ha si­do con­de­na­do a 18 años de pri­sión. Res­pon­de por te­lé­fono a ABC. —¿Qué ca­pa­ci­dad hay pa­ra ma­te­ria­li­zar la con­de­na del TSJ en el exi­lio? —El re­co­no­ci­mien­to de los Es­ta­dos es al Tri­bu­nal le­gí­ti­mo. Las au­to­ri­da­des que es­tán en Venezuela, ex­cep­to el par­la­men­to, son ile­gí­ti­mas. Por ello, es de­ber del TSJ en el exi­lio y los dis­tin­tos go­bier­nos re­co­no­cer esa sen­ten­cia. Apli­can­do las de­ci­sio­nes del Tri­bu­nal, Ma­du­ro ya no es el pre­si­den­te le­gí­ti­mo y es­tá in­ha­bi­li­ta­do pa­ra el car­go. Igual­men­te, es­ta de­ci­sión de­be de ser aco­gi­da por or­ga­nis­mos mul­ti­la­te­ra­les co­mo In­ter­pol, que ten­drían que de­cla­rar una aler­ta ro­ja con­tra Ma­du­ro. —¿Pa­ra qué ha ser­vi­do has­ta aho­ra? —La sen­ten­cia sir­ve pa­ra que, una vez de­rro­ta­do el ti­rano de Venezuela, no ha­ya que bus­car ele­men­tos pa­ra pro­ce­sar­lo, pues­to que ya hay con­de­na fir­me. Ade­más, vi­si­bi­li­za an­te el mun­do la tra­ma de co­rrup­ción que com­pro­me­te a Ma­du­ro. Hay prue­bas feha­cien­tes de su com­pro­mi­so con Ode­brecht en he­chos de co­rrup­ción pro­ba­dos en de­tri­men­to del pa­tri­mo­nio del Es­ta­do. —¿Cuá­les son los si­guien­tes pa­sos que de­be de dar el Tri­bu­nal? —Tie­ne que ofi­ciar o per­so­nar­se en los dis­tin­tos es­pa­cios a ni­vel glo­bal pa­ra que la sen­ten­cia se cum­pla. Ir, por ejem­plo, a In­ter­pol y en­viar co­pia cer­ti­fi­ca­da de la sen­ten­cia a dis­tin­tos paí­ses. —¿Ha go­za­do Ma­du­ro de ga­ran­tías? —Se le ga­ran­ti­zó el de­bi­do pro­ce­so, no ac­tua­mos co­mo él, so­bre to­do con sus ad­ver­sa­rios, a los que vio­la to­dos sus de­re­chos. Se de­sig­nó un de­fen­sor pú­bli­co, por­que Ma­du­ro nun­ca aten­dió ni las lla­ma­das ni los ofi­cios que se le en­via­ron pa­ra que se per­so­na­ra. —¿Cuá­les son sus pró­xi­mas ac­cio­nes? —Con fun­da­men­to en la Con­ven­ción de Pa­ler­mo, va­mos a acu­dir a or­ga­nis­mos de dis­tin­tos paí­ses, ya sean Mi­nis­te­rios Pú­bli­cos o al Po­der Ju­di­cial, por­que es pro­ba­ble que ten­gan más fuer­za. No por me­nos­ca­bar la de­ci­sión del Su­pre­mo en el exi­lio, pe­ro siem­pre exis­ten opi­nio­nes que hay que eva­luar so­bre si se cum­plie­ron to­das las ac­cio­nes de ley con es­tos asun­tos. Es­to no su­ce­de­ría si, por ejem­plo, la Fis­ca­lía de Perú, la de Bra­sil o cual­quier si­tio in­ves­ti­ga a Dios­da­do Ca­be­llo. —¿Qué prue­bas tie­ne con­tra Ca­be­llo? —Lo que te­ne­mos le com­pro­me­te en la tra­ma de Ode­brecht y lo voy a mos­trar cuan­do sea opor­tuno. El re­sul­ta­do de cual­quier pro­ce­so pe­nal es mos­trar las prue­bas en el juicio y no que ha­ya una elu­cu­bra­ción en los me­dios. —¿Es el mis­mo ca­so de Ode­brecht que sal­pi­ca a Ma­du­ro? —Hay evi­den­cias que com­pro­me­ten a Ca­be­llo en esa tra­ma, pe­ro tam­bién otros ca­sos. Yo en­tre­gué al dipu­tado Is­mael Gar­cía prue­bas que le com­pro­me­ten en una tra­ma de co­rrup­ción dis­tin­ta y es­te dipu­tado pre­sen­tó las evi­den­cias a la Fis­ca­lía en Flo­ri­da y se ini­ció una in­ves­ti­ga­ción. Es­ta­mos bus­can­do un or­ga­nis­mo que, co­mo en ese ca­so, pue­da te­ner tam­bién com­pe­ten­cias pa­ra in­ves­ti­gar es­te ca­so. —Leo­pol­do Ló­pez, ba­jo arres­to do­mi­ci­lia­rio, fue con­de­na­do cuan­do us­ted era fis­cal ge­ne­ral. ¿Com­par­te la de­ci­sión de arres­to do­mi­ci­lia­rio? —Nues­tra Cons­ti­tu­ción es­ta­ble­ce el prin­ci­pio de li­ber­tad. Es de­cir, una per­so­na pue­de ser con­de­na­da y per­ma­ne­cer en li­ber­tad. En oca­sio­nes, es­tan­do en el ejer­ci­cio de mi car­go, he de­fen­di­do es­ta pos­tu­ra. Yo era fis­cal ge­ne­ral, pe­ro no es­tu­ve pre­sen­te en ese juicio, así que no pue­do de­cir si lo que se de­ba­tió fue lo co­rrec­to. —¿Qué víncu­los man­tie­ne con la opo­si­ción ve­ne­zo­la­na? —Una re­la­ción de res­pe­to e in­ter­ac­ción, co­mo man­ten­go con mu­chos ac­to­res del Go­bierno. La di­fe­ren­cia es que con el Go­bierno no es pú­bli­ca, tie­ne que ser pri­va­da, por­que, si no, la vi­da de ellos es­ta­ría en ries­go. —¿Que­da al­go de cha­vis­mo en us­ted? —Siem­pre he es­ta­do iden­ti­fi­ca­da con las cau­sas jus­tas, de res­pe­to a los de­re­chos hu­ma­nos, la igual­dad y la jus­ti­cia. Me iden­ti­fi­qué con el dis­cur­so de Chá­vez cuan­do te­nía una pro­pues­ta hu­ma­nis­ta, pe­ro se fue des­di­bu­jan­do. Con Ma­du­ro, sin em­bar­go, se ha con­ver­ti­do en una ti­ra­nía y de atro­pe­llo a los de­re­chos del pue­blo. —¿Por qué tar­dó tan­to en te­ner una po­si­ción crí­ti­ca con el cha­vis­mo? —Los fun­cio­na­rios del Mi­nis­te­rio Fis­cal no pue­den te­ner mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca. Des­de que to­mé el car­go el 2 de enero de 2008, siem­pre fui crí­ti­ca con el Eje­cu­ti­vo y en 2009 for­mé un es­cán­da­lo por te­ma de abu­sos po­li­cia­les. Lue­go, en 2014, fui bas­tan­te crí­ti­ca por­que de­tu­vie­ron a ca­si mil per­so­nas en pro­tes­tas y pe­di­mos pa­ra más de 700 la li­ber­tad sin cargos, por­que eran de­ten­cio­nes ar­bi­tra­rias. Per­se­guí a una mi­nis­tra de sa­lud por­que ro­bó ca­si mil mi­llo­nes de dó­la­res de tres hos­pi­ta­les, pe­ro el Po­der Eje­cu­ti­vo y el Ju­di­cial la pro­te­gie­ron. Siem­pre fui crí­ti­ca. —¿Cuál es la prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre Chá­vez y Ma­du­ro? —Quien es­tá en el po­der en Venezuela es un ti­rano, no un hom­bre de Es­ta­do. Ha sem­bra­do el te­rror y atro­pe­lla­do los de­re­chos de los ve­ne­zo­la­nos, que hu­yen del país por­que sa­ben que que­dar­se es mo­rir. Ma­du­ro es­tá im­ple­men­tan­do un plan de ex­ter­mi­nio con­tra la po­bla­ción y, ade­más, es una ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad de to­da la re­gión.

Una cha­vis­ta en re­bel­día «Me iden­ti­fi­qué con Chá­vez cuan­do te­nía una pro­pues­ta hu­ma­nis­ta, pe­ro aho­ra es­tá en el po­der un ti­rano»

REUTERS

La fis­cal Lui­sa Ortega en el ae­ro­puer­to de Bra­si­lia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.