EL EM­PU­JE DE EU­RO­PA DE VA­LO­RES

Cri­ti­car los fa­llos de la UE no es ser eu­ro­es­cép­ti­co, es ser un ver­da­de­ro eu­ro­peís­ta

ABC (1ª Edición) - - INTERNACIONAL - RA­MÓN PÉ­REZ-MAURA

Quie­nes ce­le­bran pom­pas fú­ne­bres por la muer­te de Eu­ro­pa ha­rían bien en re­pa­sar con más cui­da­do la si­tua­ción. Las po­lí­ti­cas que se han apli­ca­do en Eu­ro­pa vi­ven ma­los mo­men­tos. Pe­ro a quien de­be afec­tar eso es a quie­nes han apli­ca­do esas po­lí­ti­cas, no a Eu­ro­pa. En cual­quier de­mo­cra­cia, cuan­do uno pro­mue­ve las po­lí­ti­cas equi­vo­ca­das, lo que hay que ha­cer es cam­biar las po­lí­ti­cas, no fi­ni­qui­tar la de­mo­cra­cia e ins­tau­rar una dic­ta­du­ra. La al­ter­na­ti­va a la Eu­ro­pa que es­ta­mos vi­vien­do en el mo­men­to pre­sen­te es más Eu­ro­pa di­fe­ren­te, no el des­man­te­la­mien­to de nues­tra es­truc­tu­ra po­lí­ti­ca. Que sin du­da ne­ce­si­ta ajus­tes, por­que tie­ne 61 años de vi­da. Y los ele­men­tos ac­tua­les son muy di­fe­ren­tes de los que die­ron lu­gar a la fir­ma del Tra­ta­do de Ro­ma en 1957. A lo lar­go de los años se han ido ha­cien­do nue­vos tra­ta­dos, pe­ro el com­ple­jo puz­le que re­pre­sen­ta la unión po­lí­ti­ca de los eu­ro­peos si­gue sien­do un rom­pe­ca­be­zas sin pre­ce­den­tes his­tó­ri­cos de com­pa­ra­ción vá­li­da.

És­ta es la Eu­ro­pa de las li­ber­ta­des. Y des­de esa li­ber­tad, los eu­ro­peos es­tán bus­can­do una re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca. Una re­no­va­ción que asus­ta enor­me­men­te a quie­nes han mar­ca­do la pau­ta ideo­ló­gi­ca de Eu­ro­pa a lo lar­go de las úl­ti­mas dé­ca­das. Los pa­dres de es­ta Eu­ro­pa fue­ron tres de-

En la Eu­ro­pa de las li­ber­ta­des Y des­de la li­ber­tad, los eu­ro­peos es­tán bus­can­do una re­ge­ne­ra­ción de­mo­crá­ti­ca

mo­cris­tia­nos ilus­tres, Kon­rad Ade­nauer, Ro­bert Schu­man y Al­ci­de De Gas­pe­ri. Con el pa­so de los años y en el pro­ce­so de cons­truc­ción po­lí­ti­ca, las ideas so­cial­de­mó­cra­tas se han ido apo­de­ran­do de la po­lí­ti­ca de la Unión. A lo que, sin du­da, ha con­tri­bui­do la fal­ta de li­de­raz­go ideo­ló­gi­co en la de­re­cha eu­ro­pea, que a lo lar­go de dé­ca­das se ha de­ja­do sub­su­mir por la so­cial­de­mo­cra­cia has­ta ha­cer ver­dad aque­lla de­di­ca­to­ria que Frie­drich von Ha­yek pu­so a su obra maestra, «The Road to Serf­dom» (Routled­ge Press. Lon­dres 1944): «A los so­cia­lis­tas de to­dos los par­ti­dos».

Pre­ci­sa­men­te por in­ten­tar des­mon­tar ese po­der de la so­cial­de­mo­cra­cia y por dar res­pues­ta a los pro­ble­mas que es­tán sur­gien­do en Eu­ro­pa y que al­gu­nos de los par­ti­dos tra­di­cio­na­les no han sa­bi­do con­te­ner, es­tán sur­gien­do par­ti­dos que re­pre­sen­tan una al­ter­na­ti­va que ga­na (y pier­de) elec­cio­nes en las ur­nas. Y lo ha­cen des­de el co­ra­zón de Eu­ro­pa y de su vie­jo Im­pe­rio Aus­trohún­ga­ro: Aus­tria, Po­lo­nia, Hun­gría… Lo más in­tere­san­te es que hay dos ca­sos es­pe­cial­men­te no­to­rios en los que esa re­ge­ne­ra­ción, pro­pul­so­ra de una nueva de­re­cha, se es­tá pro­du­cien­do des­de den­tro del Par­ti­do Po­pu­lar Eu­ro­peo: el Par­ti­do Po­pu­lar Aus­tria­co y el Fi­desz hún­ga­ro. Es­to ha lle­va­do a los so­cial­de­mó­cra­tas de to­dos los par­ti­dos a de­nun­ciar el au­ge de una ex­tre­ma de­re­cha que no es tal. Cri­ti­car los fa­llos de la UE no es ser eu­ro­es­cép­ti­co, es ser un ver­da­de­ro eu­ro­peís­ta.

El pa­sa­do mar­tes Hun­gría –no Víc­tor Or­ban– fue so­me­ti­da a un au­to de fe en el Par­la­men­to Eu­ro­peo. Or­ban ter­mi­nó su dis­cur­so de de­fen­sa de Hun­gría con un du­ro ale­ga­to: «Ha­ble­mos con cla­ri­dad: quie­ren de­nun­ciar a Hun­gría por­que el pue­blo hún­ga­ro ha de­ci­di­do que nues­tra patria no se­rá un país de in­mi­gra­ción. Con el de­bi­do res­pe­to, pe­ro con la ma­yor fir­me­za, re­cha­zo las ame­na­zas, el chan­ta­je, la di­fa­ma­ción y las acu­sa­cio­nes frau­du­len­tas con­tra Hun­gría y los hún­ga­ros por las fuer­zas pro in­mi­gra­ción del PE. Les in­for­mo res­pe­tuo­sa­men­te de que, cual­quie­ra que sea su de­ci­sión, Hun­gría no ce­de­rá al chan­ta­je: con­ti­nua­rá de­fen­dien­do sus fronteras, pa­ra­rá la in­mi­gra­ción ile­gal y de­fen­de­rá sus de­re­chos, con­tra us­te­des si es ne­ce­sa­rio. Los hún­ga­ros es­ta­mos lis­tos pa­ra las elec­cio­nes [eu­ro­peas] del pró­xi­mo ma­yo, cuan­do el pue­blo ten­drá fi­nal­men­te que de­ci­dir el fu­tu­ro de Eu­ro­pa y ten­drá la opor­tu­ni­dad de res­tau­rar la de­mo­cra­cia en la po­lí­ti­ca eu­ro­pea».

De­fen­der la de­mo­cra­cia en Eu­ro­pa es ser eu­ro­peís­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.