El hún­ga­ro que se­du­ce a las ma­sas

ABC (1ª Edición) - - INTERNACIONAL - HERMANN TERTSCH

Xe­nó­fo­bo, co­rrup­to, ul­tra­de­re­chis­ta y dic­ta­dor. Y se pi­die­ron san­cio­nes con­tra su país. Esa bes­tia ne­gra, ese hom­bre tan vi­tu­pe­ra­do en Es­tras­bur­go es Vik­tor Or­ban, en su juventud ac­ti­vis­ta an­ti­co­mu­nis­ta en la clan­des­ti­ni­dad, hoy el je­fe de Go­bierno con ma­yor apo­yo po­pu­lar de la UE en tres elec­cio­nes par­la­men­ta­rias im­pe­ca­bles. Ha­bía que ver­lo es­tos días en Es­tras­bur­go. Allí es­ta­ba el lí­der de un par­ti­do que go­bier­na por la ma­si­va vo­lun­tad de los ciu­da­da­nos y con dos ter­cios del par­la­men­to hún­ga­ro, sien­do acu­sa­do de dic­ta­dor por co­mu­nis­tas, ver­des y so­cia­lis­tas con par­ti­dos mi­no­ri­ta­rios de sus paí­ses. Se es­ce­ni­fi­ca­ba con to­da cru­de­za aque­llo que Or­ban de­nun­cia co­mo la gran hi­po­cre­sía de esa he­ge­mo­nía cul­tu­ral de la iz­quier­da que ha se­cues­tra­do la UE por la su­mi­sión a la mis­ma de los par­ti­dos de­mo­cris­tia­nos y cen­tris­tas.

El pro­ble­ma de Or­ban con la UE no son las re­gu­la­cio­nes le­ga­les co­mo al­gu­nos pre­ten­den. Ni la per­se­cu­ción de na­die. Siem­pre que hu­bo di­fe­ren­cias y de­nun­cias con­tra Hun­gría se adap­ta­ron las le­yes hún­ga­ras pa­ra ade­cuar­las a las di­rec­tri­ces eu­ro­peas. Lo que no acep­ta Or­ban que re­pre­sen­ta a los hún­ga­ros co­mo na­die re­pre­sen­ta a su país hoy en el Con­se­jo Eu­ro­peo, es que les im­pon­gan des­de Bru­se­las, Ber­lín y Pa­rís o des­de las ONG fi­nan­cia­das por Geor­ge So­ros la po­lí­ti­ca so­cial­de­mó­cra­ta con le­yes fe­mi­nis­tas y de LGTB que re­cha­za ma­si­va­men­te. Co­mo tam­po­co acep­tan que otros di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos les im­pon­gan unos re­fu­gia­dos e in­mi­gran­tes que des­tru­yan su so­cie­dad co­mo han he­cho con otras. Co­mo ca­da vez más eu­ro­peos, con­si­de­ra que pro­te­gi­dos por su so­be­ra­nía na­cio­nal pue­den ga­ran­ti­zar me­jor su li­ber­tad, se­gu­ri­dad e iden­ti­dad.

Or­ban tie­ne mu­chas más cre­den­cia­les de­mo­crá­ti­cas que la in­men­sa ma­yo­ría de los man­te­ni­dos par­la­men­ta­rios de Es­tras­bur­go. Y su úni­ca de­bi­li­dad real po­dría es­tar en ese mal que afec­ta a to­dos los que tie­nen mu­cho tiem­po mu­cho po­der, la co­rrup­ción pro­pia o del en­torno. Pe­ro en de­mo­cra­cia na­die pue­de dar­le lec­cio­nes. Me­nos aun quie­nes vio­lan la vo­lun­tad po­pu­lar co­mo un Go­bierno es­pa­ñol ali­men­ta­do por los enemi­gos del Es­ta­do. Él lu­chó con­tra el co­mu­nis­mo. Él fue je­fe de Go­bierno en 1998 y cuan­do per­dió las elec­cio­nes en 2002 se fe a su ca­sa. Tar­dó ocho años en vol­ver y ga­nar lim­pia y abru­ma­do­ra­men­te con más del 52% y re­pe­tir des­de en­ton­ces. Lo hi­zo con un par­ti­do de de­re­chas que no pi­de per­dón a na­die por ser­lo. Or­ban dio y ga­nó la ba­ta­lla cul­tu­ral y des­de en­ton­ces la iz­quier­da ha des­apa­re­ci­do co­mo al­ter­na­ti­va. En Hun­gría co­mo en Po­lo­nia, la po­lí­ti­ca del igua­li­ta­ris­mo con vo­ca­ción to­ta­li­ta­ria y ex­clu­yen­te, ba­sa­do en el re­sen­ti­mien­to so­cial, en el po­der su­pre­mo y su­pues­ta­men­te be­né­fi­co del Es­ta­do y el blan­quea­mien­to de los crí­me­nes en nom­bre de la ideo­lo­gía mar­xis­ta en el si­glo XX no es ya op­ción de go­bierno.

En Var­so­via, la al­ter­na­ti­va a la de­re­cha son los li­be­ra­les. Y en Budapest lo es la ex­tre­ma de­re­cha de Job­bik. ¿Có­mo no va a es­tar en pá­ni­co la iz­quier­da? Or­ban es la de­re­cha de­mo­crá­ti­ca que de­mues­tra que se pue­de aca­bar con esa su­pe­rio­ri­dad cul­tu­ral de la iz­quier­da y con el per­ma­nen­te re­cor­te de li­ber­ta­des y ero­sión de iden­ti­dad na­cio­nal y de res­pe­to a la fa­mi­lia y a la per­so­na que la iz­quier­da im­po­ne en to­da Eu­ro­pa. Sin na­da que apor­tar en la eco­no­mía, si se le des­po­ja de su ins­tru­men­to de do­mi­na­ción cul­tu­ral, la iz­quier­da mar­xis­ta sim­ple­men­te des­apa­re­ce. Eso sí, el mis­mo mie­do tie­nen a Or­ban esos li­de­res de par­ti­dos que vi­ven de vo­tos de de­re­cha pa­ra des­pués con­sen­suar su po­lí­ti­ca con la iz­quier­da. Los vo­tan­tes se les van en ma­sa, co­mo Mer­kel pue­de cons­ta­tar. Un fan­tas­ma re­co­rre Eu­ro­pa. Es el de una gran re­vuel­ta con­tra la has­ta hoy to­do­po­de­ro­sa so­cial­de­mo­cra­cia y su sis­te­ma, otro­ra in­cues­tio­na­ble, de la su­pre­ma­cía cul­tu­ral neo­mar­xis­ta. Un fan­tas­ma que de mo­men­to tie­ne nom­bre hún­ga­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.