Con­clu­sio­nes en­ga­ño­sas

ABC (1ª Edición) - - SOCIEDAD -

Una con­ser­va­ción ¿de­fi­cien­te?

El in­for­me cri­ti­ca que el Ca­bil­do con­ser­va mal el tem­plo y que lo ges­tio­na «con­for­me a los modelos del si­glo XIX». Los es­fuer­zos fi­nan­cie­ros de la Igle­sia han si­do no­ta­bles: la ins­ti­tu­ción ha in­ver­ti­do en el mo­nu­men­to más de 24 mi­llo­nes en 21 años.

¿Un Mu­seo Mez­qui­ta?

El do­cu­men­to cree que es ne­ce­sa­ria la pues­ta en mar­cha de una sa­la ex­po­si­ti­va que ayu­de a «la co­rrec­ta com­pren­sión de un edi­fi­cio com­ple­jo co­mo es­te». El Ca­bil­do pu­so en mar­cha en 2010 las vi­si­tas noc­tur­nas a la Ca­te­dral con el tí­tu­lo de «El al­ma de Cór­do­ba», que es una de las po­cas ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas en ese ho­ra­rio en la ciu­dad y que su­pera las 27.000 vi­si­tas al año.

El pa­pel de los re­gis­tra­do­res

El tex­to fir­ma­do por el equi­po re­dac­tor in­sis­te en que el tem­plo fue in­ma­tri­cu­la­do en 2006 con «omi­sión del de­ber por par­te del Re­gis­tro de la Pro­pie­dad». Lo cier­to es que en esa fe­cha los obis­pos sí es­ta­ban fa­cul­ta­dos pa­ra ac­tuar de fe­da­ta­rios pú­bli­cos.

¿Con­tra­ria a la Unesco?

Se afir­ma en el tex­to que la de­cla­ra­ción de la Unesco de 1984 par­tía de su con­si­de­ra­ción de bien pú­bli­co. La Unesco no se ha pro­nun­cia­do en es­te sen­ti­do des­de en­ton­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.