«Es­ta­mos a pun­to de dar el sal­to a una nue­va fí­si­ca»

Mar­zio Nes­si Fí­si­co del CERN Desa­rro­lla el pro­to­ti­po del ma­yor de­tec­tor de neu­tri­nos, unas par­tí­cu­las «fan­tas­ma» que nos ayu­da­rán a en­ten­der mu­chos mis­te­rios del Uni­ver­so

ABC (1ª Edición) - - SOCIEDAD - JUDITH DE JOR­GE

Es­tán por to­das par­tes, pe­ro son in­creí­ble­men­te es­cu­rri­di­zos. Cada se­gun­do, tri­llo­nes de neu­tri­nos, unas di­mi­nu­tas par­tí­cu­las más pe­que­ñas que un áto­mo, atra­vie­san la Tie­rra, y a no­so­tros mis­mos, ca­si a la ve­lo­ci­dad de la luz sin in­ter­ac­tuar ape­nas con la ma­te­ria. El fí­si­co sui­zo Mar­zio Nes­si (Mu­ral­to, 1957) es­tá em­pe­ña­do en dar­les ca­za. «Cien mil mi­llo­nes aca­ban de pa­sar por es­te cen­tí­me­tro de piel», di­ce mien­tras ha­ce un pe­que­ño círcu­lo con el de­do en el dor­so de su mano. El mo­ti­vo de esa apa­sio­nan­te bús­que­da es que es­tas «par­tí­cu­las fan­tas­ma» pue­den ayu­dar­nos a en­ten­der mu­chos de los mis­te­rios del Uni­ver­so, in­clui­do el mo­ti­vo por el que la ma­te­ria ga­nó a la an­ti­ma­te­ria en el prin­ci­pio de los tiem­pos y per­mi­tió nues­tra exis­ten­cia. Pa­ra atra­par­las, más de mil in­ves­ti­ga­do­res e in­ge­nie­ros de 32 paí­ses cons­tru­yen en Da­ko­ta del Sur (EE.UU.) el ma­yor de­tec­tor del mun­do, una co­lo­sal «ca­te­dral» cien­tí­fi­ca sub­te­rrá­nea lla­ma­da DUNE. Nes­si se en­car­ga de desa­rro­llar el pro­to­ti­po en la Or­ga­ni­za­ción Eu­ro­pea pa­ra la In­ves­ti­ga­ción Nu­clear (CERN), en Sui­za. De vi­si­ta en Ma­drid in­vi­ta­do por la Fun­da­ción BBVA, el que tam­bién fue­ra cons­truc­tor de ATLAS, el ex­pe­ri­men­to que des­cu­brió el bo­són de Higss en 2012, ase­gu­ra que el nue­vo pro­yec­to abri­rá «una ven­ta­na a lo des­co­no­ci­do». —¿Có­mo es el pro­to­ti­po que cons­tru­ye en el CERN? —He­mos cons­trui­do dos de­tec­to­res con mil to­ne­la­das de ma­te­rial crio­gé­ni­co, uti­li­zan­do dos tec­no­lo­gías di­fe­ren­tes. El pri­me­ro ya es­tá en mar­cha y el se­gun­do lo es­ta­rá en unos me­ses. Al­re­de­dor del año 2022 lo lle­va­re­mos a Da­ko­ta del Sur y lo en­sam­bla­re­mos a 1.500 me­tros ba­jo tie­rra. —¿Qué nos re­ve­la­rá un ex­pe­ri­men­to tan gran­dio­so? —Bus­ca­mos un nue­vo ti­po de fí­si­ca de­ses­pe­ra­da­men­te. Y sa­be­mos que los neu­tri­nos pue­den dar­nos in­di­cios por va­rias ra­zo­nes. Pa­ra em­pe­zar, son muy abun­dan­tes y sa­be­mos que tie­nen ma­sa, pe­ro ape­nas in­ter­ac­túan con la ma­te­ria. De mil mi­llo­nes de neu­tri­nos que atra­vie­san la Tie­rra, so­lo uno lo ha­ce. —¿Y qué más los ha­ce tan es­pe­cia­les? —Que cam­bian de «per­so­na­li­dad» cuan­do via­jan. Y hay pa­rá­me­tros que nun­ca he­mos me­di­do. Por ejem­plo, la fa­se que con­tie­ne la in­for­ma­ción cla­ve de por qué el Uni­ver­so des­car­tó la an­ti­ma­te­ria y te­ne­mos ma­te­ria. —Lo que nos per­mi­te es­tar aquí... —Sí. des­pués del Big Bang, se pro­du­jo la gue­rra más vio­len­ta de to­dos los tiem­pos. La ma­te­ria y la an­ti­ma­te­ria em­pe­za­ron a lu­char. De mil mi­llo­nes de co­li­sio­nes una per­mi­tió que so­bre­vi­vie­ra la ma­te­ria. De al­gu­na ma­ne­ra, la na­tu­ra­le­za es­tá pro­gra­ma­da pa­ra des­truir la an­ti­ma­te­ria y man­te­ner la ma­te­ria. —¿Y si hu­bie­ra ga­na­do la an­ti­ma­te­ria? —Se­ría­mos so­lo ener­gía y luz... No es­ta­ría­mos aquí. —¿Qué más se­re­mos ca­pa­ces de ex­pli­car con DUNE? —Nos per­mi­ti­rá pro­bar teo­rías que has­ta aho­ra no se han po­di­do in­ten­tar con­fir­mar de nin­gu­na otra for­ma. —¿Por qué no se lle­va a ca­bo to­do el pro­yec­to en el CERN? —No que­ría­mos que to­do es­tu­vie­se allí por ra­zo­nes po­lí­ti­cas. Pro­yec­tos co­mo es­te re­quie­ren un es­pí­ri­tu de co­la­bo­ra­ción in­ter­na­cio­nal. Nin­gún país es ca­paz de ta­ma­ña em­pre­sa por sí so­lo. El mo­ti­vo es que es­ta­mos en una nue­va eta­pa de la fí­si­ca, ha­bla­mos de lo des­co­no­ci­do, des­co­no­ci­do. —¿Dos ve­ces des­co­no­ci­do? —Sí, des­co­no­ci­do des­de el pun­to de vis­ta de la teo­ría y des­co­no­ci­do por­que no

«Si el Uni­ver­so ace­le­ra es que hay una ener­gía pa­ra ello, la ener­gía os­cu­ra, el 70% de to­do lo que exis­te»

sa­be­mos qué nos va­mos a encontrar. Es co­mo ir­te a un río y mi­rar las pie­dre­ci­llas sin sa­ber qué hay. —Pe­ro el bo­són de Higgs pa­re­cía con­fir­mar que la fí­si­ca es­tán­dar fun­cio­na... —El bo­són de Higgs (la par­tí­cu­la que da ma­sa a to­das las de­más, des­cu­bier­ta en 2012) era la úl­ti­ma par­te que nos fal­ta­ba en el mo­de­lo es­tán­dar, pe­ro sa­be­mos que es­to no es la des­crip­ción de­fi­ni­ti­va de la na­tu­ra­le­za. —¿Hay al­go nue­vo? —Sin du­da. Es­ta­mos en una si­tua­ción que re­cuer­da a fi­na­les del si­glo XIX. En­ton­ces se sen­tían muy or­gu­llo­sos de ha­ber en­con­tra­do el mag­ne­tis­mo y la elec­tro­di­ná­mi­ca, y pen­sa­ban que el mun­do de la fí­si­ca era eso, pe­ro en po­cos años sur­gió la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca y la teo­ría de la gra­ve­dad ge­ne­ral. Y el pa­no­ra­ma cam­bió. —¿Cree que aho­ra va a pa­sar lo mis­mo? —Sí. El mo­de­lo es­tán­dar tie­ne li­mi­ta­cio­nes y hay in­di­cios que nos in­di­can que tie­ne que ha­ber una nue­va fí­si­ca. Lo que hay que ha­cer es abrir la ven­ta­na ade­cua­da. Y es­to va a cam­biar nues­tra for­ma de pen­sar. —Pe­ro, ¿qué es lo que us­ted sos­pe­cha? —Sa­be­mos que hay ma­te­ria os­cu­ra, cin­co ve­ces más pre­sen­te que la or­di­na­ria, pe­ro no te­ne­mos ni idea de có­mo es por­que no in­ter­ac­túa. Si es­tu­vie­ra aquí, po­dría in­ten­tar atra­par­la con mi mano y no lo con­se­gui­ría. El Uni­ver­so em­pe­zó a ace­le­rar­se ha­ce unos 4.000 mi­llo­nes de años. Lo han vis­to los as­tró­no­mos que es­tu­dian las su­per­no­vas muy le­ja­nas. Pues bien, si ace­le­ra es que hay una ener­gía pa­ra ello, la ener­gía os­cu­ra, el 70% de to­do lo que exis­te. Es­to es así o no he­mos com­pren­di­do na­da.

GUI­LLER­MO NAVARO

Nes­si, fo­to­gra­fia­do es­ta se­ma­na en Ma­drid, en la Fun­da­ción BBVA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.