La lu­cha con­tra la Le­yen­da Ne­gra en Es­ta­dos Uni­dos con­ti­núa

El re­vi­sio­nis­mo so­bre la fi­gu­ra de Co­lón o Fray Ju­ní­pe­ro Se­rra con­vi­ve con el ol­vi­do de la enor­me apor­ta­ción es­pa­ño­la a la his­to­ria del país

ABC (1ª Edición) - - CULTURA - JA­VIER ANSORENA CO­RRES­PON­SAL EN NUE­VA YORK

So­mer­vi­lle (Mas­sa­chu­setts), un su­bur­bio de Bos­ton, no ha ce­le­bra­do es­te año el Día de Co­lón, el fes­ti­vo na­cio­nal de­di­ca­do a la ges­ta del Des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca. No es que los fun­cio­na­rios, los maes­tros o los em­plea­dos de ban­ca de So­mer­vi­lle fue­ran a tra­ba­jar el pa­sa­do lu­nes. Su ciu­dad so­lo cam­bió de nom­bre al fes­ti­vo. Des­de es­te año, ce­le­bran el Día de los Pue­blos In­dí­ge­nas. La de­ci­sión es­tá den­tro del re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co ram­pan­te que vive EE.UU. y que tie­ne en Cris­tó­bal Co­lón a una de sus prin­ci­pa­les víc­ti­mas. Se han van­da­li­za­do es­ta­tuas; se ha tra­ta­do de re­ti­rar al­gu­nas em­ble­má­ti­cas, co­mo la de de Co­lum­bus Cir­cle, en una de las es­qui­nas de Cen­tral Park, en Nue­va York; y una do­ce­na de ciu­da­des –en­tre ellas, ur­bes im­por­tan­tes, co­mo San Fran­cis­co o Cin­ci­nat­ti– han cam­bia­do el nom­bre del fes­ti­vo por el de los Pue­blos In­dí­ge­nas. Tam­bién ha ha­bi­do Es­ta­dos en­te­ros que han pro­mo­vi­do el cam­bio, co­mo Min­ne­so­ta, Alas­ka, Ore­gón o Ver­mont. Ha­waii ce­le­bra el Día de los Des­cu­bri­do­res, pa­ra evi­tar men­cio­nar a Co­lón, mien­tras que Da­ko­ta del Sur ha ele­gi­do el Día de los Na­ti­vos Ame­ri­ca­nos.

De for­ma re­cien­te, la re­vi­sión ha lle­ga­do a otras fi­gu­ras his­tó­ri­cas. En­tre ellas, la de Fray Ju­ní­pe­ro Se­rra, el fran­cis­cano que a fi­na­les del si­glo XVIII fun­dó asen­ta­mien­tos que fue­ron la base de lo que hoy es Ca­li­for­nia, que desa­rro­lló jun­to a los na­ti­vos de la re­gión, y al que par­te de la his­to­rio­gra­fía le acu­sa de abu­sos con­tra los in­dios. Va­rias es­ta­tuas del evan­ge­li­za­dor de Ca­li­for­nia han si­do van­da­li­za­das en es­te Es­ta­do, mien­tras que, el mes pa­sa­do, la Uni­ver­si­dad de Stan­ford de­ci­dió qui­tar su nom­bre a las ca­lles y edi­fi­cios en su cam­pus.

«El Día de Co­lón es una re­li­quia de una ver­sión tras­no­cha­da y sim­pli­fi­ca­da de la his­to­ria», ase­gu­ró el al­cal­de de So­mer­vi­lle, Joe Cur­ta­to­ne, pa­ra jus­ti­fi­car su de­ci­sión. Pa­ra otros, sin em­bar­go, es­to es un ejem­plo más de re­vi­sio­nis­mo his­tó­ri­co an­cla­do en la Le­yen­da Ne­gra es­pa­ño­la –el re­la­to con­de­na­to­rio y dis­tor­sio­na­do so­bre la pre­sen­cia es­pa­ño­la– y ade­re­za­do de co­rrec­ción po­lí­ti­ca con­tem­po­rá­nea.

«Hay una na­rra­ti­va que res­pon­de a in­tere­ses ideo­ló­gi­cos, a re­es­cri­bir la his­to­ria, que no afec­ta so­lo a EE.UU.», ex­pli­ca Da­niel Ure­ña, pre­si­den­te del His­pa­nic Coun­cil, un “think tank” que pro­mue­ve las re­la­cio­nes en­tre la co­mu­ni­dad his­pa­na de EE.UU. y Es­pa­ña. «Se le atri­bu­yen a Co­lón cues- tio­nes que no tie­nen na­da que ver con la reali­dad, co­mo ma­tan­zas en lu­ga­res en los que no es­tu­vo».

Con mo­ti­vo del Día de la His­pa­ni­dad, el His­pa­nic Coun­cil or­ga­ni­zó en Was­hing­ton es­ta se­ma­na una mesa re­don­da so­bre la par­ti­ci­pa­ción his­pa­na en la his­to­ria de EE.UU. En­tre los po­nen­tes es­ta­ba Mi­guel Pé­rez, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de la Ciu­dad de Nue­va York e im­pul­sor de «Pa­tri­mo­nio His­pano Ocul­to», una web que sa­ca a la luz la par­ti­ci­pa­ción es­pa­ño­la en la cons­truc­ción de EE.UU., tan am­plia co­mo des­co­no­ci­da pa­ra sec­to­res del país. «Por des­gra­cia, exis­te un re­vi­sio­nis­mo ne­ga­ti­vo pa­ra Es­pa­ña y pa­ra la ver­dad. Yo siem­pre di­go que la le­yen­da ne­gra es­tá vi­va», ex­pli­ca a es­te pe­rió­di­co Pé­rez, pe­rio­dis­ta y aca­dé­mi­co es­ta­dou­ni­den­se, de ori­gen cu­bano.

La idea de Co­lón co­mo un ge­no­ci­da «es una dis­tor­sión enor­me» que, sin em­bar­go, ha ca­la­do en EE.UU. –don­de el Almirante no pu­so el pie en su te­rri­to­rio con­ti­nen­tal, fren­te a lo que pien­san de for­ma equi­vo­ca­da mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses– y que fun­da­men­ta el cam­bio de nom­bre de la fes­ti­vi­dad. «Es­toy muy de acuer­do en que ten­ga­mos un día fes­ti­vo pa­ra con­me­mo­rar los pue­blos na­ti­vos. Pe­ro, ¿por qué qui­tar el de Co­lón? ¿por qué no ce­le­brar los dos días?», cues­tio­na Pé­rez. Él con­si­de­ra que bue­na par­te del pro­ble­ma es «ideo­ló­gi­co»: «La ex­tre­ma iz­quier­da de EE.UU. es la mis­ma gen­te que pien­sa que Co­lón era un ase­sino y que el Che Gue­va­ra, res­pon­sa­ble de los pe­lo­to­nes de fu­si­la­mien­to en la re­vo­lu­ción cu­ba­na, es un mo­de­lo».

Qui­zá la ma­yor tra­ge­dia es que es una vi­sión con mu­cho arrai­go tam­bién en la co­mu­ni­dad his­pa­na de EE.UU. «Hay una par­te que tie­ne una per­cep­ción ne­ga­ti­va del Día de Co­lón por­que es­tán ba­jo la im­pre­sión de que la con­quis­ta fue un cho­que su­ma­men­te vio­len­to», ex­pli­ca Oc­ta­vio Hi­no­jo­sa, di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Con­se­jo Na­cio­nal Cor­po­ra­ti­vo His­pano, una or­ga­ni­za­ción que bus­ca im­pul­sar la pre­sen­cia his­pa­na en el te­ji­do empresarial es­ta­dou­ni­den­se. «No tie­nen en cuen­ta có­mo los pue­blos in­dí­ge­nas fue­ron tra­ta­dos por otras ci­vi­li­za­cio­nes: in­gle­ses o fran­ce­ses».

Fren­te al re­la­to do­mi­nan­te en EE.UU. del abu­so y del ex­ter­mi­nio de los es­pa­ño­les ha­cia los in­dí­ge­nas, otras vi­sio­nes apun­tan a que la pre­sen­cia his­pa­na su­pu­so la per­vi­ven­cia de los na­ti­vos du­ran­te la for­ma­ción del país. Pa­ra el pre­si­den­te de la Fun­da­ción Ci­vi­li­za­ción His­pá­ni­ca, Bor­ja Car­de­lús, la pe­ne­tra­ción es­pa­ño­la des­de Flo­ri­da a Ca­li­for­nia «pro­pi­ció la sal­va­ción de las tri­bus in­dias. El asom­bro­so cuer­po ju­rí­di­co de las Le­yes de In­dias or­de­na­ba res­pe­tar e in­clu­so au­men­tar las tie­rras in­dias de cul­ti­vo, ve­la­ba por que nun­ca fue­ran ex­plo­ta­dos la­bo­ral­men­te sino con sa­la­rio jus­to, por que se les hi­cie­ra jus­ti­cia y por que se ele­va­ra su ni­vel de ins­truc­ción en to­dos los ni­ve­les». Los abu­sos que se pro­du­je­ron en al­gu­nas mi­sio­nes no es­con­den la la­bor de los mi­sio­ne­ros –co­mo Fray Ju­ní­pe­ro Se­rra– en su re­la­ción con los in­dí­ge­nas, que se for­ma­ron co­mo car­pin­te­ros, ga­na­de­ros o agri­cul­to­res, lo que les per­mi­tió in­te­grar­se en la so­cie­dad cuan­do los an­glo­ame­ri­ca­nos ocu­pa­ron sus tie­rras. «Gra­cias a es­ta la­bor mi­sio­ne­ra es­pa­ño­la, las tri­bus in­dias han so­bre­vi­vi­do en EE.UU», ase­gu­ra el au­tor, en una reali­dad que hoy se per­ci­be en el país: en los te­rri­to­rios al Es­te del Mi­si­si­pí, la pre­sen­cia de tri­bus in­dias es anec­dó­ti­ca, mien­tras que sí han per­vi­vi­do al Oes­te del gran río ame­ri­cano, en los te­rri­to­rios que con­tro­ló la Co­ro­na es­pa­ño­la.

«No se co­no­cen los hé­roes»

Car­de­lús lo ex­pli­ca así en uno de los en­sa­yos del ca­tá­lo­go de la ex­po­si­ción «Me­mo­rias re­co­bra­das», que re­co­ge las im­por­tan­tes apor­ta­cio­nes es­pa­ño­las a la his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se. La mues­tra, que aco­ge es­tos días la an­ti­gua re­si­den­cia de los em­ba­ja­do­res es­pa­ño­les en Was­hing­ton tras ha­ber pa­sa­do por el Ca­bil­do de Nue­va Or­leans, re­pa­sa fi­gu­ras cla­ve pa­ra la in­de­pen­den­cia de EE.UU., co­mo Ber­nar­do de Gál­vez o Luis de Gar­do­qui, cu­yas con­tri­bu­cio­nes fue­ron in­dis­pen­sa­bles pa­ra el éxi­to de los re­vo­lu­cio­na­rios. Sus his­to­rias, co­mo las ges­tas de ex­plo­ra­do­res co­mo Her­nan­do de So­to, Pe­dro Me­nén­dez de Avi­lés o Juan de Oña­te, son des­co­no­ci­das pa­ra el gran pú­bli­co y dis­tor­sio­na­das por la ca­ri­ca­tu­ra del con­quis­ta­dor vio­len­to.

«No es que no ten­ga­mos hé­roes, es que no se co­no­cen», ex­pli­ca Mi­guel Pé­rez. «Gál­vez ten­dría que ser con­si­de­ra­do un hé­roe tan es­ta­dou­ni­den­se co­mo Geor­ge Was­hing­ton». Pa­ra Oc­ta­vio Hi­no­jo­sa, es un pro­ble­ma edu­ca­ti­vo y po­lí­ti­co: «La co­mu­ni­dad his­pa­na to­da­vía no tie­ne la fuer­za po­lí­ti­ca pa­ra im­po­ner el lu­gar que me­re­ce en la his­to­ria del país». La pró­xi­ma opor­tu­ni­dad se­rá den­tro de me­nos de un mes, en las elec­cio­nes al Con­gre­so de EE.UU.

Con­tra la le­yen­da ne­gra «Se le atri­bu­yen a Cris­tó­bal Co­lón cues­tio­nes fal­sas, ma­tan­zas en lu­ga­res en los que no es­tu­vo. Es una na­rra­ti­va que res­pon­de a in­tere­ses ideo­ló­gi­cos» . «La iz­quier­da que pien­sa que Co­lón era un ase­sino tie­ne co­mo mo­de­lo al Che Gue­va­ra, res­pon­sa­ble de los pe­lo­to­nes de fu­si­la­mien­to en la re­vo­lu­ción cu­ba­na»

Ce­le­bra­ción en Los Án­ge­les del Día de los Pue­blos In­dí­ge­nas en lu­gar del Día de Co­lón, que era con­me­mo­ra­do has­ta ha­ce po­co

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.