UNA PAZ PA­RA GA­RAN­TI­ZAR UNA GUE­RRA

La paz de Ver­sa­lles no bus­ca­ba el bien co­mún de to­dos los eu­ro­peos. An­he­la­ba más bien la ven­gan­za

ABC (1ª Edición) - - INTERNACIONAL - RA­MÓN PÉ­REZ-MAURA

Fe­li­pe VI ha en­tre­ga­do es­te fin de se­ma­na en Pa­rís a Em­ma­nuel Ma­cron un pe­que­ño re­ga­lo re­le­van­te. Es un ejem­plar de­di­ca­do del ca­tá­lo­go de la ex­po­si­ción que el pro­pio Rey inau­gu­ró el pa­sa­do mar­tes en el Pa­la­cio Real de Ma­drid. Ba­jo el tí­tu­lo de «Car­tas al Rey» la ex­po­si­ción re­co­ge la es­pec­ta­cu­lar apor­ta­ción de Es­pa­ña en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Una con­tri­bu­ción que en­ca­be­zó el pro­pio Alfonso XIII al crear en pa­la­cio una ofi­ci­na hu­ma­ni­ta­ria pa­ra ayu­dar a los fa­mi­lia­res de los des­apa­re­ci­dos en el cam­po de ba­ta­lla a ubi­car a sus se­res que­ri­dos. Más de 200.000 car­tas fue­ron aten­di­das con éxi­to de­sigual. Las más de las ve­ces no fue po­si­ble dar una sa­tis­fac­ción, aun­que esa no pa­sa­ra de lo­grar la ubi­ca­ción de los des­po­jos de una per­so­na. Pe­ro, en es­ta ho­ra, es muy re­le­van­te re­cor­dar el pa­pel que ju­gó la Corona ha­ce un si­glo. Un pa­pel que na­die pue­de cues­tio­nar ni cri­ti­car. Un Rey hi­jo de Ar­chi­du­que­sa aus­tria­ca y ma­ri­do de Prin­ce­sa bri­tá­ni­ca, con su­ce­si­vos je­fes de Go­bierno par­ti­da­rios de uno y otro ban­do, hi­zo una ta­rea de me­dia­ción des­lum­bran­te por las víc­ti­mas del con­flic­to. Al­go que só­lo se po­día ha­cer des­de la neu­tra­li­dad que el pro­pio Alfonso XIII pro­mo­vió. Un mo­men­to de glo­ria de la Corona es­pa­ño­la que muy po­cos quie­ren re­cor­dar.

Hoy ha­ce cien años: a las 11.00 del 11 del XI del año 1918 se de­cre­tó el al­to el fue­go fi­nal de la Gran Gue­rra que ha­bía em­pe­za­do en el ve­rano de 1914. Pe­ro no es­tá tan cla­ro que de ver­dad fue­ra el fi­nal. Tras el ase­si­na­to del Ar­chi­du­que Fran­cis­co Fer­nan­do en Sa­ra­je­vo, Eu­ro­pa mo­vi­li­zó en un mes cin­co mi­llo­nes de sol­da­dos – y yo du­do que hoy fue­ra ca­paz de mo­vi­li­zar 50.000. Aún así, la ma­yo­ría de las can­ci­lle­rías pre­veían un con­flic­to lo­cal me­nor en torno a Ser­bia, pe­ro ha­bía in­tere­ses más pro­fun­dos y cam­bian­tes. Pa­ra Fran­cia, Ale­ma­nia era una ame­na­za, por lo que bus­có una alian­za con Ru­sia. Ru­sia, co­mo siem­pre, bus­ca­ba el ac­ce­so al Bós­fo­ro y con­so­li­dar su su­pre­ma­cía en­tre los pue­blos or­to­do­xos. Los bri­tá­ni­cos, en el me­jor sen­ti­do im­pe­rial, no que­rían que tu­vie­ra lu­gar nin­gu­na gue­rra en la que no es­tu­vie­sen ellos, a pe­sar de no te­ner más in­te­rés que el de evi­tar que Ale­ma­nia les arre­ba­ta­ra la su­pre­ma­cía ma­rí­ti­ma. To­do ello pro­vo­có la peor gue­rra que ha­bía co­no­ci­do has­ta en­ton­ces la Hu­ma­ni­dad.

El re­sul­ta­do en Eu­ro­pa es bien co­no­ci­do, mi­llo­nes de muer­tos de­ja­ron una Eu­ro­pa mu­cho más frac­cio­na­da. El me­jor ejem­plo es el del Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro cu­yas fron­te­ras de 1918 se re­par­tie­ron en do­ce Es­ta­dos de la Eu­ro­pa de cien años des­pués. Hoy ha­ce cien años, la Corona Im­pe­rial in­cluía la to­ta­li­dad de la Aus­tria pre­sen­te, la Re­pú­bli­ca Checa, Es­lo­ve­nia y Bos­nia Her­ze­go­vi­na, ade­más de abar­car te­rri­to­rios de Ita­lia y la Dal­ma­cia croa­ta. La Corona de San Es­te­ban com­pren­día la to­ta­li­dad de la Hun­gría y Es­lo­va­quia pre­sen­tes así co­mo el res­to de Croa­cia, la Voi­vo­di­na ser­bia, par­te de Ru­ma­nía, la Un­cra­nia trans­car­pá­ti­ca y la Ga­lit­zia po­la­ca. Los tra­ta­dos de Ver­sa­lles con­sa­gra­ron un sa­queo di­ri­gi­do por el pri­mer mi­nis­tro fran­cés, Geor­ges Cle­men­ceau, que pro­cla­mó des­pec­ti­va­men­te so­bre la des­mem­bra­ción de aque­lla Mo­nar­quía bi­cé­fa­la: «Aus­tria se­rá… lo que que­de».

La paz fir­ma­da el 28 de ju­nio de 1919 en Ver­sa­lles, cin­co años des­pués del mag­ni­ci­dio de Sa­ra­je­vo, no bus­ca­ba el bien co­mún de to­dos los eu­ro­peos. An­he­la­ba más bien la ven­gan­za. Ciu­da­da­nos pre­cla­ros co­mo Ri­chard Cou­den­ho­ve-Ka­ler­gi co­men­za­ron a pro­mo­ver una Eu­ro­pa uni­da en un tiem­po en que se­guía sien­do im­po­si­ble por­que la ven­gan­za de Ver­sa­lles iba a ser­vir pa­ra au­par al po­der a quien bus­ca­ra ven­gar­se de nue­vo en Ale­ma­nia. Y la for­ma en que Cle­men­ceau y sus alia­dos des­man­te­la­ron el im­pe­rio da­nu­biano abrió la puer­ta a la Unión So­vié­ti­ca. Sta­lin fue siem­pre uno de los es­tra­te­gas mi­li­ta­res y geo­po­lí­ti­cos más bri­llan­tes del si­glo XX y vio la opor­tu­ni­dad que se le abría en Cen­troeu­ro­pa: alia­do con las dé­bi­les de­mo­cra­cias oc­ci­den­ta­les, tras un pri­mer pac­to con los na­zis, con los que se re­par­tió Po­lo­nia, el gran bo­tín iba a ser pa­ra la ti­ra­nía so­vié­ti­ca.

Una Eu­ro­pa uni­da

Es por ello que hoy ha­ce cien años no fue el prin­ci­pio de la paz que en es­tas ho­ras quie­ren con­me­mo­rar en Fran­cia je­fes de Es­ta­do de to­do el mun­do. Hoy ha­ce cien años hu­bo un al­to el fue­go den­tro de la gran gue­rra que li­bró Eu­ro­pa a lo lar­go de to­do el si­glo XX. Una gue­rra que el Tra­ta­do de Ver­sa­lles de­jó la­bra­da y se reac­ti­vó en sep­tiem­bre de 1939 y tras los tra­ta­dos de paz de 1945 con­ti­nuó en for­ma de Gue­rra Fría has­ta la de­rro­ta de la Unión So­vié­ti­ca el 9 de no­viem­bre de 1989, ha­ce 29 años, con el de­rri­bo del Mu­ro de Ber­lín. Una gue­rra que los jó­ve­nes eu­ro­peos des­co­no­cen; es una efe­mé­ri­de que les re­sul­ta muy le­ja­na. Pa­ra la gran ma­yo­ría hoy es inima­gi­na­ble vi­vir una gue­rra en tu te­rri­to­rio. Pe­ro, en reali­dad, es al­go no tan dis­tan­te. Y la me­jor ga­ran­tía fren­te a una nue­va Eu­ro­pa en gue­rra es una Eu­ro­pa uni­da que re­fle­xio­ne so­bre las cau­sas del de­sen­can­to que al­gu­nas de sus po­lí­ti­cas han ge­ne­ra­do en mu­chos ciu­da­da­nos eu­ro­peos.

ABC ABC

A la iz­quier­da, fo­to gran­de, el Rey Alfonso XIII en su des­pa­cho, en 1915, en­ple­na gue­rra mun­dial. Jun­tos a es­tas lí­neas el dic­ta­dor co­mu­nis­ta y lí­der de la Unión So­vié­ti­ca, Ió­sif Sta­lin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.