A gol­pe de so­li­da­ri­dad

El bo­xeo pue­de ser un ar­ma pa­ra re­gir­se por una dis­ci­pli­na y com­ba­tir la in­di­gen­cia. Es la pro­pues­ta de Round 13 en Áfri­ca

ABC (1ª Edición) - - SOCIEDAD - ÉRIKA MONTAÑÉS MA­DRID

El bo­xeo se con­ci­be mu­chas ve­ces co­mo te­rreno que abo­na la vio­len­cia, co­mo un de­por­te que so­lo ca­na­li­za agre­si­vi­dad, cuan­do sir­ve, en ma­nos de hom­bres co­mo Er­nes­to Sán­chez y Jo­sé Luis Mar­tí­nez, co­mo he­rra­mien­ta de un au­tén­ti­co cam­bio so­cial. En­tre rings, cro­chets y swings, se mue­ve co­mo un pez en el agua Sán­chez, un me­xi­cano de 25 años que lle­va des­de la ma­yo­ría de edad en Ma­drid. Li­cen­cia­do en ADE y es­pe­cia­lis­ta en Mar­ke­ting, es­tu­dió du­ran­te años qué era un ne­go­cio y có­mo dar­le alas, pe­ro él vehi­cu­ló sus dos pa­sio­nes en una vi­si­ta ha­ce años a Kam­pa­la (ca­pi­tal de Ugan­da) pa­ra alum­brar una suer­te de «ne­go­cio so­cial». La «ma­gia» sur­gió al co­no­cer a Mar­tí­nez, ma­dri­le­ño de 32 y tam­bién bo­xea­dor. Am­bos son en­tre­na­do­res de sue­ños y for­ja­do­res de hom­bres.

Por­que a ca­da gol­pe que de­vuel­ven es­tos dos jó­ve­nes en el país afri­cano, des­pier­tan opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les, abren ho­ri­zon­tes al con­ce­der be­cas aca­dé­mi­cas y des­car­gan las ten­sio­nes de de­ce­nas de jó­ve­nes que, sin es­te de­por­te, se ve­rían abo­ca­dos a la de­lin­cuen­cia y la in­di­gen­cia. Les brin­dan apo­yo mé­di­co, in­clu­so. Es el es­pí­ri­tu de Round 13, un pro­yec­to que atra­pa por su al­truis­mo sen­ci­llo: con­sis­te, úni­ca­men­te, en co­lo­car bo­tes so­li­da­rio en la red de gim­na­sios de Round 13 en Es­pa­ña y aque­llos que quie­ran ad­he­rir­se a la cam­pa­ña, y re­co­ger en ellos el ma­te­rial que en­tre­gan so­li­da­ria­men­te su ma­te­rial. Do­nan sa­cos usa­dos y guan­tes que re­co­ge­rán mu­cha­chos co­mo Ali Ka­boo­ya a cien­tos de ki­ló­me­tros, en el con­ti­nen­te afri­cano.

Via­je a Áfri­ca

Allí aba­jo, Alan en­tró en Round 13 en 2014. «Cuan­do lo co­no­cí, ha­bía de­ja­do de es­tu­diar a muy tem­pra­na edad, te­nía 18 años. No te­nía em­pleo, es­ta­ba en la ca­lle, ha­bía te­ni­do pe­que­ños pro­ble­mas con la ley y de­ma­sia­dos ro­ces con el al­cohol. Pe­ro te­nía mu­cha ma­de­ra pa­ra el bo­xeo», cuen­ta Er­nes­to Sán­chez a ABC. Al en­trar en con­tac­to con es­ta red de es­cue­las so­li­da­rias, mol­deó su ex­tra­or­di­na­rio ta­len­to a ca­da gan­cho. La trans­for­ma­ción fue ra­di­cal, se re­go­dea su ami­go Sán­chez: «Se le­van­ta­ba a las cin­co pa­ra co­rrer, co­men­zó a cui­dar su die­ta, y en po­cos me­ses ya era otra per­so­na. En po­co más de un año es­ta­ba en el equi­po na­cio­nal. Con­si­guió un em­pleo es­ta­ble, es mo­ni­tor de bo­xeo, adies­tra a otros ni­ños, y ahí de­mos­tró to­do lo que va­le».

Sán­chez se de­tie­ne en la im­por­tan­cia de la ali­men­ta­ción co­mo ayu­da en esa com­ple­ta me­ta­mor­fo­sis de los chi­cos de Ugan­da. «Una ho­ra de es­te de­por­te no so­lo es fí­si­co y fuer­za; tam­bién es die­ta, com­pues­ta en lu­ga­res co­mo Ugan­da de arroz blan­co, el pla­to na­cio­nal que es el ma­to­ke o ma­too­ke (plá­ta­nos ver­des) y so­pa de fri­jo­les, aun­que los úl­ti­mos sue­len apar­tar­se por su al­ta can­ti­dad en gra­sa». «Mis chi­cos co­men mu­cha fru­ta, ma­to­ke, po­llo y car­ne. Mu­chos so­lo co­men lo que pue­den», di­ce.

Co­mo Alan, Round 13 ha pu­li­do a va­rios bo­xea­do­res de éli­te en sus seis es­cue­las ugan­de­sas; que aho­ra quie­ren ex­ten­der a Zam­bia y Ke­nia. Hay te­rri­to­rios «hos­ti­les» pa­ra es­te ejer­ci­cio, se due­le Sán­chez, co­mo Su­dá­fri­ca y So­ma­lia. Tam­po­co en Es­pa­ña go­za de bue­na ima­gen, se que­ja. «El bo­xeo re­la­ja, ca­na­li­za la agre­si­vi­dad de ma­ne­ra po­si­ti­va y es un me­dio pa­ra el au­to­co­no­ci­mien­to, el cre­ci­mien­to per­so­nal. Em­pie­zas el via­je de se­guir tra­ba­jan­do y me­jo­rar con­tra ti mis­mo. En­tras en un bu­cle de su­pera­ción to­tal. Y, sin em­bar­go, su per­cep­ción no siem­pre es bue­na. El bo­xeo apor­ta va­lo­res y los pro­fe­sio­na­les pro­mue­ven el res­pe­to co­mo el prin­ci­pal», com­ple­ta el jo­ven.

De 289 chi­cos Round 13 sal­tó a adies­trar a 512 en sus es­cue­las afri­ca­nas. «El cre­ci­mien­to ha si­do ex­po­nen­cial. Cuan­do lle­ga­mos, ha­bía 2-3 pa­res de guan­tes por gim­na­sio, los de­más chi­cos se ha­cían som­bra», re­me­mo­ra Sán­chez, que re­cuer­da que se pue­de co­la­bo­rar do­nan­do, sien­do vo­lun­ta­rio de la en­ti­dad aquí o en Áfri­ca; o com­pran­do ma­te­rial en la web www.round13.org.

Sán­chez, acre­di­ta­do por el Con­se­jo Su­pe­rior de De­por­te y la Fe­de­ra­ción Ma­dri­le­ña de Bo­xeo, afir­ma que lo que se apren­de en el ring se apli­ca fue­ra de las cuer­das. «En to­das las áreas de tu vi­da: tra­ba­jo, re­la­cio­nes per­so­na­les... Sa­bes que no es un jue­go. Si te gol­pean, te no­quean. Es un blan­co o ne­gro; en es­te de­por­te es­tás al cien por cien», lo que, en Áfri­ca, pue­de mar­car la dis­tan­cia en­tre que­dar­se en el tú­nel o en­con­trar la sa­li­da.

Su­pera­ción per­so­nal Las ex­pe­rien­cias de los 512 chi­cos ugan­de­ses su­po­nen pul­sos con­ti­nuos con­tra su en­torno y pa­ra su su­pera­ción per­so­nal

Alan, mo­ni­tor pro­fe­sio­nal Alan es un ejem­plo: sin em­pleo, es­tu­dios ni ru­ti­nas, el bo­xeo mol­deó su ta­len­to y com­ple­tó su trans­for­ma­ción

FO­TOS: JO­SÉ LUIS MAR­TÍ­NEZ GAR­CÍA

Ali Ka­boo­ya tie­ne un ré­cord 15-0. Cam­peón na­cio­nal en ca­te­go­ría in­ter­me­dia con guan­tes de Round 13En­tre­ga de do­na­cio­nes en Sparks Bom­bers, es­cue­la en Kam­pa­laEr­nes­to en­tre­na con Ali­ce en Ag­gery Boxing Aca­demy en la co­mu­ni­dad de Za­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.